Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

JUAN LUIS ÁLVAREZ DEL BUSTO | Presidente de la asociación "Amigos de Cudillero" y cronista oficial del concejo

"En dos años alguien debería animarse y tomar las riendas de 'Amigos de Cudillero'"

"El anfiteatro, que es un símbolo del concejo, está cayendo; es un problema que viene de antes, no es culpa del actual gobierno municipal"

Juan Luis Álvarez del Busto, en El Pito (Cudillero).

Juan Luis Álvarez del Busto, en El Pito (Cudillero). G. GARCÍA

Para Juan Luis Álvarez del Busto (Cudillero, 1951) su tierra es su pasión. Por eso ha dedicado casi medio siglo de su vida a su conservación, difusión y promoción. Él concibió el premio de la Amuravela de Oro, y después la asociación "Amigos de Cudillero", que lo entrega. Ahora se plantea dar paso a un relevo al frente del colectivo pixueto.

- ¿Cómo resultó la entrega de la Amuravela de Oro?

-Con satisfacción, modestia y orgullo. Entendemos que la Amuravela de Oro es en estos momentos una referencia más que regional, teniendo en cuenta el grado de aceptación por parte de las personas que lo reciben y la capacidad de convocatoria de estos galardones; la misma que tiene la Fiesta Literaria de la Mar que será en septiembre.

- ¿Conlleva mucho trabajo?

-Todo lo que organizamos en "Amigos de Cudillero" cuesta. El esfuerzo lo ponemos nosotros, de una manera desinteresada. El problema es que las ayudas cada vez brillan más por su ausencia. Ahora contamos con la colaboración del Principado de Asturias, Caja Rural y Alfredo Martínez Cuervo, además de lo que conseguimos con la lotería y la revista literaria, que funciona muy bien, es todo un éxito.

- ¿Necesitan más ayuda?

-Me preocupa el aspecto económico, que es fundamental. Somos 215 socios, que pagan una cuota de 30 euros al año. Es una asociación que, afortunadamente está consolidada, que tiene prestigio más allá de nuestras fronteras; es una labor que parte de un concejo cada vez más pequeño en número de habitantes. Que un grupo de amigos sigamos con esta labor tiene su mérito, y no me lo achaco a mí, sino al grupo humano que trabajamos de manera ejemplar por Cudillero, y a la vez por Asturias. Sí podría haber un poco más de ayuda, para que esto siga adelante, con donaciones o aportaciones.

- Rosa Menéndez, presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), recibió una de estas distinciones. ¿Qué supone su figura para Cudillero?

-Es un gran orgullo, y prueba de ello es que en el mismo acto pedí a los miembros de la Corporación que propusiesen su nombramiento como "hija predilecta" del concejo, y creo que saldrá adelante. Es un orgullo para todo el concejo.

- ¿Se plantea dejar la presidencia del colectivo?

-En febrero del año próximo cumpliré cincuenta años al servicio de Cudillero. En 2019 se entregará la cuadragésima Amuravela de Oro. Y el remate de todas las actividades finalizará en febrero de 2020 con la presentación de la revista anuario "El Baluarte" número diez. Ahí hay un plazo más que suficiente para organizarse, y para que alguien se anime a coger las riendas de la asociación. Eso no quiere decir que yo desaparezca del mapa. Quien sea va a contar con mi total apoyo, siempre que trabaje con el desinterés y el cariño y la pasión que ponemos los que integramos ahora la junta directiva. Esto tiene que continuar porque está encauzado; aunque falte una persona, nadie es imprescindible. "Amigos de Cudillero" necesita una dedicación amplia.

- Sí que plantea su salida, por tanto, en ese año 2020.

-Para mí sería lo ideal. Yo me voy haciendo mayor, y me gustaría ver feliz, satisfecho y orgulloso que una labor personal que realicé con el apoyo fundamental de Elvira Bravo continúa viva y vigente durante muchos años. Para mí sería la mayor satisfacción.

- ¿Cómo ve Cudillero?

-La situación actual del concejo es preocupante. Gobernar un Ayuntamiento en minoría es difícil, porque a veces hay que someterse al interés de un grupo minoritario. Tendría que haber un acuerdo entre los grupos mayoritarios y gobernar. La situación económica del Ayuntamiento es muy delicada. A ningún político le gusta ser criticado, y si no se hacen algunas cosas es porque no hay fondos para hacerlo. Los políticos tienen que explicarlo, y también que la carga fiscal en Cudillero es máxima por esa deuda.

- ¿Y más allá de la política?

-Económica y socialmente, está claro que el Cudillero de los años setenta desapareció; ahora es una sombra. Dejó de ser el segundo puerto pesquero más importante del norte de España después del de Bermeo de una forma vertiginosa. Y faltan paisaje y paisanaje. Además, el anfiteatro, que es un símbolo, está cayendo; aunque no tiene culpa este gobierno. Es algo que viene de antes: hubo estudios importantes para salvaguardarlo, y no se hizo nada. Desconozco qué ocurrió.

- ¿Tiene alguna solución?

-Entiendo que las administraciones central y autonómica tienen que ser conscientes de la importancia y relevancia internacional de Cudillero, y deben arrimar el hombro para sacar adelante la recuperación del anfiteatro. En lugar de derrochar dinero, que se invierta en los vecinos. Además, Cudillero tiene una zona interior extraordinaria, que hay que cuidar. Es un concejo muy rico.

- ¿Se ve metido en política en un futuro?

-A mí me caen bien Pablo Casado, Albert Rivera y Javier Fernández. Para las elecciones falta tiempo, y lo cierto es que no tengo pensado meterme en este lío. No es mi intención, pero tampoco digo "de esta agua no beberé".

Compartir el artículo

stats