Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un año de pandemia

¿Qué supuso para usted el confinamiento? Esto es todo lo que aprendimos cuando nos mandaron a casa

Experiencias íntimas y personales vividas del 15 de marzo al 21 de junio en un paisaje desconocido y dominado por el miedo, la angustia y el dolor, pero también por la solidaridad y el coraje

¿Qué supuso para usted el confinamiento?

¿Qué supuso para usted el confinamiento?

Noventa y ocho testimonios de noventa y ocho días que cambiaron al mundo. Noventa y ocho voces de Asturias que cuentan cómo les fue desde que llegó el confinamiento hasta que empezó una “nueva normalidad”. Eterno, efímera. Noventa y ocho personas que compartieron, desde su singularidad, un destino común en el que se daban la mano (o el codazo, más bien) solidaridad, coraje, angustia vital, planes demolidos y rutinas en ruinas. La crispación con la generosidad. El esfuerzo colectivo con el reconocimiento público a los héroes de la Sanidad. 

Hay en este crisol de vidas cruzadas que propone LA NUEVA ESPAÑA hilos mentales que cosen sensaciones, sentimientos, emociones y pensamientos ajenos que podrían ser nuestros. Luces y sombras engarzadas a un momento histórico que nadie hubiera querido vivir. Hay llamamientos a valorar en su justa medida la importancia de lo público. Hay certezas nacidas de la incertidumbre: saldremos reforzados, seremos mejores. ¿Será realmente así o volveremos a cometer los mismos errores a la espera de nuevos horrores? Esto es el aperitivo de otras crisis más graves, como la ecológica, apuntan desde el pesimismo que genera “un revolcón que puso patas arriba todo”. Hay quien lo esperaba, más o menos: “El ritmo que llevaba el sistema era y es insostenible”. Y “algo tan pequeño como un virus puede poner de rodillas al mundo”.

Tiempos de miedo y duda: buenas escuelas para aprender de los demás y también de nosotros mismos. Una enseñanza ampliamente citada: disfrutemos de cosas que dábamos por obvias. Vivamos al día. Ajustemos los planes a nuestra medida de la felicidad. Cambiemos el chip. Carpe diem. Pero sin olvidar, matizan desde la desconfianza, que navegamos por aguas turbulentas en las que navegan la tensión social y una inquietante pérdida de libertades. Tajazos económicos y creativos: “No he podido sentirme artista”.

Ya lo dijo Cela. Quien resiste, gana. Por desgracia, hay demasiados perdedores en esa guerra de resistencia. La guerra de una generación con bombardeos de cifras, batallas cuerpo a cuerpo en las UCI y muertos y más muertos en las residencias de generaciones que sí vivieron una guerra sangrienta y una posguerra de privaciones. “Teníamos que pasar una guerra en la vida, ahora sé que esta fue y es la mía”. El vacío y el silencio “en una situación prebélica”. Sabedlo: sin salud, no hay nada más. Se repite una idea unida a una prioridad: necesitamos de lo colectivo. 

Nos han dado un cursillo acelerado de convivir con la paciencia, hemos conocido, desde la lejanía, “la fuerza y entereza de la generación de nuestros mayores”, y hemos recibido “una cura de humildad” en toda regla que se salta todas las reglas de confort

decoration

El paisaje sombrío de incertidumbre y desolación tiene trincheras donde aguantar las (1, 2, 3, ¿4?) olas de enemigos, el ataque de la incidencia acumulada con la mascarilla puesta, las distancias de inseguridad, los geles pegajosos como una mala pesadilla, las pruebas invasoras de nariz y garganta. Nos han dado un cursillo acelerado de convivir con la paciencia, hemos conocido, muchas veces desde la lejanía, “la fuerza y entereza de la generación de nuestros mayores”, y hemos recibido “una cura de humildad” en toda regla que se salta todas las reglas de confort. Nuevas palabras: la “humildaleza”, mezcla de humildad y fortaleza. Hay coincidencias en echar de menos el tiempo robado para estar con los amigos y los seres queridos. Los “achuchones”. Es que “agota echar de menos”. Se constata: perdimos las certezas. Vimos a “tanta gente amiga desgastada”. A los estudiantes y profesores les pilló desprevenidos la educación telemática. El teletrabajo impuso su ley implacable (“Trabajar sola en casa no me gusta tanto como creía”). Así fue: “El mundo real desapareció y solo quedó el digital”. Subimos a una noria emocional y allí arriba supimos que quizá debíamos cambiar de objetivos vitales cuando volviéramos a pisar tierra estable. Un deseo, una necesidad: que “la economía se recupere cuanto antes”. Efectos a tener en cuenta para bien: “grandioso el esfuerzo realizado para desarrollar la vacuna”. Parejas a prueba de fuego en el juego de la convivencia amurallada. Exigencias de una información de calidad. Supimos que los más peques se hicieron grandes en el esfuerzo y que “no estamos preparados para la conciliación familiar”. Vimos héroes “sin capa conviviendo codo con codo con nosotros”. Escuchamos estimulantes aplausos de las ocho de la tarde. ¿Casos positivos? Se retomó el gusto por la lectura, “hice una huerta preciosa”, “es bueno no hacer nada de vez en cuando”, “me obligué a no flaquear”. Hubo quien supo “combinar la frustración con la felicidad”. Concluyendo: se nos vino encima “algo para lo que no estábamos preparados”. Afloró el valor de la responsabilidad individual y una certeza: hay que cuidarse para poder cuidar. ¿Y ahora? “Ahora toca recuperar la ilusión”. 

Rosa Menéndez

Presidenta del Centro Superior de Investigaciones (CSIC)

“se respira cierta crispación”

“Me conformaría con que esta crisis no saque lo peor de nosotros. Se respira cierto ambiente de crispación que posiblemente vaya desapareciendo. De todas formas, no podemos olvidar los gestos solidarios que hemos vivido”.

Pablo Texón

Escritor

“valoramos más lo público”

“Dudo que todo esto nos haga ser mejores como individuos, pero sí creo que, socialmente, la visión del abismo inminente y la asunción de nuestra debilidad ante él, nos ha hecho valorar en su justa medida la importancia de lo público”.

María Teresa Álvarez

Periodista y escritora

“saldremos reforzados y mejores”

“Si dejo aflorar pensamientos negativos, creo que cuando pase l a pandemia todo seguirá igual, pero la entrega y la solidaridad de tantas personas con lo que lo están pasando mal, pregonan lo contrario: ¡saldremos reforzados, seremos mejores!”

José Luis Álvarez Almeida

Presidente de la patronal de turismo Otea

“muchísimo estrés y poca información”

“Fueron meses de muchísimo estrés porque todos los hosteleros querían información y nadie sabía nada. Fue un momento crucial para el asociacionismo y, para mí, de muchísimo trabajo. La gente estaba en casa sin saber lo que iba a pasar”

Jesús Chamorro

Presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA)

“Un reto en un marco desconcertante”

“Profesionalmente supuso el reto de hacer frente a la prestación de un servicio esencial como es la tutela de los derechos de los ciudadanos, con medios materiales y personales muy limitados, en un marco totalmente desconocido y desconcertante”.

Chechu Álava

Pintora asturiana con estudio en París

“esta crisis solo es el aperitivo de otras”

“Esta crisis solo es el aperitivo de otras más graves, como la ecológica, a la que no estamos haciendo ni caso y que me preocupa más. Aunque suene un poco bíblico, veremos a los que sacan lo mejor de sí mismos y los que sacan lo peor”.

María San José

Presidenta de la Junta de Personal Funcionario del Principado

“fue un shock, pero supimos resolveR”

“Supuso una vuelta del revés, un revolcón que puso patas arriba todo, tanto a nivel personal como profesional. Hemos aprendido mucho y el personal de la Administración supo resolver, con nuevas estrategias en sus distintos sectores”.

Semíramis González

Gestora cultural, directora de JustMAD

“disfrutamos de cosas que creíamos obvias”

“Este año de inflexión hará que disfrutemos de cosas que dábamos por obvias. He vuelto a leer como hacía años no hacía. Me he apuntado a un taller de literatura y feminismo. Creo que esto se va a quedar: el disfrute de la lectura, cuidarnos más...”

Samu Fuentes

Director de cine

“percibo mucha tensión social”

“Pensaba que esto nos haría mejoras personas, que aprenderíamos a valorar las pequeñas cosas, pero no sé, visto lo visto... En estos momentos, percibo mucha tensión social y una notable pérdida de libertades”.

Beatriz Díaz

Soprano

“la solidaridad es fundamental”

“La solidaridad, ahora más que nunca, es fundamental. La vida como la conocíamos se ha interrumpido y eso genera impotencia y frustración. Hay que seguir luchando, con más fuerza. Resistir es vencer”.

Javier Fernández Lanero

Secretario general de UGT en Asturias

“Aprendimos que sin salud no hay nada”

“Aprendimos la importancia que tiene la salud pública y como condiciona al resto, a la actividad económica y al empleo. Sin salud no hay nada más. Necesitamos fortalecer el sistema público de salud”.

José Manuel Zapico

Secretario general de CC OO en Asturias

“Vimos que solos no somos nadie”

“Nos dimos cuenta de que una persona sola no somos nada, necesitamos de lo colectivo, y ahí el Estado juega un papel de escudo social fundamental para atajar las brechas de desigualdad”.

