El Entrego,

J. A. VEGA

Ni era maleta, ni era una. Pero tres cajas olvidadas en un armario de la Ciudad de México que contienen 4.500 negativos sobre la Guerra Civil española son conocidas por ese nombre. Este es el punto de partida de «La maleta mexicana» una película dirigida por la británica Trisha Ziff en el año 2011. La localización de las cajas en el año 2007 ha permitido recuperar los negativos de las fotografías que Robert Capa, Gerda Taro y David «Chim» Seymour tomaron durante la contienda española.

La historia de «la maleta mexicana» no está exenta del misterio propio de las novelas de espionaje. Los negativos salieron del estudio de Capa en París en 1939 y viajaron en el barco Sinaloa junto a los exiliados españoles a los que acogió México. Durante más de sesenta años este material estuvo almacenado en un trastero hasta que fueron recuperados y cedidos al Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, fundado por Cornell Capa, hermano del fotógrafo.

El documental fue presentado en el Teatro Municipal de El Entrego en un acto organizado por la asociación cultural Cauce del Nalón en colaboración con la Asociación de Fotoperiodistas Asturianos y el Club LA NUEVA ESPAÑA en las Cuencas. En la presentación participó Enrique Fernández, alcalde de San Martín del Rey Aurelio y Xulio Arbesú y José Parejo, miembros de Cauce.

Enrique Fernández comentó que el documental refleja unos tiempos que interesa analizar a los más jóvenes porque «nos permite establecer comparaciones entre lo que éramos y lo que somos». Indicó que esas imágenes «son patrimonio de toda la sociedad» y que nos deben ayudar a recordar que «nada es regalado», en relación a la actual democracia de nuestro país.

José Parejo, hijo de fotógrafo y republicano, señaló que «no vamos a ver un documental sobre el pasado ya que nos hace constantes referencias al presente». Dio pistas al público asistentes sobre lo que iban a ver, al recordar que aparecen exiliados en México, gente que no se pudo ir, el descubrimiento de fosas comunes y encuentros con historiadores que han escrito sobre nuestra guerra. Parejo también habló de Constantino Suárez, uno de los grandes fotoperiodistas de la Guerra Civil, «un gijonés que debería tener reconocimiento internacional».

Gracias a un montaje de diez minutos realizado por la Asociación de Fotoperiodistas Asturianos se pudieron ver imágenes suyas sobre la Guerra Civil en Asturias, los frentes de Oviedo, Gijón y las Cuencas, pero sobre todo de «los asturianos que lucharon en defensa de la legalidad y los ideales republicanos, como el mismo Constantino».