28 de octubre de 2010
28.10.2010
Mostradores con solera

Los años no pasan por Casa Celsa

El bar-tienda de Lamuño, fundado bajo una panera en 1914 por Jesús González Suárez, es el comercio más antiguo de Cudillero y conserva «joyas» antiguas como una pesa Alexanderwerk de 1929

28.10.2010 | 02:00

Lamuño (Cudillero)

Europa daba sus primeros pasos hacia la «Gran Guerra» el mismo año que Jesús González Suárez, hijo de un maestro afincado en Lamuño, abrió las puertas de su bar-tienda, Casa Celsa. Hoy, noventa y seis años después, el que pasa por ser el comercio más antiguo de Cudillero sigue siendo el mismo mientras que, en el viejo continente, las cosas han cambiado mucho. Celsa González, nieta del fundador, hace posible que esto sea así gracias a varias décadas de trabajo dedicadas exclusivamente al negocio familiar.

Jesús González Suárez fundó su bar-tienda en 1914 bajo una panera sita a escasos metros de la plaza del pueblo. Once años más tarde, en 1925, el comerciante contrajo matrimonio con su vecina Celsa Díaz y trasladó su negocio a la vivienda que actualmente ocupa, que pasó a llamarse Casa Celsa. Pronto, el negocio inició un proceso de expansión. «Mi abuelo era muy inteligente. Era un persona con buenas ideas. Prueba de ello es que en su tienda utilizaba las últimas tecnologías», comenta Celsa González. Sin ir más lejos, en el bar-tienda se conserva como oro en paño una vieja pesa Alexanderwerk de 1929 que permitía realizar las cuentas a la vez que pesaba el género.

Por desgracia, el destino quiso que la vida de González Suárez tocase a su fin en 1933, con apenas 46 años de edad, como consecuencia de una enfermedad. «Mi madre, mi hermana Eloísa y yo nos quedamos solos al frente del comercio. Veníamos de la escuela y nos poníamos tras el mostrador», recuerda Jesús González Díaz, hijo del fundador que se mantuvo al frente del comercio hasta 1990.

Los descendientes de Jesús González Suárez llevan el comercio en la sangre. Su nieta comenzó a trabajar en él en 1963. «Tenemos mucha vocación», subraya la actual regente, cuyo horario laboral va de las nueve de la mañana hasta las once de la noche. «En verano es muy duro. Nuestra terraza se pone de bote en bote. Por suerte, tenemos una clientela estupenda a la que apreciamos mucho», subraya.

Y es que, entrar en Casa Celsa supone encontrarse con algo totalmente genuino: en sus estanterías conviven bebidas, tabaco, comestibles, productos de limpieza, golosinas, bisutería, revistas, prensa y juguetes. «Vendemos de todo. Incluso realizamos cargas de telefonía móvil y expendemos tarjetas del consorcio de transporte», enfatiza Díaz.

Cabe decir que sus conciudadanos han sabido valorar su labor. En 2008, la asociación «Amigos de Cudillero», otorgó a Jesús González Díaz el premio «Peña Roballera». «A pesar de sacar los cuartos durante años a los paisanos me dieron un galardón», comenta con ironía el empresario que, tras años de esfuerzo, disfruta de su retiro.

Ficha:

Nombre:

Casa Celsa

Lugar

Lamuño

Fundador

Jesús González Suárez

Año de fundación

1914

Tipología

Bar-tienda

Otros detalles

Se fundó en una panera y en 1925 se trasladó a su actual lugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído