Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los traslados médicos desde los Oscos no ofrecen garantías los días festivos

Pacientes de Nefrología critican que no se mantenga un profesional de forma continuada en el Hospital de Jarrio

Personal sanitario de los Oscos ha denunciado las condiciones de los traslados de urgencia en ambulancia hasta el Hospital de Jarrio durante los fines de semana y los días festivos. Los profesionales explican que los pacientes que corren riesgo vital son trasladados en una ambulancia que "no está acondicionada para la asistencia en ruta", y que, además, no permite al personal realizar con garantías las maniobras necesarias en este tipo de casos.

La asistencia prestada no es la adecuada, dicen, a pesar de que se dispone de una UVI móvil, y tres ambulancias de soporte vital básico que sí están acondicionadas. "La mala gestión de los recursos hace que se estén utilizando ambulancias convencionales en vez de las que serían necesarias, poniendo en peligro la vida del paciente y de la enfermera", aseguran los profesionales de la zona.

Susana Santamarina, gerente del área sanitaria I, explica que la situación "ha sido señalada por los alcaldes al Consejero con ocasión de la presentación del marco integral de actuaciones en la comarca, y existe una propuesta de trabajo sobre la situación del transporte sanitario que será desarrollada próximamente y que, además de revisar la situación de las ambulancias, prevé el refuerzo de la dotación actual del área con una UVI mediacalizada".

Por otro lado, usuarios de hemodiálisis han manifestado su descontento con la situación planteada de cara al futuro del servicio de Nefrología, colaborando con el Hospital San Agustín de Avilés, de donde llegarán los especialistas para atender a los pacientes del Noroccidente. "Si surge una emergencia no hay quien pueda atendernos aquí. ¿Tendremos que ir hasta Avilés?", se cuestionan los pacientes afectados.

La gerencia señala que "la atención a los pacientes de Nefrología del área se realiza ya de manera efectiva por el servicio del San Agustín". De este modo, los nefrólogos acuden tres días por semana desde las nueve de la mañana hasta las cinco de la tarde para atender a los pacientes de hemodiálisis, así como las consultas. Indica que la demora del servicio es de 16 días, y que ahora hay 16 pacientes aguardando una consulta, una situación "normalizada", apunta Santamarina.

"Las urgencias pueden ser resueltas cuando están los nefrólogos en el hospital. Si se producen fuera de ese horario, son atendidas por los profesionales de urgencias o del servicio de medicina interna", asegura la gerencia.

Compartir el artículo

stats