13 de julio de 2018
13.07.2018

"Era lo máximo", dicen en Belmonte al despedir a su médico durante 35 años

Los vecinos, consternados por el fallecimiento de Elías García, de 72 años, del que destacan su celo como profesional y su bonhomía

13.07.2018 | 01:45
Belmontinos ayer a la entrada de la iglesia, para asistir al funeral.

"Para mí Elías lo era todo, una persona ejemplar; salvó la vida de mi madre de un infarto y la de mi hija mayor, Estefanía, de una peritonitis. Era lo máximo como profesional y no se le ponía nada por delante". Loli Álvarez Colado es una de las vecinas de Belmonte de Miranda que ayer acudieron a despedir a quien fuera médico del concejo durante 35 años, Elías García Iglesias, en el templo de San Julián, donde fueron recibidas sus cenizas tras su repentino fallecimiento, el pasado martes, a los 72 años.

Una pérdida que ha dejado al concejo sumido en la tristeza porque, además, García, tras jubilarse en 2010, continuó compartiendo días con los belmontinos, ya que tenía una casa en el concejo. "Se le va a echar mucho de menos, Belmonte era su casa porque, aunque se jubiló, seguía viniendo con la familia y lo veíamos mucho", comenta Julio Cabal, vecino de Selviella, quien destaca también del galeno su dedicación a los pacientes: "La gente le tenía mucho aprecio porque era un médico que atendía muy bien, ibas por cualquier cosa y te miraba entero. Dedicaba mucho tiempo a los pacientes, muy servicial, y no te mandaba a Oviedo porque sí, te miraba al completo antes de hacerte ir al especialista", recuerda Cabal.

Y es que durante los treinta y cinco años que García ejerció en Belmonte, de los cuarenta y uno que dedicó a la medicina, han sido muchas las generaciones que pasaron por su ojo clínico y sus tratamientos. "Una vez me corté con la motosierra en la pierna y fue él quien me cosió, me metió puntos por todas partes y me recuperé. Era un médico de los que hacían de todo, así como era muy buen paisano y muy querido", destaca Marcelino Fernández, de Dolia.

También el Ayuntamiento se sumó a las condolencias. La alcaldesa, Rosa Rodríguez, resaltó su vocación como médico rural "con mucho compromiso hacia los pacientes. Es una pérdida que nadie esperaba, merecía una jubilación larga después de dedicar tanto tiempo a trabajar".

Belmonte, encogido en silencio, despidió a su médico de toda la vida: "Era lo más grande", concluyó Álvarez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído