Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una campaña para "CastropoLeer"

La biblioteca Menéndez Pelayo promueve - la lectura con fotografías en las que - los usuarios ejercen de modelos

Una campaña para "CastropoLeer"

Una campaña para "CastropoLeer"

Un original anuncio de una librería mexicana (una foto de una popular marca de vaqueros acompañada de la frase "Hasta tus jeans dicen LEE") dio a la bibliotecaria de la Menéndez Pelayo de Castropol, Manuela Busto, la idea de lanzar una campaña publicitaria de la institución castropolense. La iniciativa salió adelante gracias a la colaboración de la fotógrafa Ana Penzol y de decenas de usuarios del centro lector, convertidos para la ocasión en improvisados modelos.

"La campaña está dirigida a los no lectores, a los que se les dice que la lectura es algo divertido y que acercarse al mundo de los libros puede ser fascinante y sanador", apunta Busto. La propuesta, bajo el eslogan "CastropolLee", se presentó el pasado viernes y estos días las fotografías pueden verse en las redes sociales, en carteles distribuidos por los comercios locales y en una exposición instalada en la sede de la Menéndez Pelayo.

Se da la circunstancia de que Ana Penzol, madrileña de nacimiento pero con raíces en Castropol, es descendiente de dos de los fundadores y colaboradores habituales de la Menéndez Pelayo, que nació hace 96 años como Biblioteca Popular Circulante. Llegó hace un año a Castropol y lo primero que hizo fue entrar en el club de lectura de la biblioteca, donde se puso a disposición de Busto para aquello en lo que pudiera colaborar. Dicho y hecho. "Aparte de lo divertido del trabajo, me ha servido para conocer a la gente del pueblo; ahora los niños me saludan por la calle", dice satisfecha.

Aunque llevó más tiempo de lo inicialmente previsto, están muy conentas con los resultados y ya piensan en darle continuidad: "Hay mucho por mostrar y mucho por leer, y hay que recordar la gran suerte que tenemos por tener esta biblioteca", defiende Busto.

El trabajo contó con tres partes diferenciadas. Por un lado, se actuó en el archivo histórico de fotografías de la biblioteca con el objetivo de recrear algunas de las imágenes más conocidas. Busto explica que la biblioteca ya dirigió una campaña promocional de la lectura en la década de los treinta del siglo pasado y, en ese sentido, dice que esta iniciativa es una respuesta: "Del 'Leed' de aquella campaña al 'CastropolLee' de ahora, 96 años después seguimos leyendo".

Otra de las patas de la campaña son los Bookfaces que se han hecho con las portadas de los libros más leídos. El tercer y último eje del trabajo son las fotografías actuales de usuarios y colectivos leyendo en ambientes bien distintos, desde los deportistas del club de mar a bordo de una trainera con sus libros a una tarde relajada de lectura de una familia en el parque Vicente Loriente.

Además de las imágenes, el trabajo incluye eslóganes para animar a la lectura y guiños como el verbo inventado "CastropoLeer", que está dando mucho juego. En el fondo, añade la bibliotecaria, la campaña es una manera de mostrar el orgullo de los lectores por una institución que nació al calor de los vecinos.

Compartir el artículo

stats