15 de mayo de 2018
15.05.2018

Pesca realizará este año "un mayor esfuerzo" de siembra de almeja en el Eo

El Centro de Experimentación Pesquera coordinó la suelta de 100.000 ejemplares en la ría, que sigue cerrada al marisqueo por marea roja

15.05.2018 | 04:06
En primer término, la bióloga Carmen Rodríguez siembra almeja al voleo.

"Este año vamos a hacer un mayor esfuerzo de siembra de almeja en el Eo", explica la bióloga Carmen Rodríguez, responsable del Centro de Experimentación Pesquera de Castropol, mientras siembra al voleo en la zona conocida como Punta de Todos los Santos. De hecho, en 2018, el 80 por ciento del stock del criadero irá a parar a esta ría con el objetivo firme de recuperar una actividad marisquera prácticamente perdida en el estuario más occidental de Asturias.

En 2017, el Eo recibió 200.000 semillas dentro de las campañas de repoblación que promueve la Dirección General de Pesca, una cifra que se verá ampliamente superada en 2018. A principios de primavera se sembraron en el Eo 150.000 unidades, 100.000 más fueron sembradas ayer y está previsto que en las mareas vivas de julio y agosto se arroje una cantidad importante de las 450.000 unidades (una parte irá para la ría de Villaviciosa) que permanecen en fase de preengorde en el centro castropolense.

Explica Rodríguez que lo ideal es que, al igual que en Villaviciosa, en el Eo también se creara un colectivo de mariscadores dedicado a la almeja. "Habría que esperar unos dos o tres años mínimo hasta que las almejas adquirieran la talla comercial y, al aumentar la población natural, lo lógico sería que entrara gente joven a trabajar en esta actividad", añade la bióloga.

Los juveniles sembrados ayer tienen nueve meses y una talla de entre siete y diez milímetros. El grueso de la siembra se cubrió con una malla que protegerá las almejas durante dos meses y favorecerá su asentamiento. Pasado ese período, se retirará para permitir su dispersión natural. Además, los trabajadores del Centro de Experimentación Pesquera realizaron una siembra al voleo.

La siembra de ayer se produjo en plena marea roja, un fenómeno natural que en nada afecta a los moluscos, pero sí a su consumo. Este episodio se detectó el pasado 19 de abril, lo que obligó al cierre cautelar del estuario al marisqueo de moluscos bivalvos por los elevados niveles de toxicidad registrados. Ayer se envió una nueva muestra de mejillón y ostra para su análisis, cuyos resultados se conocerán mañana. Hacen falta dos resultados negativos consecutivos para que se pueda reabrir la ría.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook