26 de octubre de 2009
26.10.2009

Un vertedero en los fondos de Cudillero

Los buzos del grupo Geas limpian el puerto pixueto, del que extraen bicicletas, ruedas, barandillas, latas, sillas y mesas, entre otros residuos

26.10.2009 | 01:00

Cudillero,

T. CASCUDO

«Hay basura aquí para estar una semana trabajando», comentó ayer uno de los buzos ante los numerosos curiosos que no quisieron perderse su curiosa iniciativa. Durante la mañana de ayer unos setenta voluntarios del club de buceo Geas participaron en una actividad altruista de limpieza del puerto. Un acto simbólico que los buzos realizan, en colaboración con la Cofradía de Pescadores y el Ayuntamiento, desde hace casi dos décadas.

Ruedas de coche y de camión, mesas y sillas de terraza, barandillas de obra, redes, nasas, latas de todo tipo, cañas de pescar y hasta una llave inglesa, una bicicleta, un zapato de mujer y una escoba. La lista de objetos rescatados ayer es larga y variopinta. La cantidad exacta de residuos se conocerá hoy cuando se pesen para su envío a Cogersa, pero desde el equipo de gobierno se calcula que podría ser una cifra similar a la de otros años: en torno a la tonelada.

Desde el club Geas, su presidente, Antonio Alba, explicó que «aunque sigue habiendo muchos residuos, sí que es verdad que son menos dañinos, porque otros años era habitual sacar baterías, por ejemplo, y este año no encontramos ninguna. Eso significa que la gente se va concienciando». En la misma línea se expresó el patrón mayor de Cudillero, Salvador Fernández, quien indicó que «la mayor parte de los objetos son resultado del trabajo cotidiano, cosas que llevan los barcos y que se pierden en el día a día o por los temporales».

Los buceadores trabajaron durante toda la mañana en una zona de unos treinta metros en el área de atraque del puerto nuevo. En el trabajo contaron con la ayuda de la cofradía, que cedió materiales para facilitar la extracción, así como con la de la empresa Pozo Amago, que les facilitó una grúa con la que extraer los objetos más pesados.

Explica Alba que el proceso de extracción es complejo, ya que cuando rescatas un objeto se revuelve arena y los buceadores pierden visibilidad. «Entonces hay que parar y esperar a que la arena vuelva a depositarse en el fondo para seguir localizando cosas», explica.

Desde el Ayuntamiento consideran que este tipo de iniciativas sirven para llamar la atención sobre la necesidad de incorporar parámetros de sostenibilidad ambiental a cualquier actividad económica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook