Una de las peores amenazas para los conductores podría convertirse en realidad en los próximos meses. Y es que en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados se escuchó una propuesta con la que se podría multar a 1 de cada 3 vehículos de nuestro país a través de una nueva cámara de la DGT. Aunque en realidad la cámara de la Dirección General de Tráfico no es nueva, si no que se trataría de dar una nueva funcionalidad a las que ya tiene instaladas para crear una especie de ‘gran hermano’.

Según las estadísticas oficiales, más del 30% de los vehículos que circulan por nuestras carreteras lo hacen sin la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en regla. Se trata de un dato demoledor y realmente inquietante, ya que no sólo supone un peligro para el propietario del coche, sino también para el resto de usuarios de la vía, puesto que los vehículos sin revisión son más propensos a sufrir un fallo mecánico que derive en un accidente.

Por no hablar del perjuicio que supone para el medio ambiente que tantos coches circulen sin la revisión e la ITV en regla, puesto que tampoco se está certificando que el coche emita los gases contaminantes que se establecen por ley.

No es de extrañar que por estos dos importantes motivos se trate de controlar la circulación de los automóviles que no tengan en regla la ITV. Y fue el propio director de la entidad, Guillermo Magaz, quien realizó una propuesta para este fin en la última Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados.

La DGT cuenta en la actualidad con unos 1.300 radares con capacidad para multar en nuestro país. Un número de dispositivos muy inferior al de las cámaras de control del tráfico, capaces de alertar de atascos, accidentes o tofo tipo de incidencias. Es decir, que si la Dirección General de Tráfico habilitase todas esas cámaras para poder sancionar a los vehículos infractores, se multiplicaría exponencialmente el número de multas. Y no habría manera de evitarlo, ni si quiera consultando la posición de los radares en Google Maps, ya que estarían por todas partes. Y eso es precisamente lo que ha propuesto Magaz, pero no para medir la velocidad o sancionar irregularidades de conducción, puesto que las cámaras de control del tráfico no están preparadas para ello; lo que quiere el director de la ITV es que el ‘gran hermano’ de las carreteras pueda detectar qué coches circulan sin la ITV en regla.

Sería aprovechar la extensa vigilancia de esta red de cámaras para ver qué vehículos no tienen pegado en su parabrisas la correspondiente viñeta de la ITV, y mediante esta prueba poder interponer una denuncia al propietario del coche. Y teniendo en cuenta que el 32% de los automóviles que circulan en la actualidad por las carreteras de España lo hacen sin la ITV en regla, supondría la mayor amenaza para el parque automovilístico de nuestro país.

Si la propuesta de Magaz fuese aprobada y esta ‘nueva cámara’ de la DGT pudiese controlar realmente la vigencia de la ITV, uno de cada tres coches de nuestro territorio podría ser multado, convirtiéndose en el ‘radar’ más letal hasta la fecha.