02 de abril de 2008
02.04.2008

Langreo activará un dispositivo para evitar los ataques de perros asilvestrados al ganado

Los vecinos de Pajomal reclamaron medidas contra los canes tras registrarse la muerte 14 ovejas en fincas del pueblo

02.04.2008 | 02:00
José Morales introduce en bolsas los cuerpos de varias ovejas atacadas por los perros en Pajomal.

Langreo, P. CASTAÑO


El Ayuntamiento de Langreo adoptará «medidas» para tratar de evitar los ataques de perros asilvestrados al ganado después de que los vecinos del pueblo de Pajomal denunciaran que los canes habían matado a mordiscos a 14 ovejas en fincas de la zona. La concejala de Medio Rural del Ayuntamiento de Langreo, Mónica Ronderos, señaló que los ataques de los perros asilvestrados son «hechos aislados que no se producían desde hace mucho tiempo», pero añadió que el Ayuntamiento «tomará medidas» para evitar nuevos ataques coordinando a efectivos de la Guardia Civil, Policía Local y personal de la perrera municipal.


«La colaboración ciudadana también es muy importante para poder localizar a esos perros y comprobar si tienen identificación para establecer responsabilidades por los ataques», señaló Mónica Ronderos, que pidió a los vecinos de la zona que alerten a la Policía de la presencia de los perros asilvestrados para movilizar a las fuerzas de seguridad y al personal de la perrera municipal para acorralarlos y recogerlos en las instalaciones de la perrera, ubicada precisamente en las proximidades del pueblo de Pajomal.


La concejala de Medio Rural confirmó ayer que en los últimos días se habían registrado dos denuncias en la zona de Pajomal -a poco más de tres kilómetros del casco urbano de La Felguera- por ataques de perros asilvestrados al ganado.


El último ataque se produjo en la noche del pasado domingo al lunes. Según denunció el ganadero afectado, José Morales, tres perros saltaron la valla de su finca, en el pueblo de Pajomal, y se ensañaron con su ganado lanar. Cuando el propietario de la reses acudió a atender al ganado se encontró con una verdadera carnicería. Cinco de sus doce ovejas estaban muertas. A una de ellas incluso le habían arrancado la cabeza a mordiscos y otra que estaba preñada yacía con el vientre abierto. Además, otras dos ovejas estaban heridas por mordeduras en las extremidades y a una de ellas le habían arrancado una oreja. El propietario de las reses señaló que dos semanas antes los perros habían matado a otros dos ovejas en el pueblo y anteriormente a otras siete en una finca cercana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve