Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MARÍA JOSÉ MARTÍNEZ | Coordinadora de la Unidad de Atención Infantil Temprana del Área I

"Es prioritaria la detección precoz de cualquier desvío en la maduración de los niños"

"El 80% de las altas de este año fueron por evolución positiva; son pequeños que en el ámbito educativo no precisarán apoyo"

María José Martínez en el centro. TANIA CASCUDO

Tapia acoge desde hace quince años la Unidad de Atención Infantil Temprana (UAIT) del Área Sanitaria I, un servicio público que atiende a los niños menores de 3 años que presentan algún tipo de alteración en su desarrollo. Desde su inicio, el centro se ubica en las instalaciones de Fundación Edes, que el pasado verano renovó su contrato con la Consejería de Servicios y Derechos Sociales. Al frente de la UAIT se encuentra la psicóloga castropolense María José Martínez, que coordina un equipo formado también por una fisioterapeuta, una logopeda y una psicomotricista.

-¿Qué es exactamente la UAIT y cómo trabaja a diario?

-Es un servicio público y, por tanto, gratuito, donde se presta atención a niños que presenten o puedan presentar alteraciones en su desarrollo, desde el nacimiento hasta la edad de escolarización, y también a sus familias. En Asturias tenemos la suerte de que la Administración lleva años apostando fuerte por una Atención Infantil Temprana de calidad y descentralizada. Para mí el principio de proximidad es prioritario. En lo que respecta a nuestro trabajo diario, el primer día realizo una entrevista de acogida a la familia donde se recogen los datos más importantes para darle forma a la historia del niño. Posteriormente se hace una valoración, tanto por parte de la psicóloga como de las profesionales técnicas pertinentes y, tras una reunión de equipo, se establece una impresión diagnóstica y se elabora un plan de intervención con los objetivos a trabajar con cada niño, si precisa tratamiento. No obstante, muchos niños no precisan una intervención directa y continua en la UAIT sino sólo un seguimiento de su desarrollo evolutivo.

-¿Cómo llega un usuario a la unidad?

-Los usuarios son derivados por los pediatras de Atención Primaria del Área. También recibimos derivaciones por parte de servicios médicos especializados, así como desde servicios sociales y escuelas infantiles, pero es imprescindible que en el expediente de cada niño conste la interconsulta de su pediatra. No obstante, si una familia considera que su hijo necesita de la ayuda de algunas de las profesionales de la UAIT, se puede poner en contacto con nosotras y ya nos encargamos de establecer la coordinación necesaria con el pediatra correspondiente. Trabajamos en coordinación estrecha con los recursos sanitarios, educativos y sociales. Yo siempre digo que esta coordinación es el pilar fundamental de la atención temprana.

-¿En qué medida la rapidez de actuación es un factor clave?

-Es prioritaria y fundamental la detección precoz de cualquier desvío en la línea de maduración. El enfoque con el que trabajamos es totalmente preventivo, cuanto antes pongamos en marcha el dispositivo para la intervención mucho mejor, está claro que la evolución puede depender en gran medida de la pronta detección. Además, no nos podemos olvidar de la plasticidad neuronal en el bebé que dota al sistema nervioso de una capacidad de recuperación mayor, la cual disminuye a medida que pasan los años.

-¿Qué volumen de casos se atienden al año?

-Durante el año 2015, hasta la fecha actual, hemos tratado a 115 usuarios. Normalmente atendemos alrededor de 100 usuarios anuales.

-¿Qué tipo de alteraciones se tratan?

-Se trata cualquier tipo de trastorno o alteración en las diferentes áreas del desarrollo, a nivel motor, cognitivo, sensorial, de la comunicación, del lenguaje, emocionales, de la conducta; además de niños en situación de riesgo socio-familiar o de riesgo biológico, por ejemplo prematuridad, e igualmente trastornos de origen genético. En definitiva, cualquier alteración o trastorno que pueda comprometer el desarrollo del niño. En 2015 el mayor porcentaje de casos atendidos fue por trastornos motores, seguido de inicios tardíos del lenguaje. Estamos observando, en los últimos años, un incremento en las derivaciones realizadas por sospecha de trastorno de espectro autista y prematuridad.

-¿Qué les diría a las familias para que pierdan el miedo a llevar a su hijo al centro?

-Yo creo que las familias que recibimos acuden, en algún caso, con algo de desconocimiento, pero no con miedo, ya que vienen asesoradas previamente por su pediatra. Me gustaría resaltar que el 80% de las altas que hemos dado este año han sido por positiva evolución, eso significa que son niños que en el ámbito educativo no precisarán ningún tipo de apoyo y por lo tanto cuando salen de la UAIT tienen un nivel de desarrollo psicomotor absolutamente adecuado a su edad.

-Estrenan campaña de divulgación del servicio, ¿con qué objetivos?

-Hemos iniciado una serie de actividades de intervención comunitaria para promover el conocimiento y la divulgación de la Atención Temprana tanto en los recursos del área como en las familias de los menores: charlas en las escuelas infantiles sobre comunicación y lenguaje, colaboración con el grupo de apoyo a la lactancia de la zona (Lactamor), envío de cuestionarios a los pediatras para detectar sospecha de trastorno de espectro autista en las revisiones del niño sano de 18 y 24 meses, charlas a las familias sobre prevención de malos hábitos orales y alteraciones en la musculatura orofacial. El objetivo por supuesto, es preventivo.

-¿Qué recomendación da a los padres primerizos, con más temores con respecto al normal desarrollo de los bebés?

-Con el primer hijo el nivel de exigencia que tenemos los padres normalmente es altísimo, les diría que no pierdan tanto tiempo leyendo y preocupándose de lo que le puede pasar a su bebé, a veces nos volvemos casi paranoicos, vemos problemas cuando, en realidad, sólo son pequeños contratiempos en la crianza. Siempre les digo que los analicen menos y los disfruten más, que la infancia vuela y que, ante cualquier pregunta, no duden en acudir a su pediatra.

-La sociedad actual, con las prisas y el trabajo de ambos progenitores, puede restar tiempo a la crianza ¿Qué cosas deberían ser insustituibles?

-Lo prioritario es que el tiempo que les dedicamos, aunque no sea mucho, sea de calidad, nuestro amor, atención y, por supuesto, los cuidados básicos es lo que nuestros necesitan. Hay cosas que podemos delegar, pero nunca su educación y sus necesidades afectivas, es importante transmitirles siempre que se les quiere.

Compartir el artículo

stats