12 de agosto de 2018
12.08.2018

El monumental enfado de unos turistas sevillanos que acabó con la Guardia Civil en Belmonte

Un grupo de andaluces pone el grito en el cielo por el trato en un hotel belmontino y la ausencia de hojas de reclamaciones: los agentes tuvieron que acudir al lugar

12.08.2018 | 21:58
Una ruta de montaña en el concejo de Belmonte de Miranda.

La llegada de un grupo de turistas sevillanos a un hotel de Belmonte de Miranda este mediodía para comenzar sus vacaciones en Asturias ha acabado en conflicto. Y es que varios integrantes del viaje se encararon con los responsables del establecimiento por un retraso a la hora de acceder a sus habitaciones. La discusión, subida de tono, llegó a requerir la presencia de efectivos de la Guardia Civil al no disponer el hostelero de hojas de reclamaciones, y terminó con una denuncia por parte de algunos andaluces por este hecho.

"Cuando llegamos, reventados después de recorrer cientos de kilómetros, nos dijeron que no tenían las camas aún. Y encima tampoco estaba la comida, por lo que nos acabaron trasladando a otro restaurante", se queja uno de los integrantes del viaje. "Nos tuvieron allí dentro esperando un buen rato, y al servirnos el almuerzo tardaban veinte minutos entre plato y plato", cuenta el denunciante sevillano, integrante del tour vacacional junto con otras 40 personas.

Sin embargo, el gerente del hotel relata una versión muy distinta: "Cuando les dijimos que iban a tener que esperar un rato a que hiciesen las camas, que por un fallo de coordinación no dio tiempo a preparar, cuatro de los turistas se enfrentaron conmigo", afirma. El hostelero dice que, para tratar de calmarlos, "llegó a ofrecerles una compensación económica o una comida gratis, pero no les valía", y comenzaron a pedir "a gritos" la hoja de reclamaciones.

Ahí se inició el problema. El establecimiento carecía de esos papeles, por lo que uno de los andaluces llamó a la Guardia Civil. "No los tenemos aquí porque estuvimos de mudanza hace poco y no las habíamos traído aún", se defiende el gerente belmontino. Quien reconoce que el suceso le ha causado "un gran sofoco": "hace poco tuve un accidente y sigo convaleciente, este asunto de la denuncia me ha dolido mucho".

Si bien exculpa a gran parte del grupo: "no todos actuaron igual, de hecho, casi todos se van a quedar en el hotel y ni siquiera se quejaron, solo esos cuatro siguen sin saber qué van a hacer".

La denuncia en el cuartel por parte de uno de los sevillanos puso fin al suceso, aunque el hostelero sigue pendiente de cómo le afectará esta desafortunada historia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído