11 de mayo de 2013
11.05.2013

No nos callarán, hoy y siempre... Ría del Eo

Sobre la polémica por el sello de Correos que altera la toponimia del estuario y borra la villa de Castropol

11.05.2013 | 00:00
No nos callarán, hoy y siempre... Ría del Eo

En los últimos días hemos vivido un pequeño malestar y una gran desazón en el espacio natural que conforma la Ría del Eo, enclavada entre las comunidades autónomas de Galicia y Asturias, ya que siempre se dijo que «gallegos y asturianos, primos hermanos», y desde la orilla gallega pretenden, una vez más, que seamos solo los «primos», peyorativamente hablando, pues como tales nos acaban de tratar.


Pongo por delante que el que aquí suscribe lo hace desde el más profundo respeto que me merece la figura del Excmo. Sñr. D. Leopoldo Calvo Sotelo y Bustelo, quien fuera presidente del Gobierno de España (28/2/1981-2/12/1982).


Por medio de estas líneas deseo dejar constancia del malestar provocado en el remanso de paz que representa para todos la Ría del Eo. Lo hago como vecino que soy del espacio natural al que da forma el río Eo a su paso, bañando sin distinción los tres concejos de Vegadeo y Castropol, en Asturias, y el de Ribadeo, en la comunidad vecina de Galicia, y también como aficionado a la filatelia desde hace 40 años. De todas formas, alzo mi voz en nombre de aquellos que, al igual que yo, se sienten ofendidos y vilipendiados.


El pasado día 4 de mayo se realizó con todo boato por parte del Ministerio de Fomento, presidido por Dña. Ana Pastor, y del ente publico Correos, dependiente de este ministerio, la estampación de un «matasellos presentación» en la localidad ribereña de Ribadeo.


El sello emitido muestra al mundo una imagen de una infraestructura pionera en su momento, como fue el Puente de los Santos (inicio de las obras en 1983), nexo de unión, como bien se dijo desde su inauguración (año 1987), de las dos comunidades, la gallega y la asturiana. Entonces debería de unir las dos orillas, o eso nos vendieron; parece ser que alguien, de forma unilateral, decide desunir y alterar el remanso de paz que representa para todos la Ría del Eo, ya que, salvo en las épocas estivales, donde se ve alterado por el turismo que acude en masa para contemplar su belleza y disfrutar de sus encantos naturales, la Ría del Eo es un remanso de paz donde ribereños y foráneos compartimos nuestras vidas sin mayores sobresaltos.


El sello, como medio de comunicación, debería de haber sido utilizado como embajador y reclamo hacia un territorio que ahora, dentro del espacio protegido denominado Reserva de la Biosfera del Eo, Oscos y Tierras de Burón (Comité MaB de la UNESCO, año 2007) hermana una vez más, si cabe, 14 municipios, siete gallegos y otros siete asturianos.


Pero no, alguien decide que el sello lleve por título «Puente de los Santos (Ribadeo)» en su primer intento de impresión. Casualidades de la vida hacen que el mundo de la filatelia se entere estando ya en las rotativas. No obstante, se ordena parar su impresión, pues habían surgido algunas protestas. Me consta que la FASFIL, que agrupa a las diferentes asociaciones filatélicas de la región, y también la FESOFI, de ámbito nacional, hicieron gestiones para que la imagen y el puente fueran fieles reflejos de una realidad social, cultural e histórica, pues la filatelia es una parte de la historia.


Así da comienzo una nueva impresión. «Alguien» remata la faena y ve la luz el sello que todos contemplamos estupefactos estos días en los diferentes medios de comunicación, con la leyenda «Puente de los Santos sobre la Ría de Ribadeo», donde la manipulación, la total imparcialidad y el deseo de hacer daño en la orilla asturiana de la Ría del Eo no dejan lugar a dudas. De la imagen del sello hacen desaparecer a la villa asturiana de Castropol; por eso me atrevo a decir que nada es una casualidad, existe manipulación de la imagen. Si ustedes cogen el díptico que sirve de guía a este sello lo verán con más claridad, pero ¡¡oh casualidad!! la orilla gallega sí aparece, fielmente reflejada, como zona de desembarco del Puente de los Santos.


De otro lado, el trato que recibe la imagen en el sobre soporte de este matasellos «Primer día de Circulación» es muy parecido, y la leyenda que une Puente de los Santos y Ribadeo (que era lo que algunos querían) prevalece.


Bueno, pues el daño ya esta hecho. Para los que continúan con la polémica les vamos a dejar unos escuetos datos históricos que pueden ser comprobados, y salvo la sentencia de 1959, que no vamos a ocultar, ya que deseamos poner luz donde otros sembraron tinieblas, el resto de sentencias sobre el litigio de la denominación de la Ría del Eo dejan claro de qué estamos hablando. En 1800 los barcos navegaban por el estuario que conforma la Ría del Eo hasta llegar a la parroquia de Abres, en el concejo de Vegadeo, 15 km río arriba, pero vamos a lo que de verdad nos ocupa, que a mi modo de ver sienta precedente y deja claro de qué estamos hablando.


1.- Sentencia dictada en el año 1580 por Juan de Grijalba, declarando toda la ría asturiana, incluso la margen lucense.


2.- La resolución del Consejo de guerra y Castilla, de 20 de julio de 1691, manteniendo lo mismo.


3.- El apeo del Principado de Asturias efectuado en 1713 en que el río Eo quedó asturiano de una parte y de otra.


4.- La Sentencia del Tribunal Supremo de 17 de mayo de 1887, en que se decide a favor del Juzgado de Castropol la competencia sobre hechos acaecidos en la margen izquierda de la ría del Eo.


5.- El deslinde del año 1889 acorde con tales principios.


6.- Las actuaciones notariales a cargo de los notarios de Castropol y Vegadeo otorgando documentos en la margen izquierda de la ría.


Frente a este largo historial, tan sólo el inexplicable deslinde llevado a cabo en el año 1959, con solución salomónica que puso la línea divisoria en «el eje del río y ría del Eo», que quitó a Asturias la mitad de la ría por una resolución ministerial lamentable consentida por no ser oportunamente impugnada en vía contencioso-administrativa por los ayuntamientos de Castropol y Vegadeo y por la Diputación Provincial de Oviedo.


Quien no tiene nada que ocultar aporta datos, lejos del fanatismo nacionalista, lejos también de aquellos que manipulan la realidad fotográfica, histórica y documental de una ría, la Ría del Eo, que baña dos comunidades autonómicas, de la cual llevan viviendo siglos sus habitantes en perfecta armonía, aunque también debemos resaltar que su entorno está siendo más respetado por los ahora ninguneados asturianos que por nuestros vecinos «de la orilla de enfrente» o, como diría un ex-regidor municipal, «os do outro lado da ría».


Sña. Ministra, señores responsables de las emisiones filatélicas de Correos, lo que las infraestructuras del Estado unieron en beneficio de todos que no lo separen los políticos con sus decisiones arbitrarias, o quizás los oscuros intereses de algunas personas con sobradas y demostradas ansias de protagonismo.


Podía haber caído yo en el mismo pecado, pues en Vegadeo deberíamos haber solicitado un sello que conmemorara la inauguración del «Puente Príncipe Alfonso», paso obligado para todos los que desde Asturias se dirigían a Galicia y viceversa hasta el año 1987, el cual, situado en los límites de la villa de Vegadeo, sigue hoy siendo paso de comunicación alternativo con la comunidad gallega, el también conocido popularmente como «Puente de Porto», que en el presente 2013 cumple 150 años (claro que esto, para algunos, no es nada).


Aquí les dejo a todos un reto: emitan un sello dentro de los denominados «Espacios Naturales» que muestre nuestra Ría del Eo (declarada como Reserva Natural Parcial de la Ria del Eo - espacio protegido) en todo su esplendor, tal y como es, que muestre a sus gentes, su cultura, su historia, su rica gastronomía. Pero no olviden que los que aquí vivimos, lejos de parafernalias, revanchismos y ganas de polemizar y manipular, llamamos a las cosas por su nombre, como siempre se hizo, por otra parte, por la inmensa mayoría de los habitantes de la Ría del Eo. Por eso permítanme decirles a todos: ayer, hoy, mañana y siempre, Ría del Eo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído