La afición azul no falla a su cita en el Tartiere