Tapia de Casariego,

T. CASCUDO

Las familias de Tapia han vuelto a salir a la calle para manifestar su descontento con la situación del colegio público «Príncipe de Asturias». El lema «Por un colegio digno» volvió a estar presente en la segunda convocatoria de paro, secundada por casi el 80 por ciento de los progenitores. No obstante, pese a los esfuerzos de las familias, siguen sin tener notificación alguna por parte de la Consejería de Educación y del Ayuntamiento tapiego.

En esta segunda jornada de paro fueron a clase 15 niños más que en la primera convocatoria. Es decir, en total acudieron a las aulas 45 de los aproximadamente dos centenares de alumnos del centro. La cifra es más que positiva para las familias, aunque precisan que en algunos casos los padres se ven obligados a enviar a los niños a clase porque no tienen otra opción.

La presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA), Begoña González, asegura que tratarán de establecer mecanismos para que estas familias puedan expresar su apoyo: «Sabemos que muchas familias tienen problema de disponibilidad y no tienen donde dejar a sus hijos. Vamos a tratar de que puedan expresar esa situación, que puedan decir que nos apoyan pero que no pueden secundar el paro por su situación personal». González explicó que la Asociación no es la promotora del paro sino la portavoz de la decisión tomada por la asamblea de familias y destacó que el objetivo es la mejora del centro. «Necesitamos un colegio digno, es decir que tenga las condiciones mínimas para que sea un colegio como debe ser», señaló.

Los padres, que ayer se concentraron durante media hora frente al Ayuntamiento tapiego, seguirán adelante con sus movilizaciones, aunque no han decidido todavía qué día de la próxima semana no enviarán a sus hijos a clase. Por lo demás, siguen contando con el respaldo de la mayor parte del claustro de profesores, que mantiene su compromiso de no avanzar en las materias durante los días de paro.