11 de octubre de 2012
11.10.2012
La situación del patrimonio comarcal ante la crisis

Salas pide «sensibilidad» a la Administración para salvar el monasterio de Cornellana

El restaurador Jesús Puras propone, ante la ausencia de una gran inversión, ir reponiendo por partes la techumbre, «que es lo más urgente»

11.10.2012 | 02:00

Cornellana (Salas),


Lorena VALDÉS


El anuncio del Ministerio de Fomento de que no dispone de fondos para hacer frente al 60% que le toca financiar en la reabilitación del monasterio de Cornellana y que, por lo tanto, el inicio de las obras, que acumulan ya 14 años de retraso, vuelve a estar en el aire ha provocado la reacción de asociaciones, instituciones y expertos. Todos ellos ponen una vez más sobre la mesa la riqueza arquitectónica y artística del cenobio, así como su lamentable estado de conservación a causa de la dejadez de las instituciones y el peligro que corre. El empeño por evitar que el monasterio de San Salvador caiga definitivamente en el olvido ha hecho que el Alcalde salense busque otras alternativas de financiación para hacer frente al recorte de Fomento. Todo sea por salvar una de las joyas arquitectónicas del municipio.


Para el presidente de la Asociación «Amigos del Paisaje», Juan Menéndez Arango, el monasterio de San Salvador de Cornellana «es el monumento más importante del concejo y por lo tanto es incomprensible su estado actual». «Han sido ya muchos años de promesas incumplidas. El monasterio de Cornellana está presente en todos los recortes a pesar de que es la gran alternativa para el desarrollo del municipio a través del turismo. No hay duda de que el precario estado de conservación del monasterio es el problema fundamental del municipio junto con la autovía del Suroccidente», concluye Menéndez Arango.


En la misma línea, el presidente de la junta local de hostelería de Salas, Manuel López, considera el nuevo retraso de la obras «un varapalo para el municipio, ya que ahora el inicio de la rehabilitación parecía más cerca que nunca tras sucesivos aplazamientos». «Hay que intentar por todos los medios sacar entre todos este proyecto adelante porque da dolor ver como está el monasterio».


Por su parte, el economista salense y presidente de la Fundación Valdés-Salas, Juan Velarde Fuertes, hace hincapié en que «el monasterio de Cornellana tiene una riqueza arquitectónica y artística muy grande y da una pena horrorosa que se encuentre en este lamentable estado de conservación. La rehabilitación ya se tenía que haber hecho antes, no entiendo como se ha dejado que llegue a la situación actual». Velarde reconoce que «es sin duda la peor época para llevar a cabo una actuación de esta magnitud» pero invita al Ayuntamiento, colectivos y vecinos a «no rendirse nunca y seguir peleando porque merece la pena salvar un monasterio como este».


El director del aula universitaria Valdés-Salas, Isidro Sánchez Álvarez, también alude a «las difíciles circunstancias económicas actuales» para argumentar un nuevo retraso en la obra del cenobio de San Salvador, pero insiste asimismo, al igual que Velarde, en que «hay que luchar por que no caiga en el olvido esta joya arquitectónica». El Aula Valdés-Salas está dispuesto a colaborar para «darle contenido cultural al monasterio una vez rehabilitado».


Conocedor del estado del monasterio desde hace 26 años, el escultor y restaurador Jesús Puras insiste en que «la rehabilitación requiere un proyecto y un presupuesto acorde a la magnitud del cenobio». Puras propone que de no poder hacer frente a la totalidad de la reforma «existe la alternativa, como se ha hecho en algunos edificios religiosos de Castilla y León, de ir reponiendo las techumbre por partes, que es lo más urgente».


Entre los atractivos del monumento, el catedrático de historia medieval de la Universidad de Oviedo Javier Fernández Conde alude a la ubicación estratégica del monasterio de San Salvador de Cornellana. Fernández Conde considera que «la rehabilitación del cenobio será más factible si en el futuro fuese destinado a una actividad rentable». «Si no se arregla será un dolor», concluye el catedrático.


Vinculado durante muchos años al municipio salense, el ex director del instituto de la villa y profesor de Geografía e Historia, Ángel de la Fuente, lamenta «la escasa sensibilidad que existe con el patrimonio, lo que significa un desconocimiento de la historia». «No se puede permitir que un cenobio de este valor enclavado en el Camino de Santiago no se haya arreglado todavía». «Además de su potencial turístico podría ser también un excepcional reclamo cultural», asegura el profesor, que echa en falta «un movimiento vecinal y asociativo fuerte para sacar adelante el proyecto». De la Fuente se muestra escéptico sobre el futuro del monasterio, «ya que la situación económica no puede ser más desfavorable».

«El estado del cenobio es el mayor problema del concejo, junto con la autovía»


<Juan Menéndez Arango
>

Presidente «Amigos del Paisaje»

«La rehabilitación requiere un proyecto e inversión acordes con la magnitud del cenobio»


<Jesús Puras
>

Restaurador y escultor

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook