En lo que va de año en Asturias se han realizado 10 trasplantes cardíacos, 60 de riñón, 36 hepáticos y 124 de córnea. "La sociedad asturiana está muy concienciada, es muy solidaria, por lo que tenemos unas cifras de donación muy buenas", apuntó ayer, en Castropol, Dolores Escudero, coordinadora autonómica de Trasplantes de Asturias. Además, la tasa de negativas a la donación se ha rebajado este año hasta el ocho por ciento, y el objetivo es "que en un futuro llegue al cero por ciento, que todo el que pueda done sus órganos", afirmó.

La coordinadora regional participó en Castropol en la sesión de clausura del noveno Foro Comunicación y Escuela, en un acto centrado en la donación de órganos y su importancia en la sociedad. En ese sentido, se explicó que donar órganos "es un papel de todo un hospital, desde el primer al último profesional, pero también de toda la sociedad", apuntó Escudero, que destaca las buenas cifras de España, líder mundial en este tipo de operaciones, con 43,4 donantes por cada millón de habitantes.

El Foro Comunicación y Escuela reunió a destacados profesionales de la región en materia de trasplantes. "Se trata de personas altamente cualificadas, que han dedicado esfuerzo y trabajo para salvar vidas", destacó el coordinador del Foro, Luis Felipe Fernández.

"La donación está basada en la solidaridad y el altruismo", subrayó, por su parte, José María Valle Castro, cirujano, responsable del equipo que realizó el primer transplante de corazón en Asturias, en febrero de 1998. "Donar un órgano es un acto de generosidad extrema", destacó el urólogo del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) Miguel Hevia, y el cardiólogo José Luis Lambert incidió en los beneficios de la prevención.

La cara a los trasplantes la puso Jorge Montes, donante y trasplantado a su vez de corazón. "¿Cuánto no daríamos por un órgano que salvase la vida a un hijo o un hermano? Por eso donar es regalar vida", aseveró.