Con una diferencia concreta de 13,1 céntimos de euro, la diferencia de precio de ambos carburantes se sitúa a niveles máximos de los últimos tres años