La ley de presupuestos propuesta por el Gobierno subirá el Impuesto sobre hidrocarburos que afecta al diésel para que llenar un depósito sea 2,3 euros más caro.