Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buena mano en Castropol

La castropolense Virginia Quintana expone hasta el sábado su trabajo fotográfico en la Casa de Cultura local

Virginia Quintana posa delante de la Casa de Cultura castropolense con una de sus fotos favoritas. T. CASCUDO

Desde las diminutas manos de un feto hasta las curtidas y experimentadas de un anciano de 93 años quedan recogidas en la veintena de fotografías que la castropolense Virginia Quintana muestra estos días en la Casa de Cultura de Castropol y que repasan la vida a través de las manos de personas de edades y profesiones dispares. La exposición se podrá visitar hasta el sábado.

El trabajo surgió en las aulas del ciclo formativo de Iluminación, captación y tratamiento de la imagen que esta joven de 21 años cursa en La Coruña. "En una de las asignaturas nos plantearon desarrollar un proyecto fotográfico, que debía mostrarse al público", precisa Quintana. No le costó mucho elegir la temática, ya que las manos siempre le llamaron la atención, pues "es en lo primero que me fijo en una persona". Así que, una vez lo tuvo listo, pensó en exponerlo en su concejo natal, donde, además, se tomaron la mayor parte de las fotografías.

"Quiero que la gente mire la foto y piense en qué pudo trabajar esa persona o en qué vida llevó. Las manos se desgastan rápido y no se pueden ocultar, creo que dicen mucho de las personas", explica esta joven, que muestra su trabajo fotográfico al público por primera vez.

El trabajo de Quintana está formado por treinta fotografías (si bien solo veinte se han colgado en las paredes de la Casa de Cultura) hechas en blanco y negro, aunque incluyen detalles en color de algunos objetos.

La joven artista confiesa que la parte más difícil de montar la exposición fue la elección final, pues fotografió a mucha gente y tomó muchas instantáneas de cada modelo.

Compartir el artículo

stats