Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castropol se esmera con el Corpus

Unos quince voluntarios preparan las alfombras florales que lucirá la villa en la fiesta, de interés turístico regional

Varios voluntarios de "El Pampillo" realizan los perfiles de las alfombras con los concos de eucalipto.

Varios voluntarios de "El Pampillo" realizan los perfiles de las alfombras con los concos de eucalipto. Gustavo García

El suyo es un ejercicio de paciencia, dedicación y precisión extremas, con el único objetivo de que Castropol, su villa, luzca las mejores galas el día del Corpus Christi, declarado fiesta de interés turístico regional y que se celebra el 22 de junio. Ellos son los miembros de la asociación "El Pampillo", que elaboran cada año decenas de alfombras florales para esta celebración.

Para que su arte vea la luz unas pocas horas, desde que las alfombras son colocadas hasta que sufren las pisadas de los viandantes, el trabajo previo comprende largas jornadas durante los dos frenéticos meses que consumen los preparativos. "Ahora estamos perfilando con el conco -la dura cápsula que protege el fruto del eucalipto- las formas que luego rellenaremos con flores de colores", explica la presidenta de la asociación cultural "El Pampillo", Maite Muiña, mientras que media docena de voluntarios no levanta la vista del metódico trabajo de perfilar las figuras. "Cada calle tiene un estilo, marcado por la tradición. Los diseños los realizamos primero a escala y luego los pasamos a estos papeles", señala la presidenta. Lo hacen así para evitar las dificultades que el empedrado de muchas calles de la villa les impone. El siguiente paso será introducir el color en las creaciones. Para ello usarán ciprés, que aporta un verde intenso, y saldrán en busca de la flor que da nombre al colectivo, el pampillo, que pone el amarillo.

Además, se utilizan materiales como sales, arenas, arroz teñido o viruta, dependiendo de los gustos. "El sábado por la tarde se empieza a medir y dibujar las calles, para que todo esté listo el domingo de fiesta", cuenta Maite Muiña.

Las alfombras son una tradición "de siempre" en Castropol, como asegura Ovidio Vila. "Hay fotos de 1916 en las que aparecen estas decoraciones. Y hablas con gente que tiene más de 90 años y que recuerda que ya era una costumbre vieja en aquella época", explica.

La agenda de "El Pampillo" alterna el trabajo para las alfombras del Corpus Christi con viajes y talleres. El jueves y el viernes desplazarán su arte hasta el colegio La Paloma, donde desarrollarán un taller de alfombristas que busca inculcar esta tradición en los escolares. La semana que viene viajarán hasta Italia, a la localidad de Cusano Mutri, donde participarán con una alfombra en un certamen internacional. Y, tras el Corpus Christi, del 26 al 29 de junio regresarán a Italia, para participar en el V Congreso de Arte Efímero de Roma.

Compartir el artículo

stats