Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La casa del futuro está en Laviana

La vivienda propiedad de Natalia Pastor y Juan Carlos Sánchez tiene un mínimo gasto energético, geotermia, recuperador de calor y aspiradora central

Natalia Pastor en una de las dependencias de la vivienda.

Natalia Pastor en una de las dependencias de la vivienda. FERNANDO RODRÍGUEZ

Mínimo gasto energético, geotermia, recuperador de calor y hasta un sistema de aspiradora central. Así es la casa del futuro y está en Pola de Laviana. Sus orgullosos propietarios son el matrimonio formado por Natalia Pastor y Juan Carlos Sánchez quienes, junto a sus dos hijas, se mudaron hace unos meses a esta vivienda ubicada en el barrio de Otero. Aparentemente, la casa no difiere mucho del resto, si bien su moderno diseño contrasta con las otras viviendas del barrio. Pero es que lo realmente importante está en el interior.

El proyecto nació en colaboración con los arquitectos Luis Corte Fernández e Isaac Orviz González, así como con la firma mierense Eficiencia Integral Constructiva. Esta última entidad ya había desarrollado anteriormente la primera vivienda monitorizada de las Cuencas de bajo consumo. Aquí el reto era distinto, la construcción se había iniciado antes del proyecto, sin pensar en la eficiencia energética. "Fue todo un reto", explica Natalia Pastor, "sobre todo porque tampoco quería renunciar a la luz, y las casas eficientes tienen las ventanas más pequeñas, con otro diseño, pero al final lo lograron".

Para conseguir la eficiencia energética en la vivienda, la fachada es de bloque de hormigón celular con sistema de aislamiento térmico. En su interior se instaló un sistema de calefacción y agua caliente por geotermia. "Desde el principio queríamos apostar por la geotermia, ya que habíamos hablado con amigos que tenían este sistema y el ahorro económico es enorme", destaca la propietaria. El sistema se aloja en la planta baja de la vivienda y ocupa una habitación entera, "pero no hace casi ruido y va a consumir poquísimo, que es lo que nos interesa al final". También en la parte baja se ubica el recuperador de calor. Esta máquina hace que no tengan necesidad de ventilar la vivienda y recupera el aire caliente que sale al exterior en un 90 por ciento. "Supongo que cuando más lo notaremos será en invierno, y reducirá la factura de calefacción", destaca Pastor. Junto al recuperador de calor está el sistema de aspiradora central. "Es una maravilla, porque no tiene que ir cargando con el aspirador por toda la casa", afirma. El sistema cuenta con entradas en la mayoría de las habitaciones en las que se coloca únicamente el tubo del aspirador, sin necesidad del aparato completo.

Desembolso económico

La casa de Laviana también está preparada para la instalación de la domótica, aunque el matrimonio prefiere esperar tiempos mejores, ya que la casa ha supuesto un importante desembolso económico que han tenido que abonar sin subvenciones, "La verdad que tuvimos un poco de mala suerte en ese sentido, porque las ayudas para la instalación de la geotermia se terminaron el año en que lo hicimos, y para el resto de las cosas, la subvención era para rehabilitación, pero no para nueva construcción", apunta la propietaria. Aún así, asegura que "estamos muy contentos, esta era la casa que queríamos y ya es una realidad". En cuanto al trato con los vecinos, Ana Pastor asegura que "es estupendo, tampoco les extraña demasiado la casa, a pesar de que el diseño no es nada tradicional, pero se han portado muy bien desde el primer día".

De momento, habrá que esperar a ver cómo pasan el invierno este matrimonio y sus dos hijas para comprobar si finalmente el ahorro energético y económico es tal y como esperan.

Compartir el artículo

stats