Patricia Oreña

Presidenta de ATA en Asturias

“He oído historias durísimas este año”

“Creo que el sentimiento predominante durante el confinamiento fue la incertidumbre. He oído historias durísimas durante todo este año, de gente que lo ha perdido todo. Es una época de desolación.”

Alvaro Granda

Presidente del Consejo Asturiano de la Juventud

“se rompió nuestra forma de vidA”

“El confinamiento supuso una ruptura sin precedentes en nuestra forma de vida. En el plano personal sirvió para valorar lo que realmente importa y en el ámbito asociativo nos obligó a reorientar proyectos y actividades”.

Susana Pascual

Empresaria tecnológica

“La sociedad debe verse reforzada”

“El confinamiento trajo un cambio en la forma de relacionarnos. Ha supuesto también el entendimiento o la consciencia de saber que la individualidad no funciona, y que hoy más que nunca la sociedad como tal debe verse reforzada”.

José Ramón Fernández-Molina

Arquitecto

“Un periodo de paciencia”

“Durante el confinamiento se paró todo, todos los proyectos, que afurotunadamente se han vuelto a poner en marcha. El confinamiento fueron unos meses para convivir con la paciencia, pero la actividad es algo necesario para el país”.

Ana Cancio

Presidenta de la Asociación Empresa Mujer (ASEM)

“El virus aceleró la reconversión”

“El confinamiento puso a prueba mi capacidad capacidad de resilencia. Entendí que el virus iba a acelerar el proceso de reconversión, pero que nos deja muy poco tiempo de maniobra para actuar si queremos salvar la economía asturiana”.

Carmen Moreno

Secretaria general de la Unión de Comerciantes de Asturias

“Lo esencial pasó a ser irrelevante”

“Lo cotidiano y lo programado desapareció. Ideas, proyectos y conflictos esenciales pasaron a irrelevantes. Cuando era pequeña estaba convencida que todos teníamos que pasar una guerra en la vida, ahora sé que esta fue y es la mía”.

Enrique Jaímez

Director general del Cluster TIC en Asturias

“Nuestros mayores tuvieron entereza”

“Este periodo ha supuesto contrastar algo que ya sabía, la fuerza y entereza de la generación de nuestros mayores, mi madre Maribel, mi suegra Blanca, que se han enfrentado a la soledad y a la incertidumbre con una actitud envidiable”.

Rubén Vilela

Broker asturiano

“Ahora cada día es una aventura”

“El confinamiento fue una cura de humildad, parece que necesitamos tener todo atado y esto nos hace ver que todo puede suceder y que hay que vivir mas el día a día. Cada día es una aventura y ahora más que nunca”.

Magdalena Huelga

Secretaria general de la Federación Asturiana de Comercio (FAC)

“De un día para otro el trabajo se multiplicó”

“Por la naturaleza de mi trabajo, de un día al siguiente la carga de trabajo se multiplicó; y haces tuyo el futuro económico de muchas personas. Esto ayudó a no centrar los pensamientos en las pérdidas personales. Que no nos falte nadie más”.

Pablo González Castañón

Portavoz vecinal del centro de Avilés

“me costó no ver a los amigos, soy callejero”

“A nivel asociativo, costó mucho trabajo organizarnos en reuniones telemáticas durante el confinamiento y, claro, como soy muy callejero, me costó el hecho de no pasar tiempo con amigos”.

Francisco Ramos Oliver

General de división retirado

“lo principal es la salud; sin ella, nada”

“El confinamiento lo he llevado con resignación y paciencia: soy un hombre disciplinado. Si algo he descubierto es que lo principal es la salud, sin ella no haya nada, todo es secundario: viajar, estar con los amigos, con la familia...”.

Luismi Díaz

Músico y policía portuario de Avilés

“incertidumbre por un virus desconocido”

“Vivimos aquellos meses con incertidumbre por un virus que era desconocido y que pasamos mi mujer y yo. Cuando iba a trabajar tenía una cierta sensación de libertad ya que me permitía respirar”.

Teresa López

Directora del colegio de Raíces (Castrillón)

“fue difícil organizar el colegio desde casa”

“Organizar el colegio desde casa al principio fue muy complicado, ahora ya esto todo muy diferente. Mi día era dormir, sentarme ante el ordenador, comer un poco, y seguir “.

Alfonso López Menéndez

Párroco de la iglesia de San Nicolás de Avilés

“Hay mucha gente amiga desgastada”

“Fue un confinamiento personal pero vivido en plural. Ahora se hace largo: ya son demasiadas las personas queridas fallecidas o tocadas por el covid, y mucha gente amiga desgastada por el esfuerzo”.d

Esther Fernández Riera

Directora del centro de día “Ría de Avilés”

“este año perdimos las certezas”

“Fue el año en que perdimos las certezas y comprendimos que poder sentarse en el banco de un parque al sol es uno de los mayores placeres de la vida. Yo aprendí a llenar las horas con llamadas a los seres queridos”.

Francisco Javier Puerta Muñoz

Jefe de la Comandancia Guardia Civil de Gijón

“En caso de dificultad aflora toda la fuerza”

“Nos podemos adaptar a cualquier situación, subordinando nuestro bienestar al bien común. En caso de dificultad, aflora toda la fuerza, resistencia, solidaridad..., lo mejor de las personas. Hay héroes sin capa conviviendo codo con codo con nosotros”.

Benigno Villarejo Alonso

Decano del Colegio de Abogados de Gijón

“la capacidad de superar dificultades”

“Me maravilla la enorme capacidad de las personas para superar dificultades, desde la tristeza social producida por esta pandemia, hasta el esfuerzo por mantenerse a flote económicamente mirando al principal objetivo que es preservar la salud”.

Rubén Domínguez Rodríguez

Historiador del Arte. Presidente del CEAG

“las investigaciones parecían irrealizables”

“Como estudiante, se implantó la modalidad telemática, más fría y distante. Las investigaciones parecían irrealizables con archivos, bibliotecas y museos cerrados. En el ámbito asociativo, el confinamiento supuso un parón”.

Ignacio Villaverde

Rector de la Universidad de Oviedo

“Escuché a los universtarios”

“Aproveché para escuchar mucho a la comunidad universitaria. Tuve muchas reuniones telemáticas para conocer qué les preocupaba, tanto en cuestiones relacionadas con la crisis sanitaria como sobre la situación en la universidad”.

Natalia Suárez Ríos

Actriz de teatro

“Un paso repetido por distintas sensaciones”

“El confinamiento fue una noria emocional: un paso repetido por distintas sensaciones sin avanzar, pero tuvo su oportunidad: nuevas decisiones, nuevos planes, nuevos objetivos de vida que partieron de mejores reflexiones”.

Germán Pérez

Empresario del sector de las nuevas tecnologías y la comunicación

“ayudé a proteger a las personas ”

“Durante el principio de la epidemia de covid tuve la oportunidad de ayudar a las personas que más cerca peleaban y necesitaban elementos de protección; ahora necesitamos que la economía se recupere cuanto antes”.

Siro Pérez

Excirujano del Hospital San Agustín

“tantas renuncias me minaron la moral”

“La interrupción de la vida social y de mis rutinas como voluntario, así como la ruptura del contacto con familiares, me minaron la moral; como médico, me parece grandioso el esfuerzo realizado para desarrollar la vacuna en tan poco tiempo”.

Rafael Rodríguez

Pescador

“alimentar a la gente es motivo de orgullo”

“Dentro de un barco la vida cambia poco por lo que pase en tierra; si acaso, vivimos con incertidumbre la variabilidad de los precios del pescado y con un cierto orgullo de saber que trabajamos para alimentar a la gente en un momento dificil”.

Luisa Mª Benvenuty Cabral

Jefa Superior de Policía de Asturias

Tenemos que repensar algunos paradigmas”

“Esta gran crisis mundial ha mostrado la necesidad de repensar ciertos paradigmas de nuestra vida.

Ha generado incertidumbre y ansiedad pero tambien ha aflorado valores y actitudes , como la solidaridad y el altruismo”.

Federico Granell

Artista plástico

“Escuché música y pinté muy poco”

“Escuché mucha música, intentaba ver poco la tele, pude ver series que tenía pendientes. Pinté muy poco, estaba descentrado para eso, pero sí hice dos pequeñas marinas porque añoraba mucho el mar, no hice ni pan ni repostería”

Kiko Urrusti

Escultor y artista multidisciplinar

“reafirmó la buena elección de mi pareja”

“Supuso la confirmación de muchas cosas. Sobre todo, no dejar para mañana lo que pueda hacer hoy. También me reafirmó la buena elección de pareja que hicimos mi mujer y yo. Fue más que una prueba de fuego”.

Aurora García

Directora de Cáritas Asturias

“Fue una pausa necesaria en mi vida”

“Fue una pausa en mi vida, que sin saberlo era necesaria. Supuso una parada para pensar y cuestionar que los tiempos son otros. El confinamiento me regaló una parada en el andar inerte de la rutina”.

David González Codón

Presidente de la junta local de OTEA en Oviedo

“hicimos buena piña en la adversidad”

“Fueron horas de conexiones y de mensajes y la confirmación de que en OTEA tenemos el mejor y más comprometido equipo del mundo. Y que los hosteleros, en la adversidad, somos una piña”.

Jorge Otero

Músico, líder de la banda “Stormy Mondays”

“vI LA importancia de laS buenaS NOTICIAS”

“Me sirvió para darme cuenta de la importancia de la información de calidad, y de las buenas noticias en particular, que parece que siempre reciben menos atención que las malas, o se olvidan antes”.

Marisa Álvarez

Presidenta de Activa Ciudad Naranco

“Me quedo con la lección de los niños”

“Me quedo con la lección que nos dieron los más peques. Aguantaron el encierro como auténticos héroes. A pesar privarles de todo,

salían a aplaudir todos los días con entusiasmo y alegría contagiosa”.

Eliana Campos

Presidenta de la Federación de Esgrima del Principado

“Hubo temor, pero había que disiparlo”

“El deporte se vio afectado de lleno. Hubo temor, pero había que disiparlo. En lo personal fui de las que optó por leer o ver series y por hacer cosas pendientes en casa. La clave fue estar entretenido”.

Esteban Gómez Suárez

Presidente del Colegio de Enfermería de Asturias

“viví el miedo a contagiar los míos”

“Tengo un maremágnum de recuerdos: estrés, aplausos, wasaps... La familia en la distancia, el miedo a contagiarlos, el orgullo de mi profesión... Un maremágnum. Ahora toca recuperar la ilusión”.

Luis Antuña Montes

Presidente del Colegio de Médicos de Asturias

“Fue muy motivador el aplauso de las ocho”

“Mi mujer y yo íbamos al hospital todos los días. Lo sufrieron más nuestros hijos. Nos resultaron más duras las restricciones de los meses posteriores. Fueron muy estimulantes los aplausos de las ocho de la tarde”.

María Miguel

Actriz

“Lo importante es vivir el momento”

“Me he reafirmado en lo importante que es vivir el momento. Soy aún más consciente de lo poco preparado que este país está para la conciliación familiar, de la poca importancia que se le da a la sanidad y a la cultura”.

Arsenio Díaz Marente

Presidente Agrupación Vecinal de Mieres

“Fue ALGO PARECIDO AL ENCIERRO DE BARREDO”

“Al principio me sentí como cuando protagonizamos el encierro minero en el Pozo Barredo, en el año 1991. Fue casi como si se parase el mundo de pronto. La reacción inicial fue de un total vacío y silencio”.

Pedro Martino

Cocinero

“El ritmo del sistema era insostenible”

“Me ha servido para reflexionar, parar en seco y sentir más que nunca que el ritmo que llevaba el ‘sistema’ era y es insostenible. En lo profesional me ha servido para dar un giro radical en mi enfoque gastronómico”.

Marta Fermín

Artista, galerista y promotora cultural

“Me reafirmé en que puedo estar sola”

“Me reafirmé en que puedo estar sola sin necesidad de compañía. Me hizo ver claramente las compañías que quiero tener y me ayudó a ordenar las amistades, las personas que aportan y los egos desmedidos que abundan”.

Esperanza Martín

Arqueóloga de La Carisa

“Descubrí lo que necesito a mi madre”

“Lo cierto es que eché muchísimo de menos a mi madre, a la que no pude ver durante todo el confinamiento. Sabía que la quiero y que es importante en mi vida, pero descubrí lo muchísimo que la echo de menos cuando está lejos”.

Loli Olavarrieta

Presidenta de la Unión de Comerciantes del Caudal

“fue muy angustioso por el comercio”

“Recuerdo el confinamiento como un momento muy angustioso por el comercio, el sector al que he dedicado mi vida profesional. A nivel personal, volví a enamorarme del baile; mi gran pasión. Y valoré, aún más, a la gente de mi entorno”.

José Fernández Fernández

Exdirector del IES Bernaldo de Quirós

“La impotencia es una cura de humildad”

“El ‘covi’ supuso una cura de humildad por la impotencia ante sus efectos devastadores e incontrolables; pero además generó una angustia existencial porque, de buena o de mala gana, nos convenció de que es imposible no morir”.

Antonio Cánovas Moreno

Director del Ateneo Musical de Mieres

“Lo inédito genera dudas y angustia”

“Inicialmente, todo fueron dudas, miedos, y cierta sensación de angustia al percibir que nos enfrentábamos a algo inédito hasta ese momento. Proyectos, familia, trabajo... todo queda cercenado, pero al menos pude estar con mis hijos 2.

Ana Lena Rivera

Escritora

“Ha sido una etapa de autoconocimiento”

“El confinamiento fue una etapa de autoconocimiento en la que descubrí que trabajar sola en casa no me gusta tanto como creía, que prefiero que me den un beso o me cuenten algo cada vez que salgo del despacho”.

Asun Cámara

Directora de la Escuela Politécnica de Mieres

“sentí el escaso valor de las cosas”

“Profesionalmente, sentí mucha impotencia y que se nos venía encima algo para lo que no estábamos preparados. A nivel personal, aunque ya lo sabía, redescubrí la importancia de las personas. Cuanta más falta nos hacen que las cosas”.

