07 de junio de 2010
07.06.2010

El Corpus más colorido de Castropol



- La lluvia dificultó el trabajo de los artesanos, pero realzó los colores de las alfombras florales de la villa

- Boal cubre sus calles con imágenes religiosas

-"Este año están más guapas que nunca". Fue el comentario más repetido ayer en Castropol

07.06.2010 | 02:00

Castropol,

T. CASCUDO

«Este año están más guapas que nunca». Fue el comentario más repetido ayer en Castropol, donde la asociación cultural El Pampillo hizo un trabajo espléndido para celebrar la fiesta del Corpus Christi. Incluso la lluvia del sábado se puso de su parte ayudando a realzar los mantos de flores. «El agua, sobre todo orbayu, que fue lo que cayó aquí, ayuda, porque da brillo a los pétalos y los mantiene en buen estado más tiempo», explicaron los artistas florales.

El agua no hace tan buena mezcla con la sal, por eso los castropolenses tuvieron que madrugar ayer para retocar algunos daños. «Estuvimos trabajando todo el sábado hasta las dos de la madrugada, y el domingo nos levantamos a las siete para retocarlas. Estamos agotados», comentó ayer Luis Villares. Para este castropolense lo más bonito de esta celebración es la hermandad y el espíritu que se crea entre los vecinos, que se vuelcan para engalanar sus calles. Por esto y por su vistosidad el Principado la catalogó en 2007 como fiesta de interés turístico regional.

Fueron muchos los que se acercaron ayer hasta la villa castropolense para contemplar esta modalidad de arte efímero tras la que se esconden muchas horas de trabajo. Las alfombras destacaron por su colorido y, a pesar de que este año la hortensia no llegó a tiempo para la fiesta, el resto de flores ayudaron en los trabajos. El Pampillo no sólo cuenta con la ayuda de los castropolenses, sino de todos aquellos vecinos de la comarca, que donan sus flores para la ocasión.

Por su parte, en Boal también tuvieron que convivir con la lluvia, pero aun así todo salió a pedir de boca. En la villa boalesa predominaron las imágenes religiosas, y este año destacaron las figuras de la Santina de Covadonga, el Santiago Apóstol y un San Juan que se copió de la vidriera de la catedral de León. «Hubo más gente que nunca y todo el mundo se volcó», explicaron desde Fórum Boal 3.000, la asociación organizadora. Unos y otros disfrutaron con el colorido del Corpus.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook