La playa reabre con bandera amarilla pero sin bañistas