04 de enero de 2013
04.01.2013

El Cempa, el fin de una ruina

Concluye el derribo del centro ambiental de El Entrego, que nunca llegó a funcionar y en cuyo solar se harán huertos urbanos

04.01.2013 | 01:00
El edificio del centro ambiental, antes de ser derribado.

El Entrega, L. M. D.


El derribo y desescombro del edificio del Centro de Estudios Medioambientales (Cempa) de El Entrego, que nunca llegó a entrar en servicio, ya ha terminado. Tras casi un mes de trabajos, el solar, en el que el Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio pretende impulsar la creación de huertos urbanos, ya está prácticamente limpio. Construido hace 16 años, el Cempa se convirtió en un símbolo de la mala planificación y del despilfarro, al tener un coste de construcción en su día de 150 millones de pesetas (900.000 euros) y no llegar a utilizarse nunca.


Los trabajos de derribo del centro ambiental de El Entrego comenzaron el 7 de diciembre y tuvieron un coste de 30.957 euros. Fueron contratados poco tiempo después de que el pleno municipal del Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio aprobase su derribo, tras darse el visto bueno a una moción del Partido Popular (PP). Tras aprobar esta medida, el Gobierno local presentó un proyecto para transformar el nuevo solar obtenido tras el derribo en una serie de huertos urbanos. Los planes del Ayuntamiento pasan por crear 90 huertas en los 6.000 metros cuadrados de terreno municipal liberado. Según se indicó en su día, se redactará el proyecto y se buscará la financiación para poner en marcha el proyecto de los huertos en el menor plazo de tiempo posible. Algunos de los muros del edificio se han conservado para que se integren en esta iniciativa.


Cada una de las parcelas resultantes tendría una superficie aproximada de 60 metros cuadrados. Desde el Ayuntamiento se va a estudiar si se va a habilitar una instalación anexa con servicios comunes en la que cada horticultor disponga de una taquilla para sus aperos, además de aseos comunes. Otra alternativa que se maneja es la de instalar una pequeña caseta individual en cada una de las huertas, o para un grupo de parcelas. La creación de huertos urbanos es un tipo de actividad que tiene un importante desarrollo en distintas ciudades europeas y españolas, entre ellas Zaragoza. Un ejemplo aún más cercano es el de la parroquia gijonesa de Leorio, donde el Ayuntamiento de Gijón recibió 217 solicitudes para ocupar las 96 parcelas que habilitó.


El edificio del Centro de Estudios Medioambientales de El Entrego fue impulsado ya en tiempos del Gobierno regional socialista presidido por Antonio Trevín, y se terminó e inauguró en el mandato de Sergio Marqués con el PP. Tras permanecer varios años sin ningún tipo de utilidad, el inmueble, de propiedad municipal, fue cedido a la Fundación Nuevas Tecnologías y Cultura, la encargada de gestionar el Museo de la Minería (Mumi). El edificio iba a destinarse a un proyecto con el que se pretendía instalar, en su planta baja, una serie de exposiciones permanentes e itinerantes. En el piso superior se quería impulsar una biblioteca de temática minera, así como la creación de un archivo gráfico y documental con los fondos del museo.


El proyecto, sin embargo, nunca se llevó a cabo, y al igual que ocurrió con el Ayuntamiento, mientras estuvo bajo supervisión de la Fundación el edificio fue deteriorándose progresivamente. En ambas épocas se produjeron distintos robos en las instalaciones. En el año 2010 el Consistorio de San Martín recuperó el inmueble de su cesión al Museo de la Minería. En octubre del año pasado acabó aprobándose su derribo, tras 16 años de despropósitos.


Una asociación de El Entrego, La Semiente, ha solicitado a la Fiscalía del Principado que investigue esta gestión, para que se determine si existió algún tipo de irregularidad. La formación política Equo, por su parte, rechazó este derribo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve