10 de agosto de 2018
10.08.2018

Comienzan las obras en el colegio Maestro Casanova, que podrá abrir en septiembre

El centro cangués, afectado por la explosión pirotécnica de la víspera de la Magdalena, - estará listo para finales de la próxima semana

10.08.2018 | 01:51
Por la izquierda, la arquitecta municipal, Mónica Cobos; el concejal Sergio Boto; Pablo Rodríguez, de Alupal, y el alcalde, José Víctor Rodríguez, observan la colocación de una de las ventanas de la biblioteca.

El colegio público Maestro Casanova de Cangas del Narcea estará listo para abrir sus puertas en septiembre. Fue uno de los edificios más afectados por la explosión pirotécnica de la noche del 21 de julio, cuando la tirada organizada por varias peñas de la pólvora de las fiestas del Carmen y la Magdalena se disparó accidentalmente estando aún tapada por los plásticos que la protegían de la lluvia. Este hecho provocó que la explosión de voladores fuese en el propio Prao del Molín, lo que originó numerosos daños materiales y 20 heridos leves.

La mayor parte de los daños en edificios se concentró en las ventanas y las fachadas más expuestas a la deflagración. Es el caso del colegio, en el que las obras de reparación ya han comenzado y se estima que para el próximo viernes 17 de agosto estén terminadas.

Ya se han reparado 35 ventanas, que a causa de la detonación tenían problemas para encajar y cerrarse correctamente. Además, se tendrán que poner otras 40 ventanas nuevas, cuyo cambio comenzará el lunes. Asimismo, algunos tabiques de la fachada principal también se han visto afectados, especialmente el de la biblioteca del centro, que tuvo que ser demolido y reconstruido.

Las paredes del gimnasio también han sufrido desperfectos en forma de grietas que se corregirán con la colocación de unas escuadras que les darán sujeción.

La obra fue adjudicada a la empresa local Alupal por el Ayuntamiento en casi 30.000 euros. Una cuantía que será repercutida a la compañía aseguradora que finalmente tenga que hacerse cargo de los daños causados por la explosión. "En todo momento hubo un clima de colaboración con la Consejería, pero decidimos hacernos cargo nosotros porque es más rápido a la hora de la contratación", explica el alcalde, José Víctor Rodríguez.

Más tiempo y un mayor coste supondrá la reparación del edificio de las piscinas climatizadas, otra de las construcciones municipales que ha sufrido grandes daños por la explosión. Aún se está trabajando en la memoria previa del proyecto, pero la valoración inicial sitúa el coste de la obra en 300.000 euros y el plazo de ejecución en unos tres meses. "Creemos que para finales de diciembre o principios de enero pueda estar en condiciones para abrirse al público, salvo que nos encontremos con alguna dificultad durante la ejecución de la obra", señala el Alcalde. En estos momentos, se va a licitar la redacción del proyecto y la previsión es que para el mes de octubre puedan iniciarse los trabajos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook