En la insigne lista de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, Asturias aparece representada por su Arte Rupestre, por el Camino de Santiago y por los monumentos del Reino de Asturias. Estos dos últimos conjuntos conectan, geográfica y cronológicamente, por su vínculo primigenio con la ciudad de Oviedo y con la figura de Alfonso II, un monarca bajo cuyo reinado se situó, en lo que hoy es Santiago de Compostela, el sepulcro del apóstol, y se edificó en la capital asturiana la iglesia de San Julián de los Prados, una joya arquitectónica que contiene el mayor conjunto de pintura mural altomedieval de Europa. Coincidiendo con la celebración del año santo jacobeo y en el marco del programa de actividades “Oviedo, origen del Camino”, LA NUEVA ESPAÑA propone a los asturianos, y a todos los turistas que pasen por la región, una experiencia multisensorial que permitirá a los visitantes conocer los sonidos, los olores y las texturas de la época alfonsina, y ver las pinturas del monumental templo prerrománico tal y como lucían cuando se inauguró el edificio.

A la izquierda, fotografía actual del arco ante el transepto de Santullano, en una vista hacia el Sudeste. A la derecha, la recreación virtual de la misma zona del templo

Esta es la propuesta de “Santullano, viaje al siglo IX”, una exposición desarrollada por LA NUEVA ESPAÑA y desarrollada por Proasur, bajo el comisariado de la restauradora Natalia Díaz-Ordóñez, que se inaugura este jueves, 8 de julio, en la sala municipal de Trascorrales, con entrada gratuita. Una experiencia que los asturianos ya pudieron disfrutar en 2017, cuando se presentó en la sede del RIDEA y se convirtió en la gran muestra del verano astur con cerca de 14.000 visitantes, y que ahora retorna a la ciudad profundamente renovada para permitir al visitante un pleno disfrute manteniendo todas las medidas sanitarias.

El objetivo de la exposición pasa, precisamente, por trasladar al visitante a ese momento crucial en la historia de Asturias y España. Esos años en los que, mientras Oviedo se consolidaba como la gran capital del reino y se edificaba Santullano, Alfonso II avalaba el hallazgo del sepulcro de Santiago en el extremo occidental de sus dominios, e iniciaba el itinerario que uniría la capital del reino con el “campus stellae” del bosque de Libredón, donde se encontraron los restos del apóstol. Esa fue la primera vía jacobea, el Camino Primitivo, del que emanarían todos los demás.

La cabecera de San Julián de los Prados, desde el exterior.

“Santullano, viaje al siglo IX” propone una experiencia inmersiva en aquel tiempo fronterizo entre la historia y la leyenda mediante los sentidos. A través de cuatro etapas, los visitantes descubrirán los olores de la época; escucharán los sonidos del pueblo, la iglesia y la corte alfonsinas; podrán tocar la textura de las pinturas y el mortero de los muros; y finalmente verán una prodigiosa reconstrucción digital del interior de Santullano, con su sensacional conjunto pictórico tal y como lucía en sus primeros años, gracias a una labor de recreación virtual realizada por Juan Ferreira y Santiago Cuesta, los infógrafos de LA NUEVA ESPAÑA. Unas recreaciones virtuales que todos aquellos que recorran la muestra podrán ver a través de sus teléfonos móviles, mediante enlaces asociados a códigos QR.

A través de este recorrido expositivo, los visitantes completarán un estimulante retorno al pasado. Pero la céntrica ubicación de la muestra, en el espacio cultural de Trascorrales, les permitirá abordar una experiencia aún más completa, ya que podrán encadenar el recorrido por la exposición con la visita presencial a San Julián de los Prados, localizada a apenas 15 minutos a pie de la plaza de Trascorrales, y cuyos horarios de apertura al público están coordinados con los de la propia exposición gracias a la colaboración del Arzobispado de Oviedo.

Así, la doble visita al templo prerrománico de San Julián de los Prados y a la exposición “Santullano, viaje al siglo IX”, en Trascorrales y con entrada gratuita, componen una experiencia idónea para aproximarse a los tiempos de Alfonso II, a través de los sentidos y tomando como referencia una de las más perdurables y relevantes obras impulsadas por el rey Casto, como es San Julián de los Prados, en un momento crucial de la historia, como fueron los años en los que nació en Oviedo, bajo los auspicios del monarca asturiano, el Camino de Santiago.

Orfebrería digital : así se recreó Santullano en el siglo IX

Juan Ferreira y Santiago Cuesta se basaron en los planos y dibujos de los expertos para reconstruir las pinturas del templo prerrománico en 3D

La leyenda asegura que la Cruz de los Ángeles, emblemática pieza de joyería donada por Alfonso II a la Catedral de Oviedo en el año 808, fue realizada en una sola noche por dos ángeles que, vestidos como peregrinos, pasaron aquel año por la capital asturiana. Otros dos singulares “orfebres”, Juan Ferreira y Santiago Cuesta, infógrafos de LA NUEVA ESPAÑA, invirtieron bastante más que una noche, varios meses en realidad, en completar la reconstrucción digital de las pinturas del interior de San Julián de los Prados, el mayor conjunto de pintura mural altomedieval de Europa. Una tarea titánica que Ferreira y Cuesta realizaron con gran meticulosidad y basándose siempre en los planos y dibujos de los mayores expertos en el arte Prerrománico, y que a partir de este jueves estará al alcance de todos los visitantes a la exposición “Santullano, viaje al siglo IX”, instalada en Trascorrales y organizada por LA NUEVA ESPAÑA.

Recreación cirtual de la cabecera de Santullano.

“En esta iglesia se casaron mis padres, allí iba yo de pequeño”, explica Juan Ferreira, que realizó la construcción de la maqueta digital del templo partiendo de los planos del edificio realizados por Lorenzo Arias, profesor de la Universidad de Oviedo.

El primer paso fue crear un modelo digital del edificio, con sus dimensiones exactas, pero sin decoración alguna. Posteriormente, se fueron aplicando la textura y los colores propios de los materiales reales de cada recoveco de la iglesia, antes de comenzar a “fijar” en esas paredes virtuales los diseños de las pinturas. Por último, Santiago Cuesta se encargó de colorear las pinturas, respetando escrupulosamente las tonalidades originales, usando como guía los dibujos realizados por Magín Berenguer a finales del siglo IX. En todo momento, Cuesta y Ferreira trataron de mantener el rigor histórico, y solo modificaron algunas tonalidades para ajustarse lo más posible al que podría haber sido el tono original, y siempre tras evaluarlo con el arqueólogo César García de Castro y la restauradora Natalia Díaz-Ordóñez. Un esfuerzo ímprobo cuyo resultado estará, desde este jueves, al alcance de todos aquellos que se acerquen a Trascorrales.

Cuesta y Ferreira

De San Julián de los Prados a la Cruz de la Victoria

El departamento de infografía de LA NUEVA ESPAÑA ha desarrollado otros proyectos innovadores, además de la espectacular recreación virtual de las pinturas de San Julián de los Prados, tal cual lucían en tiempos de Alfonso II, que se integra en la muestra “Santullano, viaje al siglo IX”. Juan Ferreira también tuvo una aportación capital en otro proyecto singular impulsado por el periódico: el análisis audiovisual de la Cruz de la Victoria, a partir de los estudios de César García de Castro, que LA NUEVA ESPAÑA presentó a comienzos de 2020. Un proyecto editorial que planteó una revolucionaria interpretación de la emblemática joya, y que se puede consultar en la edición digital del periódico: www.lne.es.

Una visita doble a la época de Alfonso II

La exposición “Santullano, viaje al siglo IX”, que se inaugura este jueves en Trascorrales, supone además una ocasión idónea para profundizar en el conocimiento del Prerrománico asturiano. Su proximidad al templo de San Julián de los Prados, separados ambos enclaves por apenas un kilómetro que se puede cubrir con facilidad a pie en quince minutos, supone una oportunidad única para contemplar, en continuidad, la joya arquitectónica que es Santullano, que contiene además el mayor conjunto de pintura altomedieval de Europa, y la recreación digital que desvela cómo lucían esas pinturas en tiempos de Alfonso II, cuando se construyó la iglesia, en la muestra que se presenta en Trascorrales, enmarcada en el programa de actividades culturales de promoción de Oviedo como Origen del Camino de Santiago que está subvencionado por el Gobierno del Principado de Asturias

Horarios

Trascorrales

La exposición “Santullano, viaje al siglo IX” –que se inaugura este jueves, 8 de julio– se puede visitar en el espacio cultural de Trascorrales, todos los días de la semana, de 11.00 a 14.00 horas por las mañanas, y de 17.00 a 21.00 horas por las tardes. La entrada es gratuita. La única limitación de acceso viene marcada por las restricciones sanitarias: solo podrán estar 50 personas al mismo tiempo en el interior del espacio de Trascorrales.

Santullano

La iglesia de San Julián de los Prados oferta varias visitas guiadas cada día. Los lunes se puede visitar el templo a las 10.00, 10.45, 11.30 y 12.15 horas. De martes a viernes, se puede visitar a las9.30, 10.15, 11.00, 11.45, 12.30, 16.00, 16,45 y 17.30. Los sábados, las visitas son a las 9.30, 10.15, 11.00, 11.45, 16.00, 16.45 y 17.30. El aforo máximo es de 15 personas porvisita, con una duración de 30 minutos. Las entradas cuestan 3 euros para los adultos. Los niños de 7 a 12 años pagan 50 céntimos.