Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lectura familiar en Castropol

Un grupo de seis padres del colegio La Paloma se sumó ayer al exitoso programa de animación lectora que se desarrolla desde hace tres cursos

Por la izquierda, Miriam Rodríguez, Víctor Balsa, María Antonia Fernández, Marta Fernández-Catuxo, el director del centro, José Manuel Fernández, y agachadas, Sonia Fernández, Luisa Llanderrozos y la bibliotecaria castropolense, Manuela Busto. T. CASCUDO

Se puede decir que en el colegio castropolense La Paloma la lectura es cosa de todos. Ayer lo demostraron un grupo de seis madres y padres de alumnos del centro que se sumaron al exitoso programa "Padrinos y madrinas de lectura" leyendo cuentos adaptados a los diferentes niveles del centro. Llegaron "nerviosos", pero contentos de sumarse a una iniciativa que está dando muy buenos resultados.

La iniciativa nació hace tres cursos gracias a la colaboración de la biblioteca Menéndez Pelayo de Castropol y el centro educativo. En esencia, los niños mayores del centro se convierten en "padrinos" y "madrinas" lectores de los más pequeños y una vez al mes se reúnen para leerles. La implicación de los mayores y la atención de los pequeños sorprende a todos. "La actividad les gusta, están muy pendientes y les motiva mucho", resume Víctor Balsa, uno de los padres.

El director del centro, José Manuel Fernández, explica que a los mayores les "gusta mucho la actividad y están muy pendientes del día que les toca leer". Señala el compromiso de los de más edad, que llegan a hacer manualidades y a caracterizarse para que su lectura cale hondo, pero también la actitud de los pequeños, por cómo atienden a sus compañeros. En este sentido la bibliotecaria, Manuela Busto, explica que la iniciativa ya va más allá de la lectura pues sirve para crear "vínculos afectivos" entre padrinos y ahijados. "El programa se va consolidando y los resultados son muy buenos", apunta.

El programa también contempla "regalos" lectores para los alumnos, como la visita que ayer protagonizaron los padres. "Estamos nerviosos porque es un ambiente distinto para nosotros y no estamos acostumbrados, pero también ilusionados", decía Marta Fernández-Catuxo, presidenta de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA).

Compartir el artículo

stats