06 de mayo de 2010
06.05.2010
Noroccidente

La Fiscalía aprecia indicios de cohecho en la actuación del jefe de la Policía de Cudillero

- El ministerio público ha formulado una denuncia ante el juzgado de Pravia para que se esclarezca el presunto pago de tasas ilegales
- El acusado afirma que sólo intentó evitar unas retribuciones por parte de los hosteleros que venían produciéndose desde el año 2000

05.05.2010 | 02:00
Los siete agentes pixuetos, junto con los antiguos jefes de la Policía Local de Cudillero.

Oviedo, Luján PALACIOS

La Fiscalía considera que existen indicios de un presunto delito de cohecho en las actuaciones del jefe de la Policía Local de Cudillero, Prudencio Iván Flórez, que están siendo investigadas por el ministerio público. El fiscal ha formulado una denuncia ante el juzgado de Pravia, tras abrir diligencias previas y considerar que podría haberse cometido un delito, para que el juez esclarezca si se ha producido un pago de tasas de manera ilegal en calidad de bonificaciones a los agentes de la Policía pixueta durante la celebración de las fiestas de San Pedro el año pasado.

Las investigaciones judiciales tratan de esclarecer si efectivamente el jefe de los agentes municipales de Cudillero solicitó pagos indebidos a la Comisión de Festejos al considerar que tanto él como sus agentes tendrían que hacer un trabajo «extra» durante las celebraciones. Según la denuncia de la comisión de fiestas, el sargento habría solicitado inicialmente el pago de 120 euros por agente y día de fiesta, incluido él mismo. Posteriormente, habría rebajado sus exigencias a 120 euros por agente para todas las fiestas, para acabar pidiendo que se les invitase «a él y a una acompañante», a la cena que celebra la comisión tras las fiestas.

El jefe de la Policía, Prudencio Iván Flórez, con quien LA NUEVA ESPAÑA intentó ayer ponerse en contacto sin resultados, niega a través de su abogado, Gonzalo Botas, que pidiera ningún dinero a los vecinos, sino más bien todo lo contrario. Según su relato, a su llegada a Cudillero como jefe de la Policía en 2008, tuvo conocimiento de que se producían pagos de forma irregular a los agentes por los servicios prestados durante las fiestas patronales. Tal y como sostiene, un hostelero se presentó en el despacho del sargento para intentar pagarle 120 euros, algo a lo que él se opuso indicándole que ingresara ese dinero en la tesorería municipal, y reclamando a los responsables del Ayuntamiento que regularan esa situación.

Asimismo, el letrado afirma que el Alcalde, el socialista Francisco González, «no hizo nada por evitar esta situación», por lo que amenaza con querellarse contra él por un delito de denuncia falsa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine