16 de junio de 2011
16.06.2011
La Nueva España

La zona de juegos daña el parque Vicente Loriente, afirman los castropolenses

Los vecinos critican al Ayuntamiento por no consensuar la obra con el pueblo

16.06.2011 | 02:00
Por la izquierda, Javier García, Ovidio Vila y Pepe Llenderrozes observan la maleza del parque de Castropol.

Castropol,


T. CASCUDO


Los vecinos de Castropol han expresado su malestar por las obras de remodelación que se están acometiendo en el parque Vicente Loriente, en el año de su centenario. Una de las principales novedades del proyecto, redactado por el paisajista José Valdeón, ha sido el traslado de la zona de juegos a uno de los laterales del espacio. Su nuevo emplazamiento, dicen los castropolenses, constituye un «atentado» contra este histórico equipamiento, ya que interrumpe el tradicional paseo perimetral.


«Tal y como ha quedado ahora es imposible rodear el parque sin obstáculos», explican los vecinos. La nueva configuración perjudicará a las procesiones y a los desfiles que se celebren en el parque. En este momento, la única procesión que lo atraviesa es la del Viernes Santo, pero también afectará a las actuaciones musicales de bandas de música, como las previstas para los actos del centenario de este verano.


Los vecinos, representados por Ovidio Vila, Pepe Llenderrozes y Javier García, consideran que el gobierno municipal debió consultar con el pueblo los cambios en el parque, al igual que hizo con otras obras como las de las calles de la villa. Esa misma petición se la trasladaron al alcalde, José Ángel Pérez, quien les respondió que el proyecto no había sido impulsado por el Consistorio.


Este grupo de castropolenses explica que una de las razones que esgrimió el autor del proyecto para el traslado de la zona de juegos era la poca sintonía con la capilla de Santa María del Campo, situada justo en frente. «Se modificó porque no pegaba con un monumento del siglo XV, pero creemos que tampoco en el lugar elegido sintoniza con los elementos del parque», explican. Los vecinos proponen colocar un seto o algún elemento aislante para camuflar la zona de juegos en lugar de trasladarla del lugar donde lleva unos cuarenta años.


Ahora están expectantes ante las reformas pendientes, ya que está previsto sustituir el círculo de piedra que rodea a la estatua del marino Villamil, así como crear un jardín historicista en el lugar donde estaba la zona de juegos.


Además, los vecinos denuncian el mal estado de conservación del parque. «La excusa es que, como se va a remodelar, no lo van a arreglar, pero lleva mucho tiempo sin cuidar». El caso es que los jardines están descuidados, llenos de maleza y con aspecto de abandono. «Este parque es uno de los lugares más emblemáticos de Castropol y debería estar siempre bien cuidado, debería de ser prioritario para el Ayuntamiento», alega Llenderrozes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído