Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Corias de Pravia esconde un bosque mágico de personajes pop

El ecólogo Miguel Ángel Álvarez ha creado y cuida en la finca familiar un entorno donde conviven los mundos de Harry Potter, Star Wars y los superhéroes de Marvel y DC

Miguel Ángel Álvarez, en el bosque mágico de Corias de Pravia y, en detalle, algunas de las miles de figuras que hay por todos lados. |  Ricardo Solís

Miguel Ángel Álvarez, en el bosque mágico de Corias de Pravia y, en detalle, algunas de las miles de figuras que hay por todos lados. | Ricardo Solís

En Corias de Pravia hay un bosque privado y mágico habitado por cuatro mil figuras de bruxes y trasgos de la cultura folk junto a Pitufos y muchas creaciones de la cultura pop que cuida meticulosamente un ecólogo especialista en prevención de incendios y mantenimiento de montes. Es Miguel Ángel Álvarez García (Sabero, León, 1948), que se licenció en la primera promoción de Biológicas de Oviedo y fue profesor titular de Ecología del Departamento de Biología de Organismos y Sistemas durante 42 años en la Universidad de Oviedo de la que está jubilado. Fue uno de los promotores de la investigación y plan de gestión que cuajaron en el parque Natural de Somiedo, primero de Asturias.

Lo del Bosque Mágico de Corias de Pravia es otra cosa, claro.

Con las figuras de “Star Wars” el “bosque mágico” parece el escenario de la persecución de la princesa Leia y Luke Skywalker en speeder bike por el territorio de los Ewoks, aunque la escala supera la de las secuoyas gigantes. Cuando amenaza un triceratops entre unas raíces estamos en el Parque Jurásico. La maternal pantera Bagheera, el tiránico tigre Shere Khan y la hipnótica pitón Kaa están en su ambiente de selva de libro, a partir de Rudyard Kipling y según Walt Disney.

Corias de Pravia esconde un bosque mágico de personajes pop

Aunque no haya corras de setas matamoscas, la aldea de los pitufos de Peyo está perfectamente asentada entre distintos tipos de musgo que selecciona Miguel Ángel Álvarez. Hay terrarios para serpientes y reptiles y contra esa mimetización chirrían los superhéroes, urbanos, Galácticos y muy poco de campo. “Los Vengadores”, “Patrulla X”, “Los 4 Fantásticos” “Iron Man”, “Hulk”, “Spiderman” y otros héroes Marvel están dispuestos a protagonizar el “cross-over” definitivo con “Superman”, “Batman”, “Aquaman” o “Linterna verde”, su competencia en la editorial DC.

Los estudiantes de Hogwarts han dejado el colegio de magos para hacer prácticas en el bosque mágico y los personajes de anime resaltan en los verdes de Corias como lo hacen en la naturaleza de colinas y nubes blancas sobre celestes luminosos de las películas de Hayao Miyazaki. Astérix y Obélix están como en el bosque de la Armórica donde cazan jabalíes cuando salen de la irreductible aldea gala.

En esta hectárea de fantasía concurren circunstancias familiares que alcanzan ya la tercera generación. Hay una primera infancia, la de Miguel Ángel, menor de cuatro hermanos que creció asmático y entretenido por las aventuras que escribía Víctor Mora para sus personajes “El capitán Trueno” y “El Jabato”, en la que cultivó el gusto por la fantasía en un pueblo minero leonés.

Corias de Pravia esconde un bosque mágico de personajes pop

La familia dejó León por la muerte del padre, se residenciaron en distintos puntos de Asturias y compraron en 1972 esta finca para seguir unidos alrededor de la matriarca y para colocar en ella una panera que habían adquirido cuando sus planes eran más modestos. Bajo la panera hoy están los carismáticos personajes que Hergé realizó durante 50 años para su serie Tintín.

La finca está a 7 kilómetros de Pravia, encaramada al final de una pendiente de 700 metros que se sube en primera, al sur de concejo y tiene vistas al río Narcea y a las carreteas regionales que la comunican con la capital y Cornellana. Contiene un singular complejo de viviendas intercomunicadas en el que conviven por temporadas los hermanos Álvarez García. Se la compraron a un natural de Corias que residía en Madrid y tenía negocios en Miami que les prefirió como compradores en la certeza de que cuidarían la casa de sus antepasados. Así es.

A la entrada hay un castaño multicentenario –no se puede saber la edad porque esta hueco– que señaliza el bosque mágico con un cartel de madera y tiene unos escalones labrados en la tierra para entrar en el árbol y asomar la cabeza por uno de sus agujeros. Es del tipo de castaño de fruto que muchos asturianos, por el derecho de poznera, tenían asignados para su uso particular, aunque estuvieran en un monte público.

Corias de Pravia esconde un bosque mágico de personajes pop

Allí celebraron muchas fiestas de amigos y allí fue desde bebé Marina, la hija de Miguel Ángel y de su esposa, Florentina Álvarez Marqués, profesora de Biología de Organismos y Sistemas (Zoología) también jubilada. Con ella se llega a una infancia de la siguiente generación y a la primera pieza sobre la que se edificó esta colección.

La primera figura la puso un hermano de Miguel Ángel y así empezó el juego. Todas las que tenía Marina que le había ido regalando su abuelo materno fueron colocándose en el bosque. Todas excepto media docena que se niega a entregar a su padre porque considera que forman parte de su identidad.

Las figuras están distribuidas en un bosque mixto de castaños, carbayos, fresnos y, en mucha menor proporción, abedules

decoration

En seguida se vio el bosque insuficientemente habitado y empezó la compra y la aceptación de donaciones de muchas más figuras con esa fiebre que da el coleccionismo, aunque se aplique a organizar estupendas fiestas infantiles para una hija y aunque cada codiciada pieza se regale al bosque, a la vista de los niños visitantes.

Las figuras están distribuidas en un bosque mixto de castaños, carbayos, fresnos y, en mucha menor proporción, abedules. Hay bastantes eucaliptos, alguno de más de un metro de diámetro, agrupados en tres núcleos que fueron antiguos semilleros. Hace 21 años, cuando talaron los pinos, las semillas se esparcieron por todo el bosque y han ido eliminando todos los eucaliptos delgados.

Hace 15 años que se fueron trazando circuitos para recorrer el bosque y escenarios y escondrijos con mucha aceptación de lo que ofrece la naturaleza y lo que crea la jardinería.

Hoy Marina es ingeniera química en Corteva, la unidad agrícola de Du Pont, y prepara fiestas para dos sobrinas nietas de sus padres que crecieron en esa casa como nietas y se están acercando a la adolescencia. Esa es la tercera generación que disfruta de este environement de naturaleza a tamaño natural y fantasía a escala. Miguel Ángel, que le dedica muchas horas desde que está jubilado, es el mago de este bosque.

Compartir el artículo

stats