Gema Fernández

Poeta y cantante

“Se puede existir a pequeña escala”

“Se puede seguir existiendo a pequeña escala, que tengo un mapamundi en cada ojo, y el mar en una taza de café soluble, y la imagen matriz de la belleza entre cuatro fogones, un sofá de dos plazas y un montón de vinilos sepultando el silencio”.

Ivo Pérez

Músico, líder de “Muñeco Vudú”, y agricultor

“ME agota echar de menos”

“Esta pandemia es una mierda. Me agota echar de menos. Pero también ha sido paternidad, guitarra, escritura, familia, teclas, campo, chimenea y tractor. Finalmente he conseguido aceptar mi inconstancia y mi rechazo a las rutinas”.

Alberto Coto

Calculista

“cambié el chip porque siempre estaba de viaje”

“Tuve que cambiar el chip porque siempre estaba de viaje, mi máxima es aprovechar el tiempo lo mejor posible y aproveché para hacer todo lo que no podía hacer, darle al inglés, mucha lectura y escribir”.

Rosa Roces

Emprendedora

“Dediqué mucho tiempo al trabajo”

“Aprendí a trabajar de forma diferente con el teletrabajo, que nunca lo había hecho, y dediqué mucho tiempo al trabajo, pero aprendí a disciplinarme, pude buscar tiempo para hacer deporte y no sentirme agobiada”.

José Antonio Couso

Párroco de La Felguera

“Aproveché para conocerme más”

“Me conocí un poco más, sin mucha actividad, me hacía ver qué es lo que estaba haciendo y qué era lo importante en mi vida, llegué a la conclusión de que hay que fijarse en las cosas importantes de la vida y no correr”.

Marisa Valle Roso

Cantante

“liberé emociones a través de la creación”

“Sentí muchas emociones que logré canal’izar y liberar a través de la creación, el parón me sirvió para seguir componiendo y surgieron canciones que si no fuera por el confinamiento no habrían salido en el disco”.

Roberto Álvarez

Actor

“fue como parar en un pueblo bonito”

“La vida es como una carretera, siempre preocupados. Para mí, fue como parar en un pueblo bonito. Leí, estudié y aprendí. Vi que se podía parar, que es bueno no hacer nada de vez en cuando”.

Pablo Alonso

Investigador en nano-física cuántica de la Universidad de Oviedo

“Valoro más el tiempo con la familia”

“He reajustado mi vida a mis prioridades durante la pandemia, que pasan por estar más tiempo con los míos. Mi hija ya no me dibuja dentro de un edificio trabajando, sino al lado suyo jugando”.

Manuel Cañete

Presidente Federación de Asociaciones de Vecinos de Gijón

“Me obligué a no flaquear”

“Vi un programa de la tele y pensé en poner en marcha los vermutines musicales. Eso nos ocupó en casa muchas horas. Mi hijo vivía en el Madrid pandémico. Me obligué a no flaquear”.

Mercedes Ben Salah

Cantante

“No pude sentirme artista”

“Siendo cantante, no terminé en depresión de milagro. Actuar en redes no es lo mismo. Vivo de la música y el palo para mi profesión ha sido muy grande. No he podido sentirme artista”.

Nel Morán

Escritor

“No noté ningún cambio en mi vida”

“Con la discapacidad, el confinamiento no me hizo notar ningún cambio en mi rutina. Sí que echo de menos poder salir con mis amigos y viajar. Sigo caminando mucho, pero más temprano”.

Manuel Bayona

Gerente del Área Sanitaria V del SESPA

“He conocido gente en Gijón maravillosa”

“Viví el confinamiento con ‘humildaleza’. O sea, con una mezcla de humildad y fortaleza. Me ha dado confianza en mi equipo y en mí. Añoré a mi familia, pero en Gijón conocí gente que me dio la vida”.

Javier Naves

Biólogo e investigador del CSIC, patrono del parque nacional de los Picos

“Disfruté de la familia y de la naturaleza”

“Vivo en la zona rural y disfruté muchísimo de la naturaleza paseando al perro y de la familia. No lo había vivido nunca, fue una experiencia única e irrepetible, aunque no ver a nadie impresionaba”.

Sergio Álvarez Moya

Jinete

“aprendí a valorar las pequeñas cosas”

“Pasé de estar tres fines de semana al mes fuera de casa a vivir encerrado. Aprendí a valorar las pequeñas cosas de la vida. Muchas veces tenemos estrés por situaciones que no importancia”.

Lucía Martiño

Surfista

“Decidí no ver series y leer más”

“Mi confinamiento fue en un piso y me arreglaba como podía para entrenar en el salón. Lo llevé bien y me di cuenta de lo importante que es la familia. Decidí no ver tantas series y así leer más”.

David Sampedro

Presidente de Hostelería con Conciencia en Gijón

“Hice una huerta preciosa”

“Hace años que vivo en el monte y aún después del confinamiento, me quedaron cosas por hacer. Hice una huerta preciosa, que este año, con todo lo que tenemos encima, no pude preparar. Aún con la cabeza ocupada, tuve incertidumbre”.

Humberto Sierra

Cantante del grupo de punk-rock “Misiva” y profesor de instituto

“Fíxome alloñame de lo urbanu”

“La pandemia me ayudó a valorar más la familia, el tiempu colos fíos, la música... Y per otru llau fíxome alloñame de lo urbanu y volver a lo rural. A valorar la tierra y lo que nos da. A tornar a un estáu más natural”.

Mariano Mier

Chef

“HICE VIDEORECETAS PARA ENTRENERME”

“A falta de una semana para el confinamiento, iba a volar a Tanzania. Cuando me lo cancelaron fue un shock. Empezamos con los pedidos a domicilio y tener una rutina fue bueno para no desquiciar. Hicimos videorecetas para entretener”.

Jesús Merino

Presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos de La Laboral

“me refugié en la filosofía”

“Por el aislamiento, se produce una interiorización de la personalidad. Me entregué a la filosofía. Leí, subrayé y resumí a los grandes pensadores para sintetizar sus ideas en un tratado, que no comercializaré, pero que será útil a la gente”.

Héctor Colunga

Director de la Fundación Mar de Niebla

“En abril, fui padre por segunda vez”

“Tuve dos fases en el confinamiento. Una primera, de trabajar de sol a sol y otra, después de abril, tras ser padre por segunda vez. Tuve que combinar la frustración con la felicidad. Aprendí la gran capacidad para adaptarse del humano”.

Iván García Cortina

Ciclista

“Valoro más el aire libre y la terraza”

“Pasé el encierro en un piso muy pequeño, de 60 metros, en La Massana (Andorra). Estábamos mirando para comprar otro piso y el confinamiento me decidió para buscar algo con terraza y jardín. Lo lleve bien, pero ahora valoro más el aire libre”.

Ángela Salvadores

Jugadora de baloncesto en el Besiktas

“Lo peor era la incertidumbre”

“Me tocó en Bolonia sola en mi piso y más que por el encierro, me quedé en shock cuando se cancelaron las competiciones. Lo peor era la incertidumbre y todo se hacía raro. Dentro de lo malo estuve bien, nunca tuve problemas para estar sola”.

Cesáreo Marqués

Compositor y recitador del sermón de L’Amuravela, de Cudillero

“eN ESE TIEMPO FUIMOS TODOS MÁS SOLIDARIOS”

“Tengo un buen recuerdo de aquellos días, en los que se sumó a las tendencias al alza como la de hacer pan o deporte en casa. En ese tiempo fuimos todos un poco más solidarios”.

Marizza Faría

Jugadora del Liberbank Gijón

“Me hice la mejor amiga de mi hija”

“Antes del confinamiento, apenas tenía tiempo para mi hija de 16 años. Siempre estábamos de aquí para allá. Me encantó poder pasar tiempo con ella. Diría que se convirtió en mi mejor amiga”.

Isabel Menéndez

Presidenta de la asociación de comerciantes veigueña

“la responsabilidad DE CADA UNO CRECIÓ”

“En el confinamiento me hice consciente del valor de la responsabilidad individual, cada vez mayor, y del riesgo de la globalización. Lo más duro de esa situación fue estar lejos de la familia”.

Ana Llano

Presidenta de la asociación de turismo rural “Fuentes del Narcea”

“eché de menos la vida social”

“Con el confinamiento me di cuenta de la importancia de las relaciones sociales más allá de las familiares. Estamos bien en casa, pero echo de menos las relaciones sociales”.

Pedro José Villanueva

Politólogo y escritor de Cerredo

“Un virus puso de rodillas al mundo”

“Durante el confinamiento me llamó la atención cómo algo tan pequeño como un virus puede poner de rodillas al mundo, algo que es la diezmilésima parte del punto que cierra esta frase”.

Raúl Entrerríos

Jugador de balonmano del Barcelona

“Estuve pendiente de mi familia en Asturias”

“Se me hizo duro por momentos. Eché de menos las pequeñas rutinas de la vida y poder salir tranquilamente a la calle. Me tocó pasarlo en Barcelona y estuve muy pendiente de mi familia en Asturias”.

Rosa Fernández

Alpinista

“eché mucho de menos la montaña”

“Eché mucho de menos la montaña. Al menos pude entrenar algo y me sirvió para estar más contenta. Ahora valoro más la familia y cuando nos dejaron salir pude pasar más tiempo con mi sobrino”.

Adolfo Mariño Gutiérrez

Abad del Real Sitio de Covadonga

“HE descubierto que soy vulnerable”

“Me he centrado en crecer interiormente, descubriendo una vez más que soy vulnerable y sin olvidar a los que se han ido o lo están pasando mal económicamente. Tenemos que cuidarnos para poder cuidar”.

María Jesús Polledo

Librera

“Se recuperó el gusto por la lectura”

“Lo peor fueron las primeras cinco semanas. Pero después noté que la gente acudía más a los comercios de proximidad o los de toda la vida y, en realidad, a las librerías. Se retomó el gusto por la lectura y las editoriales echaron el resto”.

Fe Santoveña

Antropóloga, etnógrafa y profesora de Secundaria y Bachiller

“Echo mucho de menos el contacto”

“La pandemia me ha enseñado a apreciar más las relaciones con familia y amigos, encender una barbacoa y recuperar el tacto afectivo y la charla directa. Para mí, carecer de ‘los achuchones’ ha sido lo más duro”.

Saúl Pascual

Presidente de los Empresarios de los Picos de Europa (Incatur)

“ahora prácticamente teletrabajo”

“Me ha cambiado la vida. Estaba habituado a salir mucho por cuestiones laborales y ahora prácticamente teletrabajo. Además, los tres meses de confinamiento me ayudaron a pensar muchísimo en la vida”.

Moha Bakalli

Atleta

“El encierro me vino bien para mi carrera”

“Lo pasé algo mal por el hecho de estar encerrado, pero haciendo balance me vino genial. Aproveché para descansar, física y mentalmente, y cuando las competiciones se reaunudaron hice la mejor temporada de mi vida”.

TOÑA IS

Entrenadora del fútbol del Pachuca Femenino

“Fue gratificante por estar con mi familia”

“No fue tan molesto como esperaba y me sirvió para poder pasar tiempo con mi familia, que es algo que echaba de menos. En lo profesional también me vino bien porque tuve más tiempo para formarme y trabajar”.

Blanca García

Presidenta de la asociación “Comercio Local de Siero”

“lo más duro ha sido el tema del trabajo”

“La pandemia puso mi vida del revés a nivel laboral. Es lo más duro, sin duda. Pero también advierto un cambio en las dinámicas sociales de los españoles que no me gusta nada, del trabajo a casa y de casa al trabajo”.

Fernando Villabella

Secretario de la Cámara de Comercio de Oviedo

“El primer día tenía 1.500 correos”

“Fue una época muy intensa, de trabajo incesante. La Cámara estuvo abierta todo el confinamiento y los teléfonos no dejaban de sonar. El primer día tuve 1.500 correos. Fue un tiempo enriquecedor en el que se veía lo mejor y lo peor de la gente”.

Juan Majada

Presidente de Llanera

sin Barreras

“Fue un aprendizaje sobre la solidaridad”

“El colectivo saca del encierro el aprendizaje de la verdadera solidaridad. La de la Policía local de Llanera, que visitaba a asociados para animarlos. Y la de los grupos que crearon para hacer mascarillas y que forjaron grandes amistades”.

Felipe Díaz de Miranda

Arquitecto y expresidente de la SOF

“Sentimos el vacío y el silencio”

“En nuestro mundo mediterráneo, la calle y la plaza era el salón de convivencia de nuestra casa. Y nos la arrebataron, sentimos el vacío y el silencio. Nos vimos en una situación prebélica que nadie se hubiera imaginado nunca”.

Paula Blanco

Pintora e Influencer bajo el nombre “Almejeiter”

“Las redes sociales estaban saturadas”

“Me lo tomé como un tiempo de desconexión de las redes. El mundo real desapareció y solo quedó el digital y no creía que pudiese aportar mucho. En ese tiempo me dediqué a leer y a pintar para centrarme en las exposiciones”.

José Antonio García Álvarez

Regidor de pastos de la Montaña de Covadonga

“SentíA tristeza al ver los pueblos vAcíos”

“Trabajé mucho más, porque al estar todo cerrado no se podía hacer nada, así que aproveché para estar más tiempo con el ganado. Me centré en trabajar, pero sentía mucha tristeza, al pasar por los pueblos y verlos vacíos, sin un alma”.

Saúl Blanco

Jugador del Oviedo Baloncesto

“Muchos planes se fueron al garete”

“Me coincidió en un pueblo de Francia, Gries, y dentro de lo que cabe me adapté bien a estar encerrado. Me di cuenta que no debes dejar para mañana lo que puedes hacer hoy: muchos planes se fueron al garete”.

Natasha Lee

Jugadora del Telecable Hockey

“Me adapté mejor de lo que pensaba”

“Llevé bastante bien el encierro y aprendí que mi capacidad de adaptación era mayor de lo que yo pensaba. Me tocó pasarlo sola en mi piso de Gijón y fue por rachas, pero en general estuve cómoda. Eché de menos socializar”.

Compartir el artículo

stats