La perrera de Mieres y las protestas de los voluntarios