La Nueva España » Última hora
Día Internacional de la Mujer

8M: El largo camino hacia
la igualdad

08.03.2019 | 09:02

Todas las mujeres están convocadas este 8 de marzo a secundar una nueva huelga en busca de un logro ineludible: la igualdad de género en el mundo

Manifestación 8 de marzoMillones de mujeres en todo el mundo saldrán este 8M a las calles para exigir igualdad. Foto: Shutterstock

"Pensemos en igualdad, construyamos con inteligencia, innovemos para el cambio". Este es el lema que ha elegido la ONU para celebrar este año el Día Internacional de la Mujer. La organización hace énfasis en la innovación, pero esta es solo una pequeña parte de los esfuerzos necesarios para para lograr la igualdad de género.

En España, al igual que hace un año, la Comisión 8M ha hecho un llamamiento a todas las mujeres para que se sumen a una huelga que tiene cuatro ejes: laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo.

La movilización es necesaria con el fin de alcanzar un logro que resulta ineludible. Y es que todavía queda mucho camino por delante cómo veremos a continuación.



El verdadero origen del 8 de marzo

La lucha feminista comenzó en el siglo XIX en Estados Unidos, acompañada de un mundo industrializado que diezmaba los derechos de las mujeres dentro del trabajo

Paz Miguel

Incendio 8 de marzo Imagen del incendio del 8 de marzo en Triangle Shirtwaist. Foto: Wikipedia

La historia se remonta al 8 de marzo de 1857. Cientos de costureras se manifestaron en las calles de Nueva York por unas mejores condiciones laborales. Reclamaban reducciones de las jornadas laborales de más de 12 horas, y salarios más elevados, que eran entre un 60% y 70% inferiores a los de los hombres. Este fue el comienzo de lo que hoy conocemos como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.

El 28 de febrero de 1909, fue la primera vez que se realizó una movilización de Mujeres Socialistas en Estados Unidos. Estas siguieron celebrando una huelga a finales del mes de febrero cada año hasta 1913. Dos años después, se produjo uno de los mayores desastres de la industria estadounidense: 146 trabajadoras murieron en Triangle Shirtwaist, una reconocida fábrica de textil, por un incendio.

La masacre se produjo también un 8 de marzo. Las trabajadoras se movilizaron frente a una de las tantas industrias dirigidas por hombres de la época al grito de “¡pan y rosas!”, reivindicando mejores condiciones laborales. Las 146 trabajadoras de Triangle Shirtwaist se quedaron encerradas en la fábrica, los responsables de la empresa habían sellado las puertas con el fin de evitar robos.

Sindicato de mujeres trabajadoras

Clara Zetkin Clara Zetkin.Foto: Wikipedia

Después del incendio, se creó el Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles, para proteger las condiciones laborales y los derechos de las mujeres. En 1910, en Europa, la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas estableció el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, como homenaje a la lucha por los derechos de la mujer y para conseguir el sufragio femenino universal.

Clara Zetkin, dirigente del Partido Socialdemócrata Alemán y fundadora del periódico ‘La Igualdad’, fue la impulsora de la propuesta. Además, se convirtió en uno de los canales de expresión más importantes de las mujeres socialistas de la época. Un año más tarde, Austria, Dinamarca, Alemania y Suiza proclamaron el Día Internacional de la Mujer por primera vez, según datos de la ONU.

“¡Pan y paz!”

Las mujeres rusas han tenido un papel relevante en la lucha feminista. Estas se movilizaron antes (1913-1914) y después (1917) de la Primera Guerra Mundial con el grito de “¡pan y paz!”. Días después de la movilización de 1917, el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno provisional concedió a las mujeres el derecho al voto.

En 1975, la ONU fijó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer. Desde ese momento, este día ha ido perdiendo su carácter obrero, para convertirse en una fecha de reivindicación de la igualdad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos, no solo en el laboral.

Hoy en día, más de 40 países se han unido a la huelga con el fin de construir un mundo donde los hombres y las mujeres sean iguales. En España, desde 1978 las mujeres lucharon para que la constitución recogiese sus derechos. El año pasado se produjo un hecho histórico y relevante en la lucha feminista: 120 ciudades hicieron huelga, paros y manifestaciones contra la discriminación, la violencia y el acoso.



La realidad de la brecha salarial en España

violencia de géneroDos jóvenes en una manifestación en el Día Internacional de la Mujer.Foto: Alberto Estévez

Mientras el sueldo anual medio de los hombres es de 25.993 euros, el de las mujeres es de 20.052, según datos del INE

Paz Miguel

La brecha salarial sigue existiendo y todavía nos encontramos lejos de la igualdad de género en las retribuciones laborales. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en su última estimación en 2016, las mujeres cobran un 23% menos que los hombres en las remuneraciones brutas anuales. Mientras el sueldo anual medio de los hombres es de 25.993 euros, el de las mujeres es de 20.052.

Estos datos son calificados por lo economistas brecha salarial anual “sin ajustar”. Los negacionistas de la existencia de la brecha salarial argumentan que, haciendo un análisis más preciso y comparando trabajos similares, la diferencia entre sueldos de hombres y mujeres desaparece. Según un estudio de investigación de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea), el argumento no es cierto.

El estudio científico establece que una mujer gana cada hora, en promedio, un 13% menos que un hombre en trabajos con características similares. Este dato forma parte de la llamada brecha salarial “ajustada”, es decir, que tiene en cuenta un análisis más detallado de la situación en el trabajo, con unas variables más específicas.

El estudio de Fedea concluye que las brechas salariales ajustadas son mayores cuando se introducen las variables edad, antigüedad en la empresa, contratos indefinidos y a tiempo completo y sectores donde hay mayor presencia masculina. Sin embargo, esta se reduce un poco cuando se introduce la variable “nivel educativo”. Por lo que, el estudio demuestra que las diferencias salariales son reales en la mayor parte de los casos.

La diferencia entre el porcentaje de remuneración anual, 23%, y el porcentaje de remuneración por horas, 13%, se debe a que el 75% de los empleos a tiempo parcial los ocupan mujeres, según datos de Eurostat. Por lo tanto, el porcentaje anual es mayor que el porcentaje por hora trabajada porque las mujeres trabajan menos horas que los hombres.

Pagar menos a una mujer que a un hombre es ilegal según el Estatuto de los Trabajadores. En este se establece que ambos géneros deben cobrar lo mismo por trabajos “del mismo valor”. A pesar de las medidas previstas, las dificultades para acceder a un determinado puesto de trabajo, las malas condiciones una vez conseguido y las diferencias en la dedicación horaria, hacen que la brecha salarial entre hombres y mujeres siga existiendo. El siguiente gráfico muestra la brecha salarial por comunidades autónomas:



“Si asumiéramos los aprendizajes del feminismo, los hombres seríamos mejores”

Octavio Salazar, autor del libro ‘#WeToo’, habla de cómo de necesaria es la pedagogía para guiar a los jóvenes a convertirse en personas igualitarias

Gemma Tenas

Octavio Salazar tiene claro que los hombres tienen que mover ficha y transformarse para cambiar el mundo hacia uno más igualitario. Al catedrático de la Facultad de Derecho de Córdoba le ha ido creciendo la preocupación, tras comprobar un auge de comportamientos machistas entre los jóvenes.

A través de su libro ‘#WeToo’, en el que sacude los cimientos de la sociedad patriarcal, ofrece una guía para abrir espacios de reflexión en las aulas, en las calles y en la vida. Unas páginas comprometidas para orientar a los más jóvenes a convertirse en personas igualitarias.

Octavio SalazarOctavio Salazar.

P. El libro #WeToo es una obra dirigida, sobre todo, a los jóvenes. ¿Ha detectado en sus clases que hay una involución respecto a la igualdad o, se aprecian actitudes machistas?

R. Lo que yo he notado es que en caso de los chicos hay como una especie de reafirmación de comportamientos muy tradicionales y machistas. En un contexto, en lo que por lo general los chicos jóvenes están muy perdidos, una parte de ellos responde reafirmándose en el concepto más tradicional: están a la defensiva, cuando les hablas del feminismo y lo que implica, hay una especie de muralla porque lo entienden como una amenaza.

P. Qué actitud nota entre los chicos jóvenes: ¿se sienten partícipes de la lucha feminista o cuestionados?

R. Yo creo que los chicos ven a sus compañeras, que suelen ser más claras y sacan mejores notas, que además se han ido incorporando al movimiento feminista, sienten que están perdiendo terreno. En muchos casos, en vez de tener claro que el feminismo también tiene que ver con ellos, se sitúan en una especie de trinchera. Esta reacción no es sólo de los jóvenes, también, de la sociedad en general y de los hombres en particular, que están respondiendo a la defensiva contra el feminismo.

P. ¿Cree que ciertos programas de televisión dirigidos a los jóvenes pueden acentuar o normalizar ciertas actitudes machistas?

R. Yo creo que es una de las mayores dificultades que tenemos ahora mismo. Ya no solo los programas de televisión, sino también el mundo de Internet y de las redes sociales, donde ellos viven de forma casi permanente. La mayor parte de las referencias que ellos reciben, ya sea a través de vídeos musicales o series de televisión que consumen en el móvil, lo que hacen es reproducir los modelos más tradicionales de hombre, de mujer, de relaciones entre ambos sexos… Y, por supuesto, todo lo que tiene que ver con el amor, la sexualidad... Es una permanente vía de lo que yo llamo una mala educación.

P. Tradicionalmente se ha hablado del amor romántico como el amor ideal. ¿Cuánto daño ha hecho esa idea? ¿Los jóvenes siguen buscando este concepto?

R. Buena parte de los productos que consumen (novelas, películas, series…) reproducen lo que se ha llamado los mitos del amor romántico. De hecho, hace unos años se puso de moda, gracias a una novela, representar el amor a través de un candado. ¡Qué idea más terrible que el amor sea un candado que se cierre con una llave!

“Yo creo que hay algo tóxico en las relaciones amorosas. Ahí está el germen de lo que ya luego puede dar lugar a situaciones de violencia de género”

P. Un símbolo de la posesión…

R. Muchos contenidos siguen insistiendo en los conceptos del amor como posesión, la búsqueda de la media naranja, la idea del control. Y a través de las nuevas tecnologías los jóvenes están reproduciendo, de manera todavía más perversa, esos mecanismos que tienen que ver con el control de la otra persona.

Y con ese entendimiento, yo creo que hay algo tóxico en las relaciones amorosas. Ahí está el germen de lo que ya luego puede dar lugar a situaciones de violencia de género y, en definitiva, a situaciones en que las chicas tienen más vulnerabilidad.

P. ¿Qué contenidos audiovisuales le parecen adecuados y educativos respecto al feminismo y recomendaría a sus alumnos o a sus propios hijos?

R. Cada capítulo de #WeToo tiene una serie de sugerencias, recomendaciones que tienen que ver, en muchos casos, con textos y documentos, pero también con productos audiovisuales que complementan lo que se explica en cada apartado: feminismo, igualdad, amor...

Pero, por citar un ejemplo más concreto, he visto la serie ‘Sex Education’, en Netflix, y me parece un producto fantástico para trabajar con los jóvenes. Ahí se plantean muchísimos temas que tienen que ver con la sexualidad, con las relaciones personales, con la diversidad de la orientación sexual, incluso, el aborto. Se trata de una manera muy inteligente, sensata y con humor, y me parece que es una serie muy educativa.

“Hay que trabajar con los varones con todas las propuestas del feminismo para que se sientan interpelados por ello”

P. ¿Cómo podemos convertir el movimiento #metoo en algo plural que competa a chicos y chicas?

R. Como yo pretendo con el libro, tenemos que hacer mucha pedagogía dirigida a los chicos para que, efectivamente, entiendan lo que de verdad supone el feminismo: que no es una amenaza y una guerra contra ellos. Y que asuman que el feminismo también es una propuesta de emancipación para los hombres.

Si asumiéramos toda esa serie de aprendizajes que vienen del feminismo, los hombres seríamos mejores y al final la sociedad también sería mucho mejor. Hay que trabajar con los varones con todas las propuestas del feminismo para que se sientan interpelados por ello.

P. ¿En eso consistiría la revolución masculina?

R. Cuando el día 8 de marzo salgan las mujeres a reivindicar determinadas cosas en las calles, nosotros debemos entender que buena parte de esas reivindicaciones nos afectan, a cómo nos comportamos, a cómo nos relacionamos, a cómo seguimos ocupando mayoritariamente el poder… Y que, por lo tanto, si nosotros no nos transformamos, difícilmente este mundo va a cambiar hacia uno más igualitario. Somos nosotros los que tenemos que mover ficha.



Radiografía del paro: el desempleo se ceba con las mujeres

El Instituto Nacional de Estadística registra un 12,87% de paro en mujeres, frente al 16,26% de los hombres

Paz Miguel

Como cada año, el 8 de marzo, se denunciarán a través de varias actividades las desigualdades entre hombres y mujeres, entre ellas tienen especial importancia las relativas al ámbito laboral. La crisis económica de 2008 acentuó las diferencias dentro del trabajo y castigó a las mujeres con un mayor número de desempleadas que en el caso de los hombres.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el desempleo registrado en mujeres es del 16,26%, frente al 12,87% de los hombres. A estos datos se suma el hecho de que las mujeres tienen menos oportunidades para incorporarse al mercado laboral, las competencias asignadas son inferiores y las condiciones laborales son peores.

Además, como señala el informe ‘Brechas de género en el mercado laboral español’ de la Fedea, hay más mujeres formadas a nivel educativo que hombres, aunque las tasas de paro siguen siendo más elevadas cuando se trata de mujeres. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirma que hay más mujeres entre 25 y 34 años con estudios superiores, pero hay más hombres que consiguen un trabajo con esas mismas titulaciones.

A continuación, un gráfico que muestra la evolución de la tasa de paro por sexos y que refleja cómo la femenina se ha ido reduciendo paulatinamente desde 2013.

Este otro gráfico gráfico contrasta los datos de paro por CCAA para reflejar las diferencias entre hombres y mujeres. Algunas Comunidades Autónomas, como Extremadura, Ceuta, Melilla y Castilla La-Mancha son claros ejemplos de la desigualdad reinante.



¿Cuáles son las profesiones con más mujeres?

Mujer trabajadoraLos empleos masculinizados cuentan solo con un 3,6% de mujeres.Foto: Shutterstock

Trabajos como fontanero, albañil o taxistas solamente cuentan con un 3,6% de presencia femenina

Paz Miguel

La brecha salarial no es la única evidencia de desigualdad de género en el ámbito laboral. Las diferencias en los puestos de trabajo entre mujeres y hombres son uno de los motivos reivindicados el 8M, día de la mujer trabajadora. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, los empleos masculinizados (fontaneros, albañiles, mecánicos, etc.) cuentan con un 3,6% de presencia de la mujer, mientras que en los empleos feminizados, la mujer supone el 92,6% de los trabajadores.

En los trabajos que más se asocian a los hombres, la presencia de la mujer es de un 3,6, lo que significa que tan solo 124.932 mujeres trabajan en este sector, frente a 3.471.016 hombres. En los trabajos asociados a la mujer el número de hombres y de mujeres no presenta apenas diferencias: 1.814.290 hombres trabajan en el sector considerado como femenino, frente a 1.679.885 mujeres. Estos datos del INE evidencian que el porcentaje de mujeres en el mundo laboral es mucho menor que el de hombres.

Menos de 12%

  • fontanero, albañil, mecánico, sacerdote, conductores y taxistas e ingenieros técnicos.

Entre 12% y 14%

  • policía, aeronáuticos, ejecutivos, jardineros, analistas software, basureros.

Entre 24% y 35%

  • artesanos, gasolineros, mantenimiento, artistas, economistas, arquitectos.


Entre 35% y 56%

  • directivos de la Administración Pública, profesores universitarios, físicos, químicos, matemáticos, jueves, abogados y fiscales, camareros, cocineros.

Entre 56% y 71%

  • médicas, terapeutas, escritoras, periodistas, farmacéuticas, guías turísticas, ayudantes de cocina.

Entre 71% y 85%

  • vendedoras de tiendas, profesores de primaria, atención al público, cajeras y taquilleras, peluqueras y estética, enfermeras y parteras.


Más del 85%

  • limpiadoras, auxiliar de enfermería, cuidadoras a domicilio, cuidadoras de niños, maestras, empleadas domésticas.


10 preguntas sobre el feminismo: ¿Sabrías responderlas?