07 de mayo de 2010
07.05.2010
Suroccidente

Ibias evoca su identidad ancestral

El colegio «Aurelio Menéndez» presenta un libro escrito por ocho mujeres del concejo sobre tradiciones, costumbres y el papel femenino en el mundo rural

07.05.2010 | 02:00
Alumnos del colegio «Aurelio Menéndez», en el acto de presentación del libro.

San Antolín de Ibias,

Pepe RODRÍGUEZ

Ocho mujeres del concejo de Ibias han sumado su experiencia, sus recuerdos y su escritura para dar forma a un libro, «Tecendo as acordanzas de Ibias», que recopila usos, costumbres, tradiciones y otros aspectos que contribuyen a definir la forma de vida en el municipio. El libro se presentó en el colegio «Aurelio Menéndez», de San Antolín de Ibias, como parte de los actos de la I Fiesta de las Lenguas.

La historia de esta publicación comenzó cuando las autoras se inscribieron en una actividad extraescolar de fomento de la lectura. Poco a poco, sus encuentros fueron derivando en un repaso a las labores del campo a lo largo de las estaciones. María Macías Martínez, profesora del colegio y responsable de la actividad, quedó asombrada de la riqueza cultural que se desprendía de aquellas charlas. Y comenzó a convencer a las ocho mujeres para escribir un trabajo al respecto. Luego el encargo creció y terminó por adoptar forma de libro.

«Tecendo as acordanzas de Ibias» representa la recuperación de la matanza, del ir a la hierba... de una serie de labores tradicionales que se desarrollan en el campo. Pero no sólo se evoca la actividad; también se cuentan su carácter estacional o sus cambios a lo largo del año y se subraya el papel femenino en ese mundo ancestral, en tanto las mujeres han sido las que han tejido la sociedad de los pueblos, como expresa el título de la publicación.

La vida en las casas de labranza era dura para todos y las autoras no pretenden negarlo ni tampoco hablar sólo de lo que les tocaba a ellas, aunque no hay duda de que eran las mujeres las que peor lo pasaban, pues al esfuerzo compartido con los hombres en el campo se sumaban las labores domésticas, en las que nadie les echaba una mano.

La autoras, al repasar esa situación, acaban exigiendo a la Administración: «tienen que traer módulos educativos a centros tan grandes como este, tan bien cuidados. Si quieren gente en los pueblos, han de olvidarse de ahorrar en educación, que ahorren en consejeros». Y recuerdan una de las grandes verdades del despoblamiento, la desiguladad. «En nuestra generación todas las madres nos decían que estudiásemos, que no nos casásemos y fuéramos a vivir a una casa de labranza porque era durísimo».

Al acto de presentación del libro acudió la directora del Instituto Asturiano de la Mujer, María Fernández Campomanes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine