La Dirección General de Tráfico ha comenzado a colocar por las autovías españolas una nueva señal de tráfico que parece que está confundiendo a bastantes conductores. ¿Qué significa ese cartel naranja en el que aparecen tres tipos de vehículos y unas bandas entre ellos? La propia DGT ha querido atender directamente esta consulta a través de su cuenta oficial de Twitter.

"Si ves esta señal en una #carreteraconvencional, te está advirtiendo de que se trata de uno de los tramos más peligrosos y de que está especialmente vigilado el exceso de #velocidad en la longitud del tramo que se indica. Circula a #velocidad adecuada", explican.

Seguro que alguna vez has experimentado la sensación de pasar por un radar muy cerca del límite de velocidad de la carretera y te has quedado con la duda de si el aparato ha captado la posible infracción. Y es que, no todos los conductores/as conocen a qué velocidad detectan los radares el exceso de velocidad. La respuesta a este gran interrogante dependerá de varios factores, pero la clave está en el número 7.

Los radares de la Dirección General de Tráfico (DGT) cuentan con un margen de error de 7 kilómetros por hora cuando el límite de velocidad de la carretera es de 100 km/h o menos. Esto significa que en un tramo señalizado a 50 km/h, el radar saltaría si circulas a más de 57 km/h, mientras que si la velocidad máxima de la vía es de 40 km/h, el aparato se dispararía si pasas a 48 km/h o más. Así sucede con todos los límites de velocidad hasta los 100 km/h.

La situación es diferente cuando los límites de velocidad superan dicha cifra, por ejemplo, en autovías y autopistas. En estos casos, el número 7 también tiene un papel fundamental, ya que, se aplica el umbral del 7%. De este modo, si el tramo controlado por el radar de velocidad es de 110 km/h, el dispositivo se activa cuando detecta que un vehículo pasa a 117,7 km/h o más. Lo mismo ocurre en los tramos de 120 km/h, donde se realizaría la foto a 128,4 km/h o más.

La DGT respeta estos márgenes porque sus radares cuentan con una probabilidad de error aproximadamente de entre el 3% y el 7%, dependiendo del modelo del aparato. Cabe destacar que los radares más nuevos tienen una mayor precisión.

La diferenciación entre las velocidades superiores a 100 km/h y las inferiores, se debe a que si aplicáramos el margen de error del 7% en las velocidades de 30 km/h el radar saltaría a los 33 km/h, algo difícil de detectar para los conductores/as que tienen en sus vehículos velocímetros analógicos. Para evitar posibles confusiones, la DGT aplica el umbral de tolerancia de 7 km/h, por lo que en un tramo de 30 km/h el radar saltaría a velocidades de 38 km/h o superiores.