02 de mayo de 2010
02.05.2010

Venturo XXI, el fracaso de un modelo

Los sindicatos ponen en entredicho el paradigma de reactivación del «carbón y el ratón» promovido por Areces tras entrar la compañía cartográfica en concurso de acreedores

02.05.2010 | 02:00
La marcha de protesta de los trabajadores de Venturo XXI en la que fueron a pie a Oviedo para reivindicar una solución.

Venturo (San Martín del Rey Aurelio), L. M. D.

En septiembre de 2005, una nueva empresa veía la luz en las Cuencas, Venturo XXI, una compañía dedicada a la cartografía, con un 51% de capital privado y el 49% restante, público. No han pasado ni cinco años desde que iniciase su actividad en pruebas en el centro de formación de Hunosa en Sama y la compañía corre grave riesgo de desaparición. Se encuentra inmersa en un concurso de acreedores y únicamente el hallazgo de un inversor que quisiera reflotar la firma la salvaría del desastre. Venturo XXI, que cuenta con 73 empleados, no sería la primera empresa asturiana que tras recibir todo o tipo de facilidades -fondos mineros, participación en el capital, créditos «blandos», reforma con fondos públicos de sus instalaciones- cesa su actividad. Ahí están los precedentes de Autotex, en Llanera, y de Friovivo, en Lena. Sin embargo, es la primera empresa relacionada con las nuevas tecnologías que entra en crisis. Según los sindicatos CC OO y UGT, el modelo económico de la diversificación minera podría estar en entredicho.


La compañía nació siendo un emblema, un ejemplo de la reactivación de las Cuencas, de lo que el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, hace sólo dos meses, calificaba como la comarca «del carbón y el ratón». El empresario que la impulsaba, Manuel Coronado, llegó a la región de la mano del actual director del Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (IDEPA), Víctor González Marroquín. La Sociedad Regional de Promoción (SRP), presidida por el propio González Marroquín, tiene el 21% del capital de Venturo XXI. Otro 21% le corresponde a Sadim (la sociedad de diversificación de Hunosa) y el 7%, a Sodeco. Sin embargo, los trabajadores y los sindicatos han denunciado que pese a esta fuerte presencia de capital público en el accionariado, «no se ha supervisado la gestión de los empresarios».


Venturo XXI inició su actividad de forma provisional en septiembre de 2005, ya que las instalaciones del pozo Venturo (ubicado en La Güeria de Carrocera, en San Martín del Rey Aurelio) estaban siendo remodeladas por Hunosa. La partida de 1,8 millones de fondos que había para esta obra aún no estaba disponible. En la inauguración de su sede, en julio de 2006, los promotores de la compañía llegaron a augurar que Venturo XXI podía llegar a generar unos 250 empleos y alcanzar la hegemonía del mercado de la cartografía en Europa. Las previsiones nunca se cumplieron y en 2008, la plantilla, que había llegado a superar los 100 trabajadores, se redujo a 73: el mínimo exigible para no tener que devolver los 1,6 millones de euros de fondos mineros que recibió. Este mismo año, la sociedad adquirió el edificio del pozo Venturo por 382.500 euros, un precio muy inferior al que había costado arreglarlo.


La operación, enmarcada en un plan urbanístico más amplio para toda la zona, está pendiente de una resolución judicial, ya que el PP de San Martín presentó un recurso contencioso-administrativo contra este plan, que incluía la compra por parte del Ayuntamiento, con dos millones de euros, de terrenos en la zona, a modo de «compensación» por el arreglo de la sede realizado por Hunosa. La dirección de la compañía cartográfica asentada en el antiguo pozo expuso a sus trabajadores que la compra de la sede haría de Venturo XXI una empresa más fuerte, fiable y solvente económicamente.


Pasa a la página siguiente

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine