09 de mayo de 2008
09.05.2008

Los usuarios del Carmen y Severo Ochoa temen el desmantelamiento del centro

Los vecinos de la villa canguesa exigen más servicios y mejores, como la diálisis

09.05.2008 | 02:00

Cangas del Narcea,

Pepe RODRÍGUEZ


Primero fue la epidural, que parece que ya tiene solución, y después llegaron los recortes en el servicio de diálisis y ahora la reducción de la plantilla de digestivo, donde se ha quitado a un facultativo. Los vecinos de Cangas del Narcea y del resto de concejos incluidos en el área sanitario II temen que los recortes sanitarios que van haciendo con cuentagotas sean el inicio de un deterioro o cierre del hospital. Ahora los cangueses tienen la palabra y aseguran que, ya sea con firmas o con todas las medidas que sean necesarias, no están dispuestos a ver cómo se recortan sus prestaciones sanitarias.

Gil Álvarez, hostelero de Cangas del Narcea, se muestra muy preocupado con los recortes hospitalarios, «con 177 celíacos en el concejo es inadmisible que, desde hace un año, hayamos perdido al especialista digestivo. Debería tratarse esto con mayor seriedad porque son 177 pacientes sin su especialista. Cada vez que se va un médico esa plaza queda sin cubrir, dicen que porque no quieren venir, pero en la empresa privada si te mandan a Granada siendo de Cangas tienes dos opciones: o vas o al paro». No obstante, Álvarez, aunque reclama más servicios, reconoce que «el trato de la gente del hospital es magnífico, de un nivel increíble comparado con otros centros sanitarios».

María Luisa Menéndez trabaja como ayudante de cocina en una restaurante de Cangas y explica que «todo lo que sea empeorar es malo y, la verdad, últimamente sólo nos dan malas noticias».

Francisco Veiga, que está jubilado y vive en la villa canguesa, donde trabajó muchos años como profesor en el Maestro Casanova Veiga, dice que el hospital «está perdiendo cada vez más servicios. Que no den disculpas, las declaraciones del consejero de Salud son como para estar preocupados. Deberíamos tener los mismos derechos que la gente de Oviedo, del Oriente, de Madrid. No digo tener cosas muy especializadas, obviamente son para centros mayores, pero cosas tan básicas como diálisis o gástrico no son de recibo». Argentina Antón regenta una librería y piensa que «hay que hacer ver, como sea, que no somos ciudadanos de segunda. Eso sí, hay que decir que tenemos que estar contentos con cómo funciona el hospital y en el trato que nos dan, más si pensamos en cómo estábamos cuando había que ir a Oviedo. Debemos preocuparnos y cuidarlo entre todos, no sólo los políticos. Es muy necesario que no siga empeorando».

Joaquín Fernández, empresario, también vecino del concejo, cree que se está perdiendo calidad en todas las especialidades. «Es un hecho sobre el que deben responder nuestros dirigentes». Por último, Sonia Velasco, vecina de la villa, no duda en explicar que la situación del hospital es «nefasta, lo que se está degradando es nuestra calidad de vida».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook