Cada año (o cada dos si el coche tiene menos de 10 años) llega el gran examen para nuestro vehículo: pasar la ITV. Después de pedir la cita previa es el momento de que los mecánicos especializados del centro de la Inspección Técnica de Vehículos que hayamos escogidos examinen al detalle cada parte del coche para que este sea apto para la circulación. Desde las luces, hasta los neumáticos, todo debe estar en orden para conseguir la pegatina y poder así circular en regla durante otros dos años.

No obstante, el 202 ha sido un año atípico para realizar esta inspección debido a la pandemia y al cierre de muchas estaciones que prestaban este servicio en las diferentes comunidades autónomas. Durante los meses del confinamiento y parte de verano (un prórroga de marzo a septiembre), la Dirección general de Tráfico, DGT, declaró una prórroga para aqueloos vehículos que tenía que realizar la inspección técnica durante ese periodo. Pero, ¿y qué pasa ahora? La Dirección General de Tráfico (DGT) ha comunicado a FACUA-Consumidores en Acción que circular con el certificado de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) caducado sigue siendo motivo de sanción, y que no hay ninguna orden actualmente en sentido contrario.

Diferentes medios han publicado en las últimas semanas, citando fuentes de la DGT, y según el comunidad de FACUA "que Tráfico había cursado una instrucción para suspender las sanciones que se impusieran a los usuarios que circulan con la ITV caducada si el motivo de hacerlo era por los retrasos que están sufriendo a la hora de obtener una cita". La DGT admitía en dicho escrito que tomaba esta decisión porque "se ha constatado que la importante demanda del servicio también va a afectar a muchos vehículos cuya ITV expira tras la finalización del estado de alarma, a cuyos titulares, en ocasiones, les resultará imposible la obtención de cita en una Estación ITV en plazo".

Tal y cómo explican desde FACUA, la Dirección General de Tráfico se ha puesto en contacto con FACUA para aclararle que dicha instrucción se tomó el 26 de junio de 2020, y que dejó de estar en vigor en el momento en que el Gobierno publicó el Real Decreto 26/2020, de 7 de julio, de medidas de reactivación económica para hacer frente al impacto del Covid-19 en los ámbitos de transportes y vivienda.

Entre otras cuestiones, esta normativa aprobó la prórroga en la validez de las tarjetas ITV con motivo de la imposibilidad de realizar las inspecciones por la crisis del Covid-19.

Un análisis realizado por FACUA Andalucía el 19 de enero reveló que en la comunidad autónoma andaluza sólo 1 de cada 4 estaciones de ITV disponían de cita para antes de abril.