Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Europa financia, con 2,2 millones, el plan para restaurar las márgenes del río Eo

El proyecto "Life Fluvial", que se extiende a cauces de Galicia y Portugal, prevé eliminar plantas invasoras y sustituir eucaliptos por bosque natural

Foto de grupo de los participantes en la presentación del plan, ayer, en Ribadeo.

Foto de grupo de los participantes en la presentación del plan, ayer, en Ribadeo. G. G.

Erradicar especies invasoras, eliminar los árboles sin vida y restaurar la vegetación autóctona allá donde se haya deteriorado o fragmentado son algunas de las acciones que se llevarán a cabo dentro del proyecto "Life Fluvial", que busca mejorar el estado de conservación de los corredores fluviales, ligados a los ríos, de la zona atlántica de la península Ibérica. El proyecto, que nació en el Eo, se extiende a otras zonas naturales de Galicia y Portugal, y cuenta con una sólida base de colaboración entre varias universidades, administraciones nacionales, regionales y locales.

Ribadeo fue el lugar elegido para la presentación, ayer, de este plan, que contempla una inversión de 3.032.223 euros en un plazo de cuatro años. Tres cuartas partes de estos fondos, unos 2.275.000 euros, serán aportados por la Comisión Europea, que ha considerado "prioritarias" las acciones contempladas en este proyecto.

El Instituto Universitario de Biodiversidad Agraria y Desarrollo Rural (Ibader) de la Universidad de Santiago de Compostela y el Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurot) de la Universidad de Oviedo son los promotores del plan, que también cuenta con el apoyo del Instituto Superior de Agronomía de la Universidad de Lisboa.

Además, son actores esenciales un buen número de ayuntamientos, asturianos y gallegos, empresas, así como colectivos, como la Asociación de Desarrollo Rural Mariñas-Betanzos (La Coruña), e InterEo, la asociación de municipios de la Reserva de la Biosfera de Oscos, Eo y Terras de Burón. El plan contempla acciones en zonas catalogadas dentro de la Red Natura 2000, en la cuenca media y baja del Eo, en el Miño, en el embalse de Cecebre y en el norte de Portugal.

El grueso de las actuaciones se quedará en el curso fluvial que separa Asturias y Galicia. Incluyen, por ejemplo, la adquisición por parte del Ayuntamiento de Ribadeo de 33 parcelas, que suman cuatro hectáreas y media de terreno, a orillas del estuario. El objetivo es eliminar las plantaciones de eucalipto que bordean la masa de agua y sustituirlas por bosque autóctono, un proceso que el municipio ribadense ya inició hace unos años.

En el Eo también se actuará sobre un total de 22 tramos, que suman unos 60 kilómetros de cauce fluvial, tanto en la margen asturiana como en la gallega. De esta forma, se verán beneficiados los concejos de Castropol, Vegadeo y San Tirso de Abres. En estos espacios arbóreos se busca eliminar las especies invasoras, acabar con problemas como la plaga de la "Phytophthora", que afecta especialmente a especies como los alisos, y repoblar aquellos espacios deteriorados por el monocultivo y el uso intensivo.

Otras acciones que se enmarcan en el plan son el desarrollo de talleres en centros escolares, las labores de formación de voluntariado, y la organización de jornadas técnicas para profesionales del sector.

"Los ríos son extraordinariamente importantes porque ofrecen energía y alimento a las poblaciones; pero también funcionan como conectores ecológicos de los diversos ecosistemas terrestres", destacó durante la presentación el director del Indurot, Jorge Marquínez, quien puso de manifiesto "la importancia de desarrollar acciones de este tipo y difundirlas a la sociedad", dentro de una labor de concienciación.

Por su parte, el anfitrión del encuentro, Fernando Suárez Barcia, alcalde de Ribadeo, subrayó que proyectos como el "Live Fluvial" "nos señalan por dónde debe ir el crecimiento sostenible", y animó a mantener esta unión entre tal cantidad de actores para futuros trabajos.

Compartir el artículo

stats