29 de marzo de 2011
29.03.2011
 

Perros para cerrar heridas

Las mujeres maltratadas del área sanitaria de la comarca recibirán, de forma pionera en Asturias, terapia con canes

29.03.2011 | 02:00
Carolina Duarte y Táchira Carmona, de Entrecanes, y De Dios, ayer, en Jarrio.

Jarrio (Coaña),


T. CASCUDO


Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre. Quizás por eso es tan positiva su contribución a la recuperación de las personas con necesidades especiales. Es el objetivo del acuerdo firmado ayer entre la Asociación Entrecanes y el Área Sanitaria I que permitirá el uso de la terapia asistida con animales, concretamente con perros, en la recuperación de las mujeres víctimas de maltrato, en el hospital de Jarrio.


El denominado proyecto «Águeda» comenzará a funcionar en los próximos días gracias a la coordinación de un equipo multidisciplinar integrado por psicólogos, trabajadores sociales, abogados y adiestradores caninos. De esta forma el Área Sanitaria I vuelve a adelantarse al resto de Asturias en la aplicación de nuevas prácticas asistenciales.


En este caso, la terapia está especialmente dirigida a mujeres que han sufrido maltrato y que ya no conviven con su maltratador. El objetivo es darles herramientas para mejorar su calidad de vida, su autoestima e incluso ayudarlas a recuperar los lazos familiares. Explica el gerente del Área I, Ricardo de Dios, que si la iniciativa cosecha éxitos podría empezar a aplicarse en otro tipo de colectivos, como los pacientes de salud mental.


La presidenta de Entrecanes, Táchira Carmona, explica que el papel del perro es el de «abrir la puerta para que los objetivos previstos en el proceso de recuperación se logren de forma más distendida». No en vano los usuarios suelen están preparados para enfrentarse a un psicólogo en una sala cerrada, pero no es tan usual trabajar en sesiones con animales. En este caso el perro permite dar otro carácter al tratamiento y también trabajar en diferentes ambientes.


El año pasado el Área Sanitaria I contabilizó un total de 49 denuncias por violencia de género, gran parte de ellas registradas en el concejo de Navia, que sobresale en esta materia. No obstante, desde la gerencia explican que las cifras de la comarca no son preocupantes si se comparan con otras áreas de Asturias. A renglón seguido matizan que por tratarse de una zona rural las mujeres son menos proclives a la denuncia.


Es por ello que se está creando una comisión de seguimiento de los casos de violencia de género a nivel hospitalario. Así lo explica la coordinadora sociosanitaria del Área, Elena Badallo, quien precisa que la comisión -integrada por 26 profesionales- estará operativa a final de año y que su objetivo central será la prevención y la detección precoz del maltrato.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook