Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Enfado florido en Castropol

La asociación El Pampillo denuncia la falta de apoyo del Consistorio y critica su decisión de retirar el logo de la parroquia de Santiago de los carteles del Corpus

Una de las calles de Castropol engalanadas de alfombras durante el Corpus.

Una de las calles de Castropol engalanadas de alfombras durante el Corpus. T. CASCUDO

La decisión del Ayuntamiento de Castropol de retirar del cartel anunciador del Corpus Christi el logo de la parroquia de Santiago ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la asociación cultural El Pampillo. El colectivo que se ocupa de desarrollar las alfombras florales que cubren la capital castropolense durante esta celebración denuncia la falta de apoyo económico del Consistorio -algo que niega el gobierno local- con esta fiesta declarada de Interés Turístico Regional que atrae a la capital del concejo a cientos de personas cada año.

La presidenta de El Pampillo, Maite Muiña, explica que desde el Ayuntamiento justifican como una "decisión política" la retirada del logo, algo que los alfombristas no comprenden al tratarse de una fiesta religiosa. "Como no queremos que se ningunee a la parroquia y, ante el descontento general de los alfombristas, hemos decidido sacar nuestro cartel de manera conjunta con la parroquia", añade Muiña. Además, El Pampillo ha enviado un escrito al Consistorio en el que le prohiben usar el logo de la asociación en el cartel que están preparando para la fiesta. En este sentido, el Alcalde de Castropol, José Ángel Pérez, resta importancia al asunto y dice que el anagrama se retiró con el conocimiento del párroco.

Pero la queja del colectivo castropolense va más allá de la retirada puntual del logo y el hecho de que se vayan a editar dos carteles. Muiña reconoce que el Ayuntamiento les da apoyo en determinados aspectos como la cesión de locales o la colaboración de empleados municipales, pero también denuncia que reciben "continuas zancadillas" desde el gobierno local y por ello han decidido de manera unánime hacer pública su situación. Con todo, deja claro que estos hechos no hacen peligrar de ninguna manera la confección de alfombras: "El Corpus no se hace por el Ayuntamiento, se hace porque el pueblo quiere y nuestro compromiso se mantiene".

La presidenta de la asociación explica que el Ayuntamiento les debe parte de las facturas de la compra de materiales con los que confeccionaron las alfombras del año pasado y se queja de que "a estas alturas no sabemos si nos van a dar subvención o no". El año pasado les propusieron hacerse cargo del bar colocado durante el festival de las ostras, después de que otro club rechazara gestionarlo por falta de personal. "Nos ofrecieron la recaudación del bar, pero finalmente nos dicen que lo que ganamos nos lo restarán de la subvención prometida y que está sin percibir", incide Muiña. Los alfombristas descartaron gestionarlo de nuevo al cambiar las condiciones.

Por último, El Pampillo indica que forma parte de la Comisión Gestora Internacional del Arte Efímero que trabaja para lograr el reconocimiento como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad y, aunque desde el principio el Ayuntamiento les prometió su ayuda, "no hemos recibido nada hasta el día de hoy". En materia de viajes El Pampillo precisa que sólo en 2004 el desplazamiento de los alfombristas a Italia fue financiado por el consistorio, así como un billete y estancia en Roma en 2013.

El Alcalde de Castropol considera " injustificadas" estas quejas y asegura que El Pampillo supone a las arcas municipales un gasto anual que ronda los 5.000 euros, "sin contar los trabajos que realiza el personal municipal". Pérez indica que su gobierno ha sido el que más ha apoyado a la asociación, poniéndola en el mapa y logrando el reconocimiento como Fiesta de Interés Turístico para el Corpus. Cuestiona la actitud del colectivo y considera que "Castropol no puede permitirse que las alfombras sean un problema; debemos ir todos a una".

Compartir el artículo

stats