20 de mayo de 2011
20.05.2011
Suroccidente

El Consistorio cangués, de juicio en juicio

Carmen Castro logra por segunda vez que su despido sea declarado nulo - Roberto Chacón, también despedido irregularmente, ya ha vuelto a trabajar

20.05.2011 | 02:00
Roberto Chacón y Carmen Castro, ante el Ayuntamiento de Cangas del Narcea.

Cangas del Narcea,

Pepe RODRÍGUEZ

El Juzgado de lo Social número 1 de Oviedo acaba de dictar una sentencia que declara nulo el despido de Carmen Castro Rodríguez, trabajadora del Ayuntamiento de Cangas del Narcea, y vuelve a condenar al Consistorio a su readmisión inmediata. Es el tercer juicio que Castro gana al gobierno de José Manuel Martínez. Primero logró que la Justicia dictaminara el carácter indefinido de su relación laboral, que el Ayuntamiento le negaba. Al poco tiempo de ganar este juicio fue despedida, por lo que acudió de nuevo a los tribunales. El juez ordenó su readmisión al establecer la nulidad del despido por entender que el mismo «se adoptó únicamente en represalia por su anterior reclamación en defensa de sus intereses legítimos como trabajador».

Sin embargo, en enero de este año el Ayuntamiento despidió otra vez a Carmen Castro. Y, una vez más, esta acudió a la Justicia con el mismo resultado: tiene que ser readmitida porque el despido es nulo. Así se ha hecho público, en sentencia firme, esta misma semana.

Esta empleada pública, que es ingeniero superior de Montes e ingeniero técnico agrícola, fue contratada por el Ayuntamiento de Cangas del Narcea en el año 2005, en virtud de una oferta pública de empleo en la que se requería la formación que posee para desempeñar las funciones de redacción de proyectos técnicos y dirección de obras en colaboración con la Agencia de Desarrollo Local.

La publicación de esta nueva sentencia viene a coincidir con la reincorporación a su trabajo de Roberto Chacón, que también fue despedido del Ayuntamiento cangués y que ganó su propio juicio contra el gobierno de Martínez. A este delineante se le exigió un título que, según los jueces, no era necesario cuando ocupó su puesto de trabajo, en los años ochenta. Ambos casos están unidos, además, por el hecho de que los dos protagonistas se sienten «perseguidos, humillados y destrozados» por el actual Alcalde de Cangas y porque consideran que durante este mandato «se ha practicado el terrorismo administrativo» en el consistorio cangués.

«Queremos denunciar ante la opinión pública la situación de verdadero acoso y humillación que desde la llegada del actual equipo de gobierno municipal de Cangas del Narcea están sufriendo los empleados públicos municipales que no son afines al "nuevo régimen", víctimas de un trato degradante, de una feroz represión y, en definitiva, de una purga al más rancio estilo estalinista, todo ello con el silencio cómplice de los seis concejales expulsados por tránsfugas del PP», manifiesta Carmen Castro. A su juicio, «esta es una muestra palpable del respeto que al equipo de gobierno municipal le merecen los derechos de los empleados públicos».

Roberto Chacón, por su parte, explica que «hemos vivido un auténtico infierno. Se nos ha degradado y humillado públicamente. Yo he estado 18 meses de baja por ansiedad y depresión, por culpa del acoso laboral al que he sido sometido. Y no somos los únicos, se han comportado así con todo el que creen que no es "de los de ellos". Yo tengo muy claro que nunca he pertenecido a ningún partido político ni lo haré, pero si ellos consideran que no eres de los suyos, entonces ya eres un enemigo», sostiene.

Ambos funcionarios aseguran que, a pesar de haber sido readmitidos, no tienen sitio físico para trabajar, ya que sus puestos han sido duplicados. Ni ordenador, ni mesa, ni despacho. Chacón finaliza: «a mí me llevan por la mañana a un pueblo y van a recogerme al acabar la jornada laboral. Intuyo que no quieren que me vean por el corredor del Ayuntamiento».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído