04 de enero de 2010
04.01.2010

La muñeira en Asturias, en el cancionero de L'Andecha

La asociación etnográfica dedica el segundo volumen de sus estudios a la danza tradicional

29.12.2009 | 01:00
Miembros de L'Andecha Folclor d'Uviéu, durante una actuación.

La Asociación Etnográfica L'Andecha Folclor d'Uviéu acaba de presentar un nuevo volumen de su cancionero protagonizado en esta ocasión por la muñeira. «La muñeira n'Asturies» es el segundo tomo de la espléndida y detallada colección de estudios y análisis sobre los bailes tradicionales asturianos que sigue en el tiempo al publicado en 2004 y titulado «La jota n'Asturies». En la presentación, en la Biblioteca Ramón Pérez de Ayala de Oviedo, intervinieron Luciano Rodríguez, «Chano», director de divulgación del colectivo; Pedro Pangua, maestro gaitero y tamboritero, coordinador en la Escuela de Música Tradicional de Llanera y autor del análisis musical de este volumen; Fernando de la Puente Hevia, reconocido folclorista de extensa obra y profesor en la Escuela «Manolo Quirós» de Oviedo, y Maribel Álvarez, directora del Archivo e Investigación de esta asociación de impagable labor en el terreno musical correspondiente al rico acervo cultural del raigaño astur que desde ella se rescata, se estudia, se mantiene y se divulga al resto de la sociedad, receptora de este patrimonio.


Este nuevo volumen se completó en octubre pasado, al cumplirse los veinte años de historia de L'Andecha Folclor. «L'Andecha asoleya asina nesti trabayu la menada les muñeires, el segundu reblagu camín del cumal de la coyía de la espresión del festexu de la nuesa xente», tal y como se reseña en sus contenidos.


«La muñeira n'Asturies» es un volumen de cuatrocientas treinta páginas bilingües (castellano-asturianu) donde están incluidas interesantes fotografías de personajes e instrumentos tradicionales, además de una amplia y detallada selección de partituras con su correspondiente análisis. El libro se estructura en orígenes; denominación del bailes (muñeira y/o gallegada), capítulo al que siguen la conducción del baile (con panderetas e instrumentos melódicos); la zonificación del baile (rotación, picaos, figuras, organización, entrada al mismo, paso patada, taconeo, embotaos); análisis musical (criterios metodológicos, ordenación de las piezas, sistemas melódicos, formas y estructuras de desarrollo melódico, estructuras rítmicas de las estrofas de los estribillos, con compás de amalgama y melódicas instrumentales). También se abordan la organización rítmica, la conducción instrumental; los patrones rítmicos de la percusión, su paralelismo con otros géneros, la relación texto-música, las similitudes o variantes registradas en otros cancioneros además de notas y comentarios a las partituras y las transcripciones musicales de las piezas cantadas e instrumentales por zonas además de las correspondientes referencias a informantes y los lugares de recogida conforman el magnífico y serio contenido de este extenso volumen que acaba de ver la luz.


Para todo esto se ha contado con un equipo de trabajo en el que Alfonso Fernández, director del Museo de la Gaita, realiza el prólogo; Diego Pangua Cuesta y Pedro Pangua Rivas llevan a cabo las transcripciones musicales; Matilde Fernández y Octavio Trapiella fueron los encargados de la elaboración de los textos en asturiano; Chuso Fernández, de la toponimia; Maribel Álvarez y De la Puente Hevia fueron los encargados de la teoría sobre la estructura y la zonificación de la muñeira y la coordinación del volumen; el diseño fue realizado por Consuelo Ríu, y José Ángel Llaneza fue el encargado de la infografía y maquetación.


Desde el mismo prólogo de este volumen ya se conduce al interesado por la riqueza de este baile, ahora detallado y plasmado con todo merecimiento. Se hace referencia a estudios anteriores como el presentado en 1991 por Yolanda Cerra Bada en su libro «Bailes y danzas tradicionales de Asturias». También se señala en la carencia -ahora subsanada- de la presencia y reseñas dignas de este baile considerado por mucho tiempo «menor», pero de una riqueza ahora rescatada. Ejemplo de ello se cita, también en el prólogo, al hacer referencia a las colecciones de cantares del musicólogo avilesino Rufino González-Nuevo Miranda que no recoge ninguna muñeira en sus cantares asturianos para piano de cola transcritos en la obra «Todo por Asturias», publicada en dos caprichos en los años 1885 y 1887. Otro tanto ocurre con la obra de Víctor Sáenz Canel, que ya en 1888 y 1889 nada más que incluye «un tiempo de muñeira» entre los «post-pourris de cantos asturianos». Este «abandono u olvido» alrededor de la rica muñeira sigue contando en este volumen con más referencias a estudios de mayor o menor importancia -pero siempre necesarios- hechos por destacados musicólogos y recopiladores hasta tiempos casi actuales. El prólogo culmina detallando la pretensión de este nuevo volumen de L'Andecha: «La muñeira ye un baille que cinca a la tradición de nueso, como'l xiringüelu, la xota y otros munchos. Ye, amás, una tradición que ta criada cuantayá pero que tien qu'algamar ente los asturianos una reconocencia que-y diemos cola boca pequeña n'otres dómines, eso si non-y la negamos. Dalgunos trabayos de los que yá falemos abrieron el camín. Cuéntase con qu'esti llibru de la serie El Cancioneru de L'Andecha faiga mucho nesti sen».


Todos estos títulos detallados en la entrada del nuevo volumen de L'Andecha prosiguen camino lógico hacia el origen de este baile. O, por detallar mejor, sus muchos y posibles orígenes y su definición: Muñeira, moliñera, molinera, muiñeira, muliñera, gallegada? de la voz «muiño» (molín). Se señala de este baile la idea generalizada de «que este ritmo comúnmente conocido como muñeira se extiende en un área que englobaría las comunidades de Galicia, el centro y occidente de Asturias y el noroccidente de León (Maragatería, Cabrera, Bierzo) con expansión hacia tierras zamoranas (Aliste y Alta y Baja Sanabria). Se acompañaría, dependiendo de cada zona citada, de pandereta, pandero cuadrado, fole o flauta de tres agujeros y tamboril, con uno de los toques más airosos y complicados de ejecutar». Lo cierto -como bien se recalca en el análisis- es que la muñeira era un baile falto de estudios y con muchas hipótesis. Al ser un baile circular -y como ocurre con los que así se realizan o pueden realizarse- hay quien sostiene que procede de los griegos; otros estudiosos musicólogos, folcloristas e incluso historiadores, asocian su origen al canto guerrero de los suevos e incluso hay quien lo lleva hasta los tiempos de los celtas.


El título, al hacer referencia a la muñeira en Asturias, cuenta con sus correspondientes representaciones gráficas a modo de mapa zonal y, así, pueden verse detalladamente las demarcaciones geográficas de la zona 1 u occidental (Navia, Villayón, Allande, Ibias y Degaña); de la zona 2 o centro-occidental (Valdés, Tinéu, Cangas del Narcea, Somiéu y Miranda); de la zona 3 o central con todos los concejos incluidos entre las zonas anteriores y la zona 4 u oriental (desde Llanes por el norte y Onís por el sur hasta los límites con Cantabria).


Estos mapas también reflejan el paralelismo zonal con el baile de jota y otros estudios geográficos donde los esforzados componentes de L'Andecha han contado con las declaraciones y testimonios orales y bailados de infinidad de informantes. En este volumen aparecen reflejados algunos de ellos, muchos de edad muy avanzada y auténticos conservadores de este baile ahora estudiado y mostrado al detalle: Consuelo García, de la Cogolla de Nava; Nieves Menéndez de L'Entregu; Julia, Pepe y Milio Nava de Los Ritos, Viñai, Bimenes; el gaitero Luis Montes Fernández; Quintina García, Manuel González, Domingo y José García de El Vau en Ibias; Celestina de Ca Sanchu en Ambás, Grau; el gaiteiru Jesús Gutiérrez de Nafaría en A Veiga; Ramona «La Velosa», María «La Ruca», Veneranda Fernández y María Álvarez Mejido «María cu'l río» de Felechosa, en Ayer, o el curdioneru Adelino Rodríguez de Ouviñana, en Cuideiru.


Este volumen de la muñeira recién publicado por L'Andecha aumenta significativamente la detallada labor realizada por este colectivo y asociación a lo largo de dos décadas recién cumplidas. Se suma al anterior volumen dedicado a la jota (2003) y al trabajo bibliográfico y discográfico con el que L'Andecha fue enriqueciendo -y sabiendo divulgar- la riqueza musical y sonora del raigaño asturiano; de la vestimenta y de las tradiciones. A los volúmenes sobre el «Ciclu per Navidá: Villancicos, aguilandos, ramos y el son» hay que añadir grabaciones para el Romanceru Panhispánicu de la Diputación de Salamanca y la Junta de Castilla y León (1991). Además de colaboraciones con los grupos folk «Xaréu» y «Boídes» o grabaciones con el Colectivo «Muyeres» a los que se une su imagen y guiones puestos al servicio de diversos documentales como de la «Llana y el llinu». Y ello sin olvidar «Los fatos tradicionales», «Los ritos de pasu», «Documental de Somiéu» o en el «Cuentu de Berta Piñán para Paisajes con figuras» todos ellos emitidos en TVE y televisiones autonómicas.


La agrupación lleva además sus bailes y exposiciones presenciales por distintos festivales locales, nacionales o internacionales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook