Las familias rumanas del edificio incendiado en la calle Caveda, a la espera de volver a sus casas