Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un padre apalea en Sama a un joven que acosaba por teléfono a su hija de once años

El progenitor se citó con el hombre haciéndose pasar por la menor y le causó lesiones graves en la cabeza y el hombro tras golpearlo con una "cachaba"

Descubrió que su hija de 11 años recibía mensajes de contenido erótico de un adulto a través del teléfono móvil, se citó con él haciéndose pasar por la menor y le golpeó con un bastón hasta causarle fracturas y contusiones en la cabeza, rostro y hombro. Los hechos tuvieron lugar en la tarde del pasado lunes, en Sama, frente a la estación de Renfe, y acabaron con la detención de los dos hombres: el joven por un delito de corrupción de menores y el padre de la niña por causarle lesiones graves. Los dos fueron puestos a disposición judicial en el día de ayer tras prestar declaración en la Comisaría de la Policía Nacional de Langreo-San Martín.

Los agentes, según informó la Policía, se pusieron en alerta en la tarde del lunes, cuando recibieron una llamada en la que una persona comunicaba que había quedado con un "pederasta" para verse en la estación de Renfe de Sama a las 20.30 horas. Una patrulla de desplazó hasta la zona. Sin embargo, a pesar de tardar menos de 5 minutos en llegar, se encontraron con una persona tendida en el suelo y que sangraba abundantemente. Allí también estaba el autor de la llamada que entregó a los policías una "cachaba" con la que había golpeado al hombre lesionado, vecino de Gijón, y un teléfono móvil en el que están grabados mensajes, dirigidos a su hija de menor de edad, de contenido sexual.

El padre de la menor, vecino de Langreo, manifestó a los agentes que habían discutido y que se habían peleado. El hombre explicó a los policías que venía observando un comportamiento extraño en su hija. Al cabo de unos días averiguó que el motivo de ese estado de inquietud era los mensajes de contenido sexual que había recibido en el teléfono móvil. Por eso motivo decidió citarse con el joven, al que conocía por frecuentar el establecimiento que regenta su mujer y que era el lugar donde había conocido a la niña. El joven, que apenas podía moverse, reconoció a los agentes, antes de ser llevado al Hospital, que era el autor de los mensajes. También les comunicó, según el relato de los hechos de la Policía, que era la primera vez que lo hacía y que estaba arrepentido. El hombre fue dado de alta por la noche y, al igual que el padre de la menor, prestó declaración ayer en Comisaría.

Por otro lado, según ha podido saber este diario, la Policía indaga sobre las causas de un incendio que afectó de madrugada a un autobús que se encontraba aparcado en la estación de autobuses de La Felguera. La investigación deberá determinar si el incendio fue o no provocado.

Compartir el artículo

stats