09 de febrero de 2012
09.02.2012

«Queremos impartir en Luarca algún nuevo ciclo formativo de grado superior» Cincuenta años con ilusión desde los cimientos

«La plantilla de profesores fijos es muy alta y eso favorece la estabilidad»
El centro educativo que lleva el nombre del Premio Nobel nació en 1962 con la vocación de dar cobertura a todas las clases sociales

09.02.2012 | 01:00
«Queremos impartir en Luarca algún nuevo ciclo formativo de grado superior» Cincuenta años con ilusión desde los cimientos

Director del Instituto de Enseñanza Secundaria Carmen y Severo Ochoa de Valdés

Luarca (Valdés), A. M. SERRANO


Lleva cinco años de director del Instituto de Enseñanza Secundaria Carmen y Severo Ochoa, el único del concejo de Valdés. El profesor José Ignacio Nieto empezó a trabajar en Boal en 1979, estuvo cinco años en Cangas del Narcea y en 1986 llegó a Luarca. No tuvo más destinos. Para él, «educar es lo más bonito y reconfortante que puede realizar un ser humano», es «transmitir aquellos valores y conocimientos necesarios para que mis alumnos sean capaces de decidir por su cuenta cuál puede ser lo mejor para su futuro».


-El instituto Carmen y Severo Ochoa cumple 50 años. ¿Cómo afrontan esta efeméride profesores, alumnos y concejo?


-Con mucha ilusión. Somos conscientes de la importancia de esta institución educativa y hemos creado una comisión encargada de preparar una serie de actos a lo largo de todo el año. Está prevista la publicación de un libro que recoge los momentos más importantes de la historia del centro; también realizaremos una exposición de fotografías, un blog del cincuentenario y un acto popular en el mes de octubre, al que invitamos ya a todas aquellas personas que de una u otro forma formaron parte de esta institución.


-¿Qué retos se plantean?


-Queremos mantener las tasas de titulación en niveles muy por encima de la media regional, como hasta ahora, y unas tasas de abandono prematuro muy bajas. También tenemos pensado aumentar nuestra oferta formativa de formación profesional con la incorporación de algún nuevo ciclo formativo de grado superior que dé respuesta a las nuevas necesidades formativas del concejo y de Asturias.


-Este instituto se ha vestido de ciencia por la influencia del Premio Nobel de Medicina Severo Ochoa. ¿Alguna nueva propuesta en batería?


-El próximo curso firmaremos un contrato con la Consejería de Educación que nos permitirá un mayor grado de autonomía pedagógica y, por tanto, una mejora de nuestros resultados.


-La educación y el modelo ha cambiado mucho en una década. ¿Qué se ha hecho bien y qué mal?


-Se han dado pasos muy importantes en los últimos años, se ha disminuido la ratio de las aulas y con ello se ha abierto la posibilidad de una atención más personalizada; se han introducido las nuevas tecnologías; hemos conseguido disminuir el fracaso escolar a unos niveles muy bajos... y todo ello gracias a los mecanismos que la ley educativa establece para mantener a todos los escolares en el sistema educativo.


-¿Qué ventajas tiene el Occidente para educar?


-Realmente trabajar en un centro como el nuestro tiene enormes ventajas. Nuestra identidad como centro está perfectamente entroncada en la realidad social del mundo rural que nos rodea. Esto nos permite adaptarnos a las necesidades de nuestro entorno y plantear las soluciones necesarias para cada uno de los problemas de los alumnos.


-¿La educación especial sigue siendo uno de los asuntos pendientes?


-Creo que en la actualidad lo justo es hablar de reto y no de asunto pendiente. La administración regional ha puesto a disposición de los centros educativos los recursos organizativos, humanos y materiales necesarios que han permitido la integración del alumnado con dificultades de aprendizaje, con riesgo de exclusión social, de incorporación tardía al sistema educativo y de altas capacidades.


-¿Qué papel tienen las familias?


-La familia es una parte fundamental de la educación escolar. Sus miembros deben colaborar estrechamente y comprometerse con el trabajo cotidiano de sus hijos y con la vida de los centros docentes. Resulta imposible conseguir un nivel óptimo de progreso sin la participación de la familia. Uno de nuestros objetivos para este año es conseguir un aumento significativo de la presencia de las familias en el centro. Eso sí, en este instituto tenemos una asociación de madres y padres bien consolidada y que participa activamente en la dinamización de la vida escolar.


-¿Y el profesorado?


-El profesorado es la parte fundamental del proceso de aprendizaje de los alumnos. Sobre ellos recae la responsabilidad de conseguir que todo el alumnado desarrolle al máximo sus capacidades, garantizando la calidad y la equidad, adaptando su acción educativa a las circunstancias específicas de nuestro centro y nuestro alumnado y consiguiendo hacer de los objetivos logros concretos. Además, el profesorado es el motor de los proyectos de innovación educativa llevados a cabo en los centros. En el instituto de Luarca la plantilla de profesores fijos es muy alta, lo que favorece una estabilidad y un funcionamiento muy regular, así como una participación mayoritaria en todas las actividades propuestas.


-¿Qué deseo pide para mejorar la Educación?


-Que no se utilice con fines propagandísticos de carácter político. La educación de los jóvenes conlleva una gran responsabilidad y esa responsabilidad la tiene el conjunto de la sociedad. Y si tengo que expresar un deseo real para el instituto de Luarca me referiré al personal docente: que no se reduzcan las plantillas.


-¿Y cuál es la ilusión actual del centro?


-Nuestra mayor ilusión es que todos los alumnos y alumnas del concejo de Valdés, después de su paso por el Instituto, progresen y alcancen los mayores éxitos tanto en la vida personal como en la profesional.

Villar de Luarca (Valdes), A. M. S.


El instituto Carmen y Severo Ochoa de Luarca está marcado la ilusión. Este centro educativo fue proyectado para dar servicio a una zona rural que en el momento de la inauguración del edificio, 1962, distaba de la capital del concejo más de dos horas. El alcalde Ramón Muñoz fue su instigador y dicen que negoció duramente con los entonces dirigentes de España, en plena dictadura, para disponer de un edificio con aulas y ofrecer educación por igual a las distintas clases sociales de entonces. Desde 1939 hasta 1962 en Valdés sólo se podría cursar enseñanzas medias de bachillerato en un centro de pago, el Colegio Cervantes de Luarca.


La primera actividad del Instituto de Enseñanza Media de Luarca tuvo lugar el 7 de agosto de 1962 con los exámenes de ingreso. El día 23 de octubre de aquel año, con 315 alumnos y 34 profesores y siendo directora Carmen López de Turiso, empezaron a impartirse los cursos de Bachillerato, incluido el Preuniversitario.


El centro lograba abrir sus puertas, pero no sin esfuerzo por parte del Ayuntamiento, incluso económico: el Consistorio vendió muchas fincas de su patrimonio para poder hacer frente a la parte de inversión que le correspondía. Desde la década de los sesenta, el instituto ha pasado por muchos cambios, de forma y de fondo. Pasó de instituto «Severo Ochoa» a «Carmen y Severo Ochoa» con la muerte de la mujer del Premio Nobel. En 1996 se fusionaron los edificios, de Formación Profesional y el centro que impartía el Bachillerato, donde se ofrecía BUP. Hoy cuenta con una plantilla de más de 70 profesores y tiene en torno a 400 alumnos. Es sede también de la Escuela Oficial de Idiomas, y entre sus retos se encuentra continuar con la formación de calidad que ofrece según los datos: su media de fracaso escolar es inferior a la asturiana.


En 2012 tienen además otro objetivo por delante: celebrar el cincuentenario del centro. Una efeméride en la que la actual dirección del centro trata de implicar a toda la comunidad. El objetivo: continuar con la ilusión de antaño, darle un empujón y mejorar la enseñanza en el Occidente asturiano. Los interesados pueden dejar sus comentarios y fotografías antiguas en un perfil de Facebook: «IES Carmen Severo Ochoa»

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído