Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fibra óptica aún no se ve en muchos pueblos de Asturias

Occidente, las cuencas y la costa de Oriente están mejor cubiertos que las zonas rurales de Avilés, Gijón y Oviedo, donde temen que no se cumplan los plazos prometidos

Cable de fibra óptica. | REUTERS

El despliegue de la fibra óptica avanza en Asturias, pero muy lento. Pese a las promesas de la Administración, muchos vecinos que hablan de "retrasos", de "lentitud" y de "conexiones fatales" en pueblos donde ni siquiera pueden llamar al 112. Trabajar en algunas de estas localidades es un infierno: pierden comidas porque el teléfono se entrecorta o no funciona, subir algo a internet es casi misión imposible y el datáfono se ha convertido más bien en un objeto decorativo.

La situación es tan crítica que advierten: "Tenemos que salir con el coche en busca de un lugar con buena cobertura para pagos y trámites". "Es desesperante". Los problemas de conectividad afectan a la Asturias rural y a la puerta de grandes urbes. Es el caso de la parroquia de Cenero, en Gijón, o Limanes, entre Oviedo y Siero.

En el Principado aseguran que los planes de extensión de la banda ancha siguen su curso y que el objetivo es llegar al 100% de la población en 2025. No obstante, puntualiza el director general de Innovación, Investigación y Transformación Digital, Iván Aitor Lucas, "siempre hablamos de banda ancha, no solo de fibra óptica, porque es imposible que la fibra llegue a todos los sitios". Profundiza, "estamos trabajando en otras tecnologías complementarias para mejorar la conectividad, como la vía satélite, aérea o preparando el despliegue para el 5G, además de las actuales de 4G".

Según los datos del Ministerio, afirma Iván Aitor Lucas, el 97% de la población asturiana ya tiene una conexión de internet de al menos treinta megabytes por segundo y "superamos ese porcentaje".

Si se pone el foco en la fibra óptica, el director general de la Consejería de Ciencia, Innovación y Universidad explica que están en curso los planes PEBA de 2019 y 2020, que fueron prorrogados hasta diciembre de 2022 a petición de los operadores por el parón de la pandemia. "El plan único aprobado en diciembre de 2021 está pendiente de inicio y todavía quedaría un nuevo plan de 2022 a la espera de su aprobación definitiva. La fibra óptica todavía está en plena expansión y la cobertura por banda ancha del 97% de la población se está realizando con otras tecnologías de 4G o 4G LTE", detalla.

Es imposible tener el despliegue de la fibra óptica al detalle, ya que su instalación en los hogares es competencia de las operadoras de telefonía, Iván Aitor Lucas concreta que se ha llegado a más de 62.000 unidades inmobiliarias en el último año. Si sumamos las cifras correspondientes a los planes anteriores de 2017 y 2018, el número total de viviendas y empresas que se ha cubierto con fibra asciende 90.387. El director general de Innovación pone de ejemplo de zonas que estaban pendientes a principios de año y ya están cubiertas o en fase de despliegue "Allande, Aller, Boal, Cabrales, Cangas de Onís, Coaña, Cudillero, Castropol, El Franco, Illano, Lena, Mieres, Salas, San Martín de Oscos, San Tirso de Abres, Santa Eulalia de Oscos, Taramundi, Tineo, Valdés, Vegadeo, Villanueva de Oscos y Villayón, entre otros".

Lucas del Amo dice comprender "la inquietud que puede generar ver que el despliegue de fibra está en poblaciones cercanas o incluso en la propia" y que no llegue a las viviendas, sin embargo, insiste en que se trata de una gran infraestructura, casi igual que hacer una carretera. "No puede conectarse la fibra en una determinada localidad si no pasa antes por las que tiene alrededor, hay que ir cubriendo el mapa. La instalación de la fibra precisa numerosos trámites, ingeniería, montaje, materiales, personal... Llega a las poblaciones por carretera, tendido eléctrico, línea de ferrocarril...". Una vez desplegada, "hay que ponerla en servicio y, finalmente, hay un periodo de comercialización, contratación, altas, instalación en los hogares que corresponde a las compañías".

LA NUEVA ESPAÑA hizo un chequeo de la banda ancha el pasado enero y ahora, seis meses después, lo repite recogiendo testimonios de empresarios que dependen de una buena conexión que no termina de llegar a los diferentes concejos.

Oviedo

Eva Sánchez, presidenta de la Federación de Vecinos de Oviedo y portavoz de los residentes en Limanes: "La situación continúa igual. Llevo dos semanas esperando hablar con Iván Aitor Lucas del Amo, Director General de Innovación, Investigación y Transformación Digital, porque los vecinos ven que septiembre está a la vuelta de la esquina y siguen sin cobertura No sé cuando me dará respuesta pero la fibra para estudiantes y trabajadores es de primera necesidad

Gijón

La extensión de fibra óptica a la zona rural de Gijón sigue con retraso. Estaba prevista que la mejora de conectividad llegara a las parroquias durante el año, pero por el momento no hay ni rastro. "Hay rumores de que puede llegar en septiembre, pero son rumores", lamenta Jorge Fernández, propietario del bar-parrilla de Pinzales, donde sufre la escasa cobertura: "La caja registradora y la televisión necesitan Internet. Con el red wifi no es suficiente. Va mejor con los datos del móvil".

