Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Navia arroja luz sobre la factura

Uno de cada cinco hogares gasta más por contratar mal la potencia eléctrica, según un trabajo de dos alumnas del Instituto premiado por la Universidad de Granada

Navia arroja luz sobre la factura

Navia arroja luz sobre la factura

Uno de cada cinco hogares tiene una potencia eléctrica contratada muy superior a la que realmente necesita, y ello puede conllevar un sobrecoste de hasta 600 euros al año en el recibo de la luz. Es la principal conclusión del estudio "La factura de la luz", realizado por alumnos del Instituto naviego Galileo Galilei y premiado con el primer puesto en el concurso Incubadora de Sondeos y Experimentos celebrado en la Universidad de Granada.

"Hicimos un estudio sobre las facturas de la luz de hogares de Navia y alrededores, y comprobamos si tenían bien contratada su potencia", explica la alumna Amaya Fernández, que junto a Paula Iglesias y al profesor Roberto Manín presentaron el trabajo, en primera instancia, en la fase regional, y luego en la nacional, con sendos éxitos. La muestra fueron los padres de los alumnos del centro, y las conclusiones, evidentes. "Uno de cada cinco hogares tiene mal contratada su potencia. Hay gente que no la mira bien, y otros que no están en la compañía que deberían estar. y que por no cambiarse siguen pagando más", apunta Amaya.

Ayudados de las lecciones de estadística estudiadas durante el curso, el equipo de trabajo utilizó una serie de programas informáticos para establecer correlaciones y comparativas entre la potencia contratada, el consumo, el importe de la factura y las personas que viven en cada hogar.

El resultado final fue un modelo, sustentado en una fórmula, que, aplicando diversas variables, ofrece la mejor solución, la más económica, a la hora de contratar la potencia en los hogares.

"Comprobamos que en la factura de la luz influye más la potencia contratada que la compañía a la que se pertenece. Y esa compañía nunca te va a contratar a la baja", explica Manín. Por ello alerta de la necesidad de estar atentos para que el bolsillo no sufra las consecuencias: "La gente se fía bastante, y le meten el contrato de turno".

Por ello, Manín destaca la gran adaptación del trabajo de sus alumnas a la vida real, su gran aplicación práctica. "En el concurso se buscaba escoger una situación real y adaptarla al nivel de Bachillerato, para así generar una buena idea, un buen proyecto". La victoria en Granada "fue una gran sorpresa", afirma Amaya, que explica que el premio ya era acudir a la cita. "No nos lo creíamos cuando dijeron nuestro nombre", afirma.

Amaya Fernández estudiará el próximo curso Magisterio, mientras que Paula se ha decantado por Económicas. "Tendré que usar la estadística, como en este trabajo", apunta la estudiante, convencida de que el concurso ha sido una buena introducción a la materia. El trabajo, además, será publicado por la Universidad de Granada, por lo que ya tienen méritos que lucir en su currículum.

Ambas alumnas recomiendan a los ciudadanos "revisar bien la potencia y comparar con otras compañías de libre mercado si quieren ahorrar en las facturas".

Compartir el artículo

stats