Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Castropol lleva la playa al colegio

"La idea es que los niños sepan cómo actuar y cuál es la labor del servicio de salvamento", manifiesta el responsable local de Protección Civil

La playa de Penarronda viajó ayer al patio del colegio La Paloma de Castropol. La recreación sirvió para enseñar a los más pequeños cuáles son las normas que hay que cumplir en los arenales, cómo responder ante imprevistos como picaduras y cortes, y cuál es la función de los responsables del servicio de salvamento. "No me esperaba que estuvieran tan preparados, pensé que estarían más verdes", reconoció Rodrigo Vijande, coordinador local de Protección Civil y encargado de impartir este particular taller.

La iniciativa, bautizada "Playas amigas", partió del Ayuntamiento de Castropol con el objetivo de concienciar a los más pequeños ante el inminente inicio de la temporada estival. "Es una iniciativa pionera en esta zona. La idea es que los niños sepan cómo tienen que actuar y también cuál es la labor del salvamento, para qué estamos nosotros en la playa", añadió Vijande, que estuvo acompañado por su hermano Bruno, también voluntario de Protección Civil. No les faltó detalle, desde la lancha de salvamento y la torre de rescate, hasta las banderas que señalizan las zonas de baño.

"¿Qué es lo primero que tenemos que hacer antes de ir a la playa?", preguntó Vijande. "¡Echar crema!", respondió uno de los pequeños. El viaje figurado al arenal empezó en casa con los elementos que no deben faltar en la mochila. Al llegar a la playa, incidió el monitor, hay que prestar atención a la bandera que indica el estado del mar y también a las señalizaciones que marcan las zonas de peligro.

Vijande les expuso algunos trucos para combatir las picaduras de los ariegos o escarapochos: "El único remedio que hay es el calor, así que, si te pica, lo mejor es salir del agua y poner el pie en la arena caliente". Los pequeños no dejaron de hacer preguntas, como qué hacer frente a los tiburones. Vijande les tranquilizó explicando que no suelen verse.

El taller se repetirá el viernes, ya que la idea es que participe todo el alumnado del colegio La Paloma. El concejal castropolense Ramón González visitó ayer el colegio para seguir la exhibición y no descartó dar continuidad al taller si tiene buena acogida.

Compartir el artículo

stats