Ahora todo se basa en Internet y, a día de hoy, tiene escasa cobertura en las zonas rurales. "Estamos en el fondo, así que cualquier movimiento que se haga será bienvenido porque solo podemos ir a mejor", clama Fernández. Oye "quejas constantes" de sus clientes: "La mayoría de la gente joven que ha venido al pueblo lo necesita para trabajar y no puede con el servicio actual". A Cenero tampoco llega la fibra. "Nos tiramos por las paredes", lamenta Consuelo Rodríguez, presidenta de la asociación de vecinos "Los 16 de la Abadía de Cenero". En la localidad tienen dos formas de coger mejor cobertura a la red: "Es desplazarse a otra zona o utilizar los datos del móvil".

Occidente

En Vegadeo, todo el concejo está conectado y con cobertura. "Ya está todo funcionando", precisa el alcalde, César Álvarez. En enero faltaban algunas localidades de la zona alta del municipio por cubrir y la llegada de la fibra ha impulsado proyectos en el medio rural. "En un pueblo están ofreciendo viviendas de alquiler para personas que teletrabajen", detalla. En Valdés, el despliegue continúa y, según dice el alcalde, Óscar Pérez, "las obras no pararon". La mejora de la conexión supondrá "un paso de gigante" en el concejo.

En Somiedo, en cambio, aún esperan el inicio de los trabajos de instalación: "Está a punto de empezar porque nos dijeron que la obra se haría en verano y tiene que estar listo antes de fin de año", apunta el regidor, Belarmino Fernández. En Belmonte de Miranda también aguardan la llegada de la fibra óptica. "A finales de mes está previsto que vengan del Principado para explicar cómo se va a hacer todo", confía la alcaldesa, Rosa María Rodríguez.

Oriente

Poco a poco va llegando la fibra prometida. En los últimos meses se nota un acelerón. Así es en la zona rural de Posada de Llanes. En el núcleo de la población había llegado a principios de año, pero en parroquias colindantes, como Niembro o Barro, acabó de instalarse hace dos meses.

En Andrín ha acelerado en los últimos meses, como asegura Ana García: “El miércoles vinieron dos comerciales para la contratación. A todos los vecinos que la quisieron se lo han puesto en los últimos meses. En enero estaban trabajando a la entrada del pueblo”.

La situación es similar en Colombres, capital de Ribadedeva. Después de terminar con el núcleo urbano han llegado a las parroquias, afirma Asdrúbal Fernández: “La tiene casi todo el pueblo y los de alrededor. En el bar la pusieron hace mes y pico”.

No es igual en el interior. En Amieva, Selina Bárcena sigue con el suplicio de la conexión a Internet y continúa viajando al bar para conectarse a la red: “Seguimos igual. La conexión es malísima”.

Avilés y comarca

Los concejos rurales de la comarca de Avilés temen que la esperada fibra óptica no llegue “cuando se esperaba”. Lo cuentan los vecinos de Pillarno (Castrillón), los de Laviana (Gozón) y también los de La Peral (Illas). Tienen sistemas diferentes para acceder a internet “pero no a la velocidad deseada. Pretenden repoblar las zonas rurales pero faltan medios si quieres montar un negocio que necesita el acceso a intenet”, afirma Mónica Menéndez, presidenta vecinal de la asociación vecinal de Pillarno, que detalla que en su parroquia disponen de un sistema de pantallas para acceder a la red que “funciona en algunas zonas sí y otras no”. Si la zona de la vivienda es arbolada, es casi imposible. “Algunos utilizan los datos del móvil”, añadió. El internet “en condiciones” está previsto para finales de año. Lo dudan.

En La Peral, hay vecinos que usan algunas plataformas cooperativas como Sestaferia para acceder al mundo digital. “Eso sí, fibra óptica no hay y otras (grandes compañías multinacionales) van de pena”, apunta Carlos Pumares, dirigente vecinal de La Peral, en Illas. Su localidad sigue teniendo problemas con la cobertura de los teléfonos móviles. “En año y medio, supuestamente, íbamos a tener una buena conexión de internet pero no acaba de llegar”.

Agustín García preside la asociación vecinal “Enlaze” de Laviana (Gozón), situada al otro lado de la ría de Avilés. “Espero que algún día tengamos fibra óptica pero con todo lo que dijeron que iban a hacer…”Los vecinos “tienen que apañarse con pinchos, móviles y demás” para acceder a internet en casa. “Salvo en el Campo de la Iglesia y hasta la zona de La Bargaña, que hay buena conexión, en el resto es mala”, concluyó

Las Cuencas

En las Cuencas ya son pocas las localidades a las que todavía no ha llegado la fibra. José Antonio Martínez, de El Vallín (Morcín), asegura que internet “va mucho más rápido, se nota la llegada de la fibra”. Igual que en Caborana (Aller), como apunta Óscar Rodríguez: “La red de fibra óptica ya está disponible para los vecinos”. En la comarca del Nalón sigue habiendo zonas a oscuras, como en la zona rural de Tuilla, donde vive Gerardo Varela, quien afirma que “estamos abandonados y tenemos que seguir con el ADSL de siempre, a pesar de que dicen que hay presupuesto”. Mejor situación tienen en Brañiella, en San Martín del Rey Aurelio, donde Luis Fernández afirmó que “finalmente llegó la fibra y está muy bien, ahora sólo nos falta que aumenten la cobertura móvil”.

Compartir el artículo